Futuro Argentino: Santiago Portillo

Santiago Portillo

BUENOS AIRES -- "Lo que hicimos en La Plata fue más que nada trabajar los aspectos defensivos en los que nos había ido mal en Rosario: muchos, en el afán de mostrarnos, olvidamos lo importante de mantener las posiciones y se empezaron a notar los huecos", comenta Santiago Portillo, tercera línea de la M18 de Los Tarcos Rugby Club, de Tucumán. El juvenil fue parte de las dos concentraciones que hasta el momento se llevaron a cabo en lo que va del año en lo que tiene que ver con los equipos de la UAR. Su historia, en la Sección "Futuro Argentino".

Es hijo de Omar Portillo -histórico forward del club tucumano y ex Puma, supo ser titular en duelos ante diferentes equipos sudamericanos entre 1995 y 1997- y juega al rugby desde que comenzó a correr detrás de una pelota, en el club de Yerba Buena. Allí conoció a su grupo de amigos y se llenó los ojos desde la tribuna, con su papá ganando metros adentro de la cancha. "¿Mi espejo? Mi viejo, era impresionante verlo jugar, me crié yendo a verlo", recuerda de esos primeros años.

Cuando llegó su hora dejó los escalones de la tribuna y comenzó a hacer de las suyas adentro de la cancha. Dice que de Omar heredó todo como jugador: "Soy como él, de pocas pulgas, algo que a veces me juega en contra porque me pueden amonestar, pero cuando agarro la pelota con decisión, pocas veces fallo". Pero no siempre le caen bien las comparaciones. De hecho, en su club varios socios que recuerdan lo hecho por el más grande de los Portillo le suelen decir "vos sos incluso mejor que él". Su respuesta, no es de aprobación.

"No me gusta que me comparen con mi viejo, él fue muy grande acá y a mí me queda un tramo gigantesco por recorrer en el rugby. Debo mejorar en los aspectos físicos, aeróbicos y en el manejo de pelota", le explica a Scrum.

-Sin embargo te había llegado una citación de la UAR a los 16, con unos años menos que el resto de los convocados. ¿No creés que hay una valoración por lo que hacés?
-Sí claro, incluso mi papá me veía tan chico que le daba cierto temor que fuera con tan poca edad a jugar un rugby de mayores roces. Quizás el hecho de mis condiciones físicas -actualmente mide 1.94 y pesa 103 kilos- es una de las claves.

-¿Cuáles son tus fortalezas en el juego?
-Siento que ven en mí un proyecto a futuro. Delante de mí tengo a jugadores muy buenos, como Facundo (Isa) y Pablo (Matera). Son completísimos, y aprendo mucho compartiendo concentraciones con ellos.

-¿A nivel internacional tenés algún espejo como jugador?
-Julio Farías, es impresionante cómo va para adelante. Además me gusta su historia, porque le llegó la oportunidad de grande y la supo aprovechar, siempre tuvo un objetivo y peleó hasta que lo consiguió.

-¿Además del rugby, cómo hacés con el colegio?
-Por ahora pude solucionarlo pero los tiempos se me van acortando cada vez más. Este año es el último de cursada y luego estudiaré Administración de Empresas.

-¿Cómo fue el comienzo de los trabajos en Tarcos?
- Con el club ya hemos arrancado con la temporada, estoy entrenando con mi división. Este año tenemos el Argentino en Santiago del Estero, por abril, justo al tiempo que los Pumitas juegan contra Sudáfrica.

-¿Y dónde vas a querer estar?
-En el partido con Sudáfrica...


FICHA:

Fecha de Nacimiento: 21 de noviembre de 1995.

Inicio en el rugby: Cuando tenía cinco años comenzó a ir a Los Tarcos, el club de Tucumán en el que brilló su papá, Omar.

Puesto: Tercera línea.

Categoría en 2013: M18.

Debut en Primera: Aún no debutó.

Plantel UAR: M20.

Espejo Puma: Julio Farías Cabello.

Espejo en Los Tarcos Rugby Club: Omar Portillo, su papá. Se retiró en 2006.

La Familia y el Rugby: "Me crié mirando a mi papá desde la tribuna, después de eso siempre jugué al rugby".