#LaOtraCara: José M. Núñez Piossek

Scrum.com

BUENOS AIRES -- El rugby argentino vio pasar por su seleccionado mayor infinidad de protagonistas que por talento, sacrificio o carisma dejaron una huella que aún hoy se recuerda. Entre tantos nombres de peso, el rastro de estos personajes se desvanece en el tiempo tras dejar la escena principal, y surge el interrogante de cómo es su vida actual. Es por ello, que Scrum te entrega cada viernes una nueva historia de #LaOtraCara de las distintas figuras de la ovalada en Argentina.

En esta nueva entrega, le llega el turno a un tucumano con récord absoluto de tries en Los Pumas. Hablamos de José María Nuñez Piossek. Aquel wing potente y tackleador, con pasado mundialista en 2003 y variado recorrido en el rugby europeo -Narbonne, Castres, Bayonne, Glasgow-. El Negro, que no pudo participar en la RWC 2007 por lesión, nos cuenta qué es de su vida. "Todo gira alrededor de mi familia. Tengo dos hijas maravillosas y un hijo que me trae muchas nostalgias al verlo crecer, tiene 12 años y veo que pasa por lo mismo que yo pasé. Trabajo en el campo donde me crié, me divierte y entusiasma mucho lo que hago", asegura.

- Entonces es un trabajo que se disfruta...

- Sí, es lo que hice siempre desde que murió mi padre cuando tenía 18 recién cumplidos y como decía antes, es donde me crié. Viví en el campo hasta los ocho años, conozco a casi toda la gente de allá y ellos también me conocen, mis empleados son grandes personas y tiramos para el mismo lado.

- ¿Siempre supiste que ése era tu destino?

- Claro que sí. Antes de jugar al rugby en serio, ya trabajaba aquí e imaginaba mi vida alrededor de esto. Hago otros negocios, pero lo principal es el campo.

- En el día a día, tus colegas, la gente con la que tratás, ¿saben de tu trayectoria en el rugby?
- Creo que lo saben porque me conocen desde que nací, pero hay mucha gente, con la que hago negocios, que se entera con el tiempo de mi pasado y no lo pueden creer. Vos jugabas me dicen, je. Ya no tengo músculos y ando de jeans, ¡ahora, camisas y serio! Pero la verdad, me enorgullece mi pasado.

- ¿Tenés trato con otros ex Pumas que se dediquen a lo mismo?

- No sé que otro ex Puma hace lo mismo que yo. Hay otros que hacen actividades parecidas y con algunos por ahí conversamos y eso está bueno.

- ¿Estás alejado del deporte?

- ¡No! Del deporte no me voy a alejar nunca. Cuando puedo entreno con la Primera de Huirapuca, juego al golf, pádel y tenis, también. Un poquito alejado del rugby capaz, pero hago los deportes que me gustan. En realidad, hablar que estoy alejado del rugby es una forma de decir: no entreno, ni juego, ni voy al club como antes, que vivía allí.

- ¿Continúas jugando al golf?

- Sigo jugando al golf, no con la continuidad con la que lo hice estos últimos años pero cuando puedo voy. Juego con mis amigos de Yerba Buena que es la ciudad donde vivo ahora. Yo nací en Tucumán capital, viví en La Cocha (el campo) y después en Concepción que es donde está Huirapuca. Tenemos un grupo muy divertido en el que participa un súper profesional que es el Pigu Romero. Me gusta conocer, ver y vivir otro ambiente, es enriquecedor.

- ¿Qué nivel tenés?

- Je. Mi nivel es regular, ahora tengo diez de hándicap, pero estuve en siete en algún momento. Para mantenerte y mejorar hay que jugar mucho y practicar, cosa que no pude este ultimo año y medio por mis tareas, pero es mi deseo mejorar. Me gusta mucho competir conmigo mismo o con otros en los torneos.

- ¿Estás en condiciones de desafiar a otros ex Pumas?

- No, ¡no desafío a nadie! Pero el que quiera, ya sabe, que me dice y aparezco, je.

- ¿A quién le jugarías?

- Es un placer jugar con cualquier ex Puma, un honor. Ya jugué con varios y la pasé bárbaro, pero hay uno, que cada vez que lo visito lo castigo y es el Boqui Cremaschi, que vive en Miami. No me puede ganar y eso que siempre está de local, un papelón.

- ¿Pensaste en ser entrenador de rugby? ¿Te entusiasma?

- Desde que llegué estoy muy enfocado en desarrollarme en mi actividad privada y por eso no puedo, ni podría concentrarme en entrenar o ser entrenador. Me súper entusiasma y soy un apasionado con todo lo que me propongo hacer y hago, dejo todo. Entonces el día que me decida y concentre en esto le voy a meter a mil, con cursos y preparándome de la mejor manera. Es más, ya está en mi cabeza a futuro. Tengo un par de amigos ex All Blacks -Kees Meeuws y Brad Fleming- con los que hablo seguido y me tienen las puertas abiertas allá. Ellos están entrenando buenos equipos y sería importante vivir con ellos esa experiencia y aprovecharla, una más en mi vida rugbística, pero ahora desde afuera de la cancha.

- ¿Te preparaste en Francia y Gran Bretaña?

- Me preparé en ambos países, hice unos cursitos, nos obligaban, así que algo de experiencia tengo, más todo lo que viví como jugador. Me tengo fe el día que decida entrenar.

- ¿Dónde te gustaría comenzar?

- Empezaré por alguna división juvenil e iría al Seven también, conozco mucho ese mundillo y de ahí hasta dónde llegue.

- ¿Qué estilo tendrías?

- No sé qué estilo o de qué entrenador tomaría cosas, creo que de todos los que tuve. Me gusta el juego abierto, dinámico, explosivo y con muchas variantes. Seré exigente. Voy a ser jodido me parece, je.

- Para cerrar, en el trabajo, ¿sos tan duro como eras en la cancha?

- No, no. Trato de ser prolijito, pensar mucho y tratar de ser maduro en mis actos, esto es la vida real, no se jode y hay poco margen de error. Tengo muchas responsabilidades sobre mi espalda. Cómo extraño, mis años mozos de rugbier, me doy cuenta ahora. ¡Qué linda vida! ¡Por suerte y gracias a Dios la pude vivir!