Delgado y Figueroa, dupla de fuego

El binomio que brilló en Rosario Central ya planea reeditar sus grandes demostraciones cuando se reporte con Cruz Azul

Actualizado el 27 de enero de 2004
 

Por MARÍA DEL MAR SALINAS

MÉXICO (Récord) -- Después de ser una de las duplas más peligrosas y eficaces de Rosario Central, el destino los vuelve a unir en Cruz Azul, con una brillante y destacada escala en la selección preolímpica Argentina. Apenas fueron 30 minutos, en el último partido del Preolímpico contra Paraguay, pero ambos dieron una probadita de lo que pueden y lo que quieren hacer como celestes.

Luciano Figueroa no ocultó la emoción que le dio meter un gol, gracias al centro de su compañero 'Chelito' Delgado, fórmula que había probado su eficacia en Rosario: "Primero, sentí una alegría inmensa. Después, me vinieron muchos recuerdos a la cabeza, como algunos momentos con el 'Chelito' en Central. Más que nada, porque el centro me lo tiró el 'Chelito' (Delgado). Por eso lo grité mucho", declaró Figueroa al diario argentino La Capital desde Rosario, antes de regresar a México.

El argentino no dudó en asegurar que anhela repetir lo que juntos hicieron en su antiguo equipo, junto con Daniel Díaz, pero vestidos de azul.

"Ojalá que podamos repetir eso, que fue tan lindo en Central. Será muy bueno volver a compartir momentos con el 'Chelito' y el 'Cata' (Díaz), ya que tenemos, además, una muy buena amistad", indicó.

A pesar de que no conoce a sus compañeros cruzazulinos, sabe que la demostración como seleccionado de Argentina es una muestra de sus ansias de jugar.

"(El Preolímpico) me sirvió mucho, y más que nada en lo personal. Todavía no conozco a mis nuevos compañeros y ya me citaron para este torneo. Y esto sirve para que el equipo vea que uno tiene garra y ganas de jugar. Trataré de tener continuidad en mi nuevo club (Cruz Azul), para seguir haciendo bien las cosas", continuó Figueroa, quien hizo tres goles con los juveniles argentinos.

Este par se conoce tan bien en la cancha, que pareciera que se entiende hasta con los ojos cerrados, y César lo confirmó con el centro que le mandó en el partido que los clasificó a los JO después de 24 años.

"Sabía que iba a estar ahí, pero no que la iba a cabecear (rió). Ya nos conocemos y es algo especial todo lo que nos tocó vivir en este proceso y por lo que vivimos en Central. Ojalá que podamos repetir en México lo que hicimos en Central ahora en Cruz Azul", explicó Delgado.

CONTENIDO PATROCINADO