<
>

Un encuentro con Postol

play
Lucas Matthysse, por el título mundial (4:41)

El argentino habló en exclusiva con Carlos Irusta, de ESPN.com, sobre su pelea ante el ruso Viktor Postol. (4:41)

CARSON -- El gimnasio Wild Card es otra de las atracciones turísticas de Hollywood, Y tiene sus razones, especialmente por la presencia de Manny Pacquiao, entrenando para sus grandes peleas.

El ámbito, que está regenteado por Freddie Roach, está ubicado en la parte trasera de un clásico mall norteamericano, en forma de herraduras, con todos los negocios al frente, el estacionamiento para los clientes frente a cada local. Y, al fondo, otra estacionamiento mas. Allí está el gimnasio, aunque se debería indicar que son dos.

Uno, el de abajo, que tiene la puerta firmemente cerrada –y en donde entrenan las estrellas. Y el otro, abierto a todos (bueno, a casi todos) en donde estuvimos durante un rato, gracias a la gestión del doctor Christian Pérez Latorre destacado cirujano plástico que ya lleva un año y medio radicado en Los Ángeles.

Habíamos salido a dar una vuelta con Martín Coggi, Gustavo Zacarías y Gustavo Javier Sosa –un santiagueño que lleva 14 años viviendo en los Estados Unidos, gran anfitrión y fanático del boxeo-. Por supuesto que el paseo comenzó por el gimnasio de Marcelo Crudelle, en donde entrena el Team Maidana, del que ya nos ocuparemos en otra nota y con la extensión que se merece (estarán llegando en los próximos días Jesús Cuellar y Javier Maciel, más los hermanos Brian y Alan castaño más Fabián Maidana, el hermanito del chino).

Así que luego de la consabida foto frente al Teatro Chino, nos fuimos al Wild ard. “Están entrenando Cotto y Postol”, nos dijo el doctor, “Pero a puertas cerradas, como siempre. Roach no quiere curiosos”. De hecho, Postol –a quien Lucas Matthysse enfrentará este sábado en el SutbHubCenter de Carson-, no fue anunciado para los entrenamientos públicos del miércoles al mediodía. Así que nos quedamos charlando en la puerta hasta que apareció Postol y como él no habla español ni nosotros ruso, nos saludamos, le pedimos una foto (una característica de esta época, en donde primero y principal se pide la foto) y cruzamos unas breves palabras con la gente de su equipo. Tres hombres y una mujer.

Luego, en la retirada fuimos conversando con los amigos. Coggi no solamente boxea: está a punto de recibirse de periodista y vino como enviado especial por Radio Belgrano. Zacarías (no confundir con el legendario Santos o su hijo Alberto) posee un gimnasio y ha preparado a varios boxeadores, incluyendo a Ezequiel Maderna. Coggi está entrenando en el gimnasio de Zacarías, que está en calle 7 entre 77 y 78, en la ciudad de La Plata. Nos quedó una impresión similar, Postol no impresiona por su altura, ni por su mirada; nos pareció un hombre que finalizado el entrenamiento, simplemente se iba a su casa, tras el trabajo cumplido. Uno más… Algo abrigado –da la sensación, sin embargo, de que no está demasiado arriba de los 63,500 (no olvidar que mide 1,80m) y de buen talante, sí.

¿Tal vez esperábamos la clásica “mirada de Tigre” de un hombre que va a pelear en tres día por un campeonato mundial? Puede ser. En la vida todo es posible, de la misma forma en que, este Viktor Postol con el que nos encontramos cuando caía la cálida tarde en Hollywood, pareció demasiado tranquilo, demasiado sencillo.

Tal vez por eso lo llamen “El Hombre de Hielo”…