<
>

La ventana internacional, analizada país por país

play
¿Quién fue el mejor Puma del año? (0:50)

Los jugadores del seleccionado dieron su mirada sobre qué jugador se destacó más a lo largo del 2017. (0:50)

Noviembre, y la primera semana de diciembre, les dio a los entrenadores internacionales la oportunidad de hacer pruebas para el Mundial de Rugby 2019. Escocia y Gregor Townsend aprovecharon la oportunidad a pleno, mientras que Inglaterra, Irlanda y Nueva Zelanda cerraron sus campañas con marcas perfectas. ¿Pero qué aprendimos de los tests de fin de año? Nuestros expertos tienen la palabra.


Argentina (Por Patricio Connolly)

Jugador de noviembre: Joaquín Tuculet. Una vez más mostró ser un jugador de clase mundial en una gira especial para él por haber llegado a los 50 tests con la camiseta argentina. Tuvo seguridad defensiva como siempre, buen juego aéreo y aportó tries también tanto con Italia como con Irlanda. Fue uno de los de mejor nivel en el año.

Fracaso de noviembre: Las formaciones fijas volvieron a ser un problema para Los Pumas. Sobre todo en el partido con Italia, pero también con algunas complicaciones frente a Irlanda. El seleccionado argentino no tuvo el poderoso scrum que supo tener tiempo atrás y es una gran preocupación. En el line alternaron buenas y malas, sin ser una plataforma de ataque sólida.

Mayor sorpresa: Marcos Kremer. Con tan sólo 20 años fue un punto alto en los tres partidos, y se ganó un lugar como titular en la tercera línea. Hasta ahora había sido más opción de segunda, pero demostró que tiene todo para ser ala y dejó de ser una promesa para pasar a transformarse en realidad.

¿Avanzaron o retrocedieron? La defensa fue algo que tuvo una mejoría. Después de un flojo Rugby Championship en ese sentido, Los Pumas mostraron una mayor solidez en ese rubro. También fue importante cómo respondieron en los segundos tiempos, dejando en claro el progreso en lo físico y lo mental. La disciplina sigue siendo un problema grande para el equipo y en momentos clave falló.

Tema principal de discusión de cara a Japón: Argentina está en un proceso de definiciones. Todavía no está asegurada la continuidad de Hourcade como entrenador, aunque hoy tiene buenas chances de llegar al Mundial 2019. Los Pumas necesitan volver a hacerse fuerte en las viejas banderas como la defensa, el tackle y el scrum, y mantener esa vocación ofensiva que le imprimió Hourcade. Para eso será importante renovar un poco más el plantel en 2018, con el Mundial como principal objetivo.

Australia (Por Sam Bruce)

Jugador de noviembre: Sean McMahon. El octavo de los Wallabies tuvo dos grandes actuaciones luego de una noche más tranquila contra Gales, lanzándose implacablemente contra las líneas defensivas de Inglaterra y Escocia. Tras una campaña de Super Rugby interrumpida por lesiones, McMahon fue mejorando durante el transcurso de la temporada de tests. Lo echarán mucho de menos la próxima campaña cuando se vaya a Japón. Marika Koroibete también merece una mención especial tras haber realzado aún más su creciente reputación.

Fracaso de noviembre: Sekope Kepu. La tarjeta roja del pilar derecho contra Escocia fue inexcusable, y más grave aún considerando que los Wallabies acababan de volver a meterse en el partido con dos tries rápidos. El comportamiento de Kepu fue indefendible y quedó justamente suspendido por tres semanas. Cualquier jugador que cargue con el hombro en esta era de tecnología no puede esperar más que un resultado. Kepu ahora tiene todo el verano y algo más para reflexionar sobre su acción.

Mayor sorpresa: Si bien la derrota contra Escocia no fue una gran sorpresa dado su triunfo en Australia en junio, la actuación de los Wallabies dejó mucho que desear por haber sido la última actuación de 2017 de los australianos. Al margen de la carga con el hombro de Kepu, el conjunto australiano lució displicente y confundido durante la primera media hora, y solamente volvió a meterse en el partido gracias a un par de errores de Escocia. Considerando que habían sido vencidos en los últimos 10 contra Inglaterra, deberían haber estado motivados para despedirse con un triunfo. Y cualquier excusa de cansancio se cae ante el triunfo de Escocia en Sídney. Ellos ciertamente estaban en pie cerca del final de su año.

