Hindú vive "el tiempo de los Ezcurra"

ProFocus / Scrum.com

BUENOS AIRES -- En Hindú el apellido Fernández Miranda marcó una época gloriosa en el juego. Y ahora, desde el banco de suplentes de la Primera, junto con Nicolás y Juan de la Cruz y con Francisco en el de Intermedia, aparecen tres chicos que prometen y mucho: son Felipe, Bautista y Tomás Ezcurra, jóvenes promesas que ya dan que hablar en la primera del equipo de Don Torcuato.

En la gira por Sudáfrica se dio el debut de los tres hermanos Ezcurra dentro de la cancha. Y ya instalados en Buenos Aires, de cara al Nacional de Clubes, Nicolás y Juan de la Cruz Fernández Miranda decidieron que tanto Bautista como Felipe sean la pareja de medios en el torneo, lo que obligó a poner a Joaquín Díaz Bonilla como fullback.

En una charla con Scrum, Felipe y Bautista Ezcurra cuentan las sensaciones de jugar en la primera del "Elefante" junto a su hermano y de las comparaciones con los Fernández Miranda. "La verdad que la llevamos muy bien, siempre con un hermano te entendés con una simple mirada sin hablarte, es algo muy lindo poder hacerlo en la primera del club que tanto queremos", sostuvo Felipe, mientras que Bautista agregó: "si bien llevo pocos partidos, la paso muy bien, poder jugar en primera con mis hermanos es algo que soñé desde chico y además tener a Tomás en el plantel superior es una satisfacción tremenda".

-Se hablan más, salen cosas más claras. ¿Cómo es la relación dentro de la cancha?
-Bautista: Sí, hasta ahora salió todo bien, no fue necesario algún reto al hermano mayor (risas).
-Felipe: Si pasa eso hay quilombo en casa (risas).

-¿Cómo es la relación con los entrenadores, pensando en la similitudes que hay entre ustedes?
-F: En Hindú está lleno de hermanos, somos una gran familia, es una similitud muy linda. Esperemos poder también llegar a jugar los tres en primera, sería algo muy lindo para todos.
-B: Ya en la gira pudimos jugar los tres juntos, ojalá se pueda repetir en la cancha 1 del club.

-Pero pensando en su futuro y viendo el gran pasado, tanto en el club como en los seleccionados de Nico y Manasa, ¿ven que se puede repetir esa historia?
-F: No nos podemos comparar con lo que hicieron ellos, jugaron mundiales, fueron campeones en el club, y nosotros somos dos carlines (risas). Recién estamos empezando, ojalá podamos tener un poco de lo que ellos le dieron tanto al club como a los seleccionados.

-Hablan mucho con ellos. ¿Lo hacen teniendo en cuenta su puesto?
-F: Todo el tiempo nos están tratando de ayudar, como entrenadores y conocedores de nuestros puestos es algo muy bueno y que nos ayuda mucho para poder crecer, ya que están en todos los detalles y eso para un jugador que empieza es algo muy lindo.
-B: A mí con Manasa, que es el que estuvo en mi puesto, me ayuda bastante a clarificar el juego, nos dan muchos consejos y su enseñanza suma y mucho por toda la experiencia que tuvieron en su vida como jugadores y como personas.

-Como hermanos, ¿qué futuro esperan tanto en el club como en los distintos seleccionados?
-F: Ojalá seguir jugando mucho tiempo en la primera del club junto a mi hermano. Y si se da en un seleccionado ni hablar, sería algo espectacular.
-B: Disfrutamos jugar ahora acá en la primera del club, es algo hermoso para nosotros, ojalá podamos seguir creciendo y que esto siga en los seleccionados. No podríamos pedir nada más.


De hermanos a hermanos: los Ezcurra, por los Fernández Miranda

A la hora de hablar de los hermanos Ezcurra, Nicolás Fernández Miranda opinó: "La verdad que lo más lindo es tenerlos con nosotros, tanto Bautista como Felipe y Tomás le meten una alegría tremenda al equipo y ellos siempre le ponen muchas ganas de mejorar y día a día van creciendo y se van haciendo hombres del rugby. Eso los hace unas grandes personas, que ya lo están demostrando dentro de la cancha, pero que fuera de ellas los forma como grandes hombres". Y agregó: "La forma de vivir y de criarnos dentro del club, es algo que nos hace parecidos, y viéndolos a la distancia te traen muchos recuerdos, tienen un gran futuro".

Por su parte Manasa habló de la similitud entre las familias: "Es lindo ver jugar hermanos, el contagio que se genera, son dos tipos con mucha pasión por el rugby y son muy de Hindú. Y sí, un poco los ves y observás cómo se hablan, cómo se cuidan o cómo se putean y eso hace que recuerdes muchas cosas que pasamos nosotros tres también. Pero tratamos de que sean ellos, que les salga lo natural de su puesto, porque si hablas mucho también los podes encasillar".