<
>

La herencia de Londres

BUENOS AIRES -- Las imágenes son fuertes: de llevar una pulsera electrónica bajo arresto domiciliario, a ser medalla dorada en los Juegos de Londres, en 2012.

Anthony Joshua es una de las figuras más importantes del boxeo mundial del momento, hoy es el campeón mundial IBF de los pesados.

Vasyl Lomachenko también ha gozado de una tremenda campaña amateur, en la que se destacan dos medallas doradas. Primero en Beijing (2008) y luego en Londres. Hoy, el campeón mundial super pluma WBO admite que si su padre no hubiese sido entrenador de boxeo, tal vez habría elegido jugar al hockey sobre hielo...

Los Juegos Olímpicos no son solamente un fin para el deportista, sino también el comienzo de una etapa. ¿Qué tienen en común Cassius Clay, Oscar De La Hoya, León Spinks, Sugar Ray Leonard o Pascual Pérez? Si, acertó: primero fueron campeones olímpicos y luego mundiales.

Anthony Joshua tardó dos años y 6 meses en lograrlo, cuando venció por nocaut en dos asaltos a Charles Martin, el 9 de abril de este año. Hijo de nigerianos, nació en Watford, Inglaterra, el 15 de octubre del 89.

Un año antes de ganar la medalla dorada, lo detuvieron a bordo de su Mercedes, cargando marihuana. Para completar el cuadro, llevaba puesto el uniforme de la selección olímpica. Resultado: doce meses de servicio comunitario, y cien horas de trabajo no remunerado (sin contar la pulsera electrónica, claro). Parece que aprendió la lección. “Si no fuera por el boxeo, hoy estaría detrás de las rejas”, confesó.

Mide 1,98m, tiene 17 peleas profesionales, todas ganadas, 17 antes del límite. Viene de derrotar a Dominic Breazale en Londres. Y aunque otro inglés, Tyson Fury, es también campeón mundial (WBO/WBA), los aficionados quieren verlo frente al norteamericano Deontay Wilder, titular WBC, medalla de bronce en Beijín, por lo que lo llaman “The Bronze Bomber”.

Ha dicho Evander Holyfield, “Es grandioso que Anthony pueda ganar a este nivel y tiene una gran chance de romper el record de 49-0 del gran Rocky Marciano”.

¿Demasiado para el chico nacido en Watford? De él depende.

Cuando Vasyl Lomachenko ganó su medalla dorada en Londres, pareció algo casi inevitable. Venia de ser varias veces campeón del mundo y medalla dorada en Beijing, en 2008. El día que decidió pasar al profesionalismo, tenía 396 peleas ganadas y una perdida (Albert Selimov, de quien se cobró desquite).

No faltó la visión de Francisco “Paco” Valcárcel para darle una oportunidad de pelear por un campeonato mundial de la WBO, que preside.

“Su tremenda carrera amateur es más que suficiente como para darle el crédito”, aseguró Valcárcel.

Nacido el 17 de febrero de 1988 en Odessa, Ucrania, Lomachenko debutó como profesional en Las Vegas ante José Ramírez. Ganó por nocaut en 4 rounds, campeonato Internacional pluma WBO. “Hi-Tech”, como lo llaman, hizo su segunda salida profesional disputando la corona vacante de los plumas. Perdió con Orlando Salido (41-12-2) y se quedó con las ganas.

Volvió a tener su oportunidad. Fue en la tercera pelea profesional, ante Gary Russell Jr. (24-0-0) y esa vez sí, ganó y se consagró titular pluma (el título estaba vacante). Fue el 21 de junio de 2014 en Carson, California.

Lomachenko decidió pasarse a la súper pluma: el 11 de junio de este año se consagró al noquear en 5 asaltos a Román Martínez en el legendario Madison Square Garden de Nueva York. Cuando alzó los brazos al cielo, quizás también le agradeció a su padre por haber sido entrenador de boxeo...

Joshua y Lomachenko brillaron en Londres y ya son reyes profesionales, con un largo camino por recorrer…