Mitos y potencias de la ambiciosa Premier Tennis League asiática

Nadal dirá presente en Asia Getty

DUBAI -- Con estrellas de ayer y de hoy, la International Premier Tennis League (ITPL) ya tiene elenco confirmado para su despegue. Recuperando el concepto de equipo para articular a todas las variables del circuito en un formato de show televisable, el proyecto que encabeza el indio Mahesh Bhupathi concentró, con el simple anuncio de los participantes, un intenso ruido mediático a casi nueve meses de su puesta en forma. ¿La receta del impacto inmediato? Nombres grandilocuentes bajo una ilusoria promesa de novedad, a contramano de la monotonía que ofrece el tour de unos años a esta parte.

Adaptando un modelo que se gestó desde el cricket (espectáculo compacto de tres horas promedio, con el objetivo de difundir el deporte) y tomando la escencia del Campeonato Mundial por Equipos que se lleva a cabo desde hace 40 años en Estados Unidos, Bhupathi introdujo la realización de un draft al estilo de las competencias norteamericanas y enfatizó su carácter itinerante, atravesando el siempre fértil mercado asiático como tierra de arraigo. Así, serán cuatro ciudades, finalmente, las que inicien el torneo: Dubai, Singapur, Bangkok y Mumbai (Kuala Lumpur se bajó a último momento). Pero desde la organización ya pronostican 10 sedes hacia 2020, con los ojos puestos en China.

¿Cómo será la interacción? Cada sede albergará una fecha de tres días, entre el 28 de noviembre y el 13 de diciembre. Las jornadas constarán de cinco partidos: single masculino, single femenino, doble masculino, doble mixto y duelo de leyendas. Serán a un solo set, con punto decisivo para los games ante el primer deuce y tiebreak en 5-5. En total, los equipos se enfrentarán todos contra todos en dos ocasiones y luego una final definirá al campeón.

"Me parece una idea fantástica. Muy positiva para el deporte y para su difusión en Asia. Además el concepto de equipo me resulta muy atractivo. Es algo que no vemos muy seguido", resaltó Novak Djokovic. "Sé lo que ha generado en el cricket y confío en que también aquí impulsará esa explosión", completó Lleyton Hewitt.

Pero al margen de toda esa mecánica organizativa, la mejor síntesis de la liga salió de boca de Pete Sampras: "Pocos partidos, mucho dinero". Y no es que el ex N°1 del mundo haya tomado una distancia crítica del evento. Por el contrario, el estadounidense será parte de la franquicia de Mumbai. Pero formuló esa suerte de eslogan corporativo para comprender el sí de tantos jugadores de elite, cuando el discurso común en los últimos años ha sido abogar por una temporada más corta y con menos riesgos físicos para los protagonistas.

En efecto, serán 24 millones de dólares los que los equipos gastarán en total para las 28 figuras ya contratadas. Y si bien no trascendieron los números de cada acuerdo, no es difícil imaginar el desfasaje que puede existir entre lo que perciban Rafael Nadal o el propio Djokovic respecto del joven Nick Kyrgios o el doblista Bruno Soares, por ejemplificar algunos extremos.

Detrás del operativo económico, la negociación con los jugadores fluyó a través de nombres propios con peso en el ámbito tenístico. A Bhupathi, con quien Andy Murray ya tuvo vínculos comerciales algún tiempo atrás, se suman Morgan Menahem (manager de Jo-Wilfried Tsonga), Justin Gimelstob (representante de los jugadores en el Consejo Directivo de la ATP), Boris Becker (hoy colaborando con Djokovic) y Benito Pérez-Barbadillo (encargado de prensa de Nadal y Victoria Azarenka, entre otras figuras).

"En cuanto al calendario -retomó Murray- ha habido un malentendido sobre nuestro planteo. El problema específico es la cantidad de torneos obligatorios que tenemos que jugar. Hay uno o dos eventos en el año en los cuales podemos decidir si competimos o no. El resto nos los imponen". "No voy a descuidar mi pretemporada", remató el escocés. Tsonga se mantuvo en la misma línea: "Los partidos son cortos, así que no nos vamos a cansar demasiado. Dudo que complique los entrenamientos".

Otro foco de tensión ocupa a quienes para este año dejaron de lado la Copa Davis (Tomas Berdych, Djokovic) o la Fed Cup (Serena Williams, Azarenka) y sin embargo dirán presente en Asia. "Uno debe poner todo en la balanza, porque esto también demanda tiempo. Pero me gustó la idea detrás y quise ser parte. Entiendo que puede aportarle un extra tanto a los jugadores como al público", enmarcó el checo.

Pero detrás de los respaldos y las promociones, la mayor incógnita gira en torno a cómo se articularán tantos viajes en tan poco tiempo y qué jugadores se harán efectivamente presentes en las distintas exhibiciones. El propio Murray subrayó que su acuerdo fue para jugar una sola semana en una sola ciudad. Sampras constató que aún restan "unos cuantos detalles por resolver". Y Andre Agassi reveló el primer cortocircuito organizativo...

"Mi arreglo fue bajo condiciones muy específicas. Ciertamente lo económico jugó su parte, pero también influyó llegar a un acuerdo en cuanto al tiempo libre entre un partido y otro. Yo no puedo irme por más de cinco días, incluidos los viajes; entonces establecí algunos límites y acepté algunas fechas en diciembre. Pero ahora leo que la primera serie se jugaría para la época del Día de Gracias... Eso implica un no-comienzo para mí. No puedo alejarme por tanto tiempo de mi familia o de algunos asuntos profesionales de los que soy responsable. Seis o siete días ya es un costo demasiado alto. Así que ahora estamos reviendo esa parte", apuntó el de Las Vegas.

Ese rompecabezas fue el que mantuvo a la distancia a Roger Federer, uno de los grandes ausentes: "Espero que tenga éxito, porque tiene potencial. Pero la verdad es que por ahora preferí no inscribirme. Primero quiero ver bien de qué manera se implementa, cómo van a trabajar la organización".

Tampoco despertó el interés de Maria Sharapova. Pero lo que más sorprende, teniendo en cuenta el autoproclamado espíritu de "difundir el tenis en Asia", es no ver entre los participantes a Na Li o Kei Nishikori. Más aún, los únicos asiáticos son indios: Sania Mirza, representada por la agencia de Bhupathi, y Rohan Bopanna, amigo y excompañero del doblista.

El caso de Li, teniendo en cuenta que la liga se viene gestando puertas adentro hace más de un año, evidencia un descuido o un desinterés de parte de la organización: "Al momento de armar mi calendario no sabía nada de este torneo. Por eso no lo incluí", explicó la china, que justamente el lunes pasado formó parte del Día Mundial del Tenis en Hong Kong.

Con todo, la ITPL pide su lugar. A fuerza de dólares y nombres que funcionan como marca registrada. Pero también desde una ambición ampulosa que en los detalles devela cierta improvisación. Con nueve meses aún por delante, será cuestión de ver hacia qué extremo se inclina la balanza.