Cro Cop anuncia su retiro de las artes marciales mixtas

Una de las mayores leyendas de todos los tiempos en las artes marciales mixtas puso fin a su carrera.

Mirko "Cro Cop" Filipovic, en algún momento considerado uno de los golpeadores más temidos del deporte, anunció su retiro en la televisión croata este viernes. ESPN confirmó la noticia con Cro Cop.

Filipovic dijo que sufrió un derrame cerebral luego de su victoria por decisión unánime sobre Roy Nelson el mes pasado en Bellator 216 y, como resultado, fue aconsejado por los médicos que nunca peleara de nuevo.

"Fui muy afortunado", declaró a ESPN. "No debo recibir golpes en la cabeza nunca más".

Filipovic, de 44 años de edad, ha coqueteado con el retiro en el pasado, pero dijo que esta vez realmente se marcha.

"Tuve una hemorragia en el cerebro", indicó un emocional Filipovic a la Dnevnik Nove TV de Croacia. "Salí hoy del hospital y es por eso que quería venir aquí a ver a la gente sintiéndome bien. Tuve una suerte increíble en el accidente".

Dijo que el derrame cerebral no se produjo como resultado de su reciente pelea contra Nelson, sino más bien un problema en el cuello que le había estado molestando por varios meses. Filipovic dijo que el derrame no pondrá en riesgo su vida siempre y cuando no vuelva a pelear.

"Nunca más entraré al ring de nuevo", sentenció. "No puedo dejar que nadie me golpee".

Filipovic se retira con un récord profesional 38-11-2 (1 NC) en las artes marciales mixtas. Es conocido por su etapa en la ahora extinta PRIDE FC, donde peleó contra rivales como Fedor Emelianenko, Josh Barnett, Antonio Rodrigo Nogueira y muchos otros del 2001 hasta que firmó con el UFC en el 2006. El respetado golpeador encontró el éxito no sólo en las artes marciales mixtas, sino también en el kickboxing. Ganó el K-1 World Grand Prix en el 2012 y tuvo un récord 26-8 en kickboxing.

El ex miembro del parlamento croata, Filipovic describió sus golpes letales como: "pierna derecha, hospital; pierna izquierda, cementerio". La cita lo siguió a lo largo de su carrera y se convirtió en uno de los peleadores más queridos en la historia del deporte.

Además de su título en K-1, también ganó el Gran Prix de peso libre de PRIDE en el 2006, el Gran Prix de peso libre de Rizin en el 2016 y el campeonato de la Inoki Genome Federation.