¿Avanzaron o retrocedieron? Una sólida victoria en Argentina y luego un triunfo muy esperado en la Bledisloe Cup revigorizaron los sentimientos, pero luego de derrotas consecutivas al final de la campaña prácticamente están de vuelta en etapa de pruebas. Seguro, Israel Folau no estaba. ¿Pero realmente habría marcado la diferencia contra Inglaterra? Es dudoso. Lo más destacado del triunfo sobre los All Blacks supuestamente había sido la forma en la que los Wallabies habían trabajado todo el año. Lamentablemente, nada de eso se vio en Murrayfield.

Tema principal de discusión de cara a Japón: ¿La disciplina corre de arriba hacia abajo? De ser así, es hora de que el entrenador de los Wallabies, Michael Cheika, se mire al espejo y haga una autoevaluación. El exabrupto de Cheika cuando fue entrevistado luego de la derrota contra Inglaterra fue decepcionante, al igual que la falta de disciplina de su equipo en noviembre. Australia recibió cuatro tarjetas amarillas, además de la roja de Kepu, en el norte. Además, el capitán Michael Hooper ya suma más tarjetas amarillas que cualquier otro jugador de tests en la historia del rugby.

Inglaterra (Por Tom Hamilton)

Jugador de noviembre: Elliot Daly volvió a destacarse con la camiseta de Inglaterra. La versatilidad puede llegar a perjudicar a los jugadores en el rugby internacional, pero él logró consolidarse como wing, y Eddie Jones también quiere ver su rendimiento como fullback en algún momento.

Fracaso de noviembre: La cancha de Twickenham quedó castigada por la NFL. Dados los pocos partidos al año que juegan de local, es comprensible el enojo de la RFU por el estado en que quedó el campo de juego.

Mayor sorpresa: Algunos pensaban que ésta sería la ventana internacional en la que Jamie George superaría a Dylan Hartley. Pero el capitán de Inglaterra se mantuvo firme, mejoró, y ahora es el favorito para conducir a su equipo al Mundial 2019. Hace dos años, cuando Jones nombró a Hartley, éste fue el capitán que sentó las bases. Hoy es el capitán que los conducirá a la siguiente etapa. Tuvo una buena serie de otoño.

¿Avanzaron o retrocedieron? Inglaterra ha progresado. Fueron tres victorias en tres partidos con apenas 80 minutos de Owen Farrell, y varios jugadores tuvieron la oportunidad de probarse a nivel internacional. Se ensayaron todo tipo de combinaciones y opciones. Deben haber sido tres partidos muy valiosos para Jones y su cuerpo técnico.

Tema principal de discusión de cara a Japón: ¿Podrán mantener la tendencia? Jones ha tenido dos años muy destacados con Inglaterra, con 23 triunfos en 24 partidos. Siempre hablan de cómo desarrollar su plan de juego en todos los aspectos. Están creando profundidad en el plantel y ahora buscan su tercer título consecutivo en el Seis Naciones.

Francia (Por James Harrington)

Jugador de noviembre: Aurelien Rougerie. Dice mucho sobre el rugby francés que un jugador de 37 años cerca de retirarse, a quien le dieron la oportunidad de despedirse del rugby internacional, haya impresionado más que los otros 67 jugadores que vistieron la camiseta de Francia durante el último mes. Rougerie fue capitán de los Barbarians, ahora oficialmente Francia A, contra los Maori All Blacks y dominó el centro de la cancha los 80 minutos.

Fracaso de noviembre: Cuántas opciones. El capitán Guilhem Guirado --más que un Louis Picamoles siempre ausente y poco inspirado, o que el inefectivo Yoann Huget-- debe mirarse en el espejo a conciencia. La ausencia casi total de algo parecido a liderazgo del hooker ha dado lugar a especulaciones de que el 'petit general' Morgan Parra podría regresar para el Seis Naciones.

Mayor sorpresa: Que Guy Novès --al menos por ahora-- siga en el cargo. El presidente de la FFR Bernard Laporte dijo luego de que Francia escapara del U Arena con un empate poco merecido contra Japón que se tomaría 15 días para "reflexionar", mientras que un Novès desafiante reconoció que ya no puede seguir cometiendo errores. Hasta les ha dado una seria advertencia a 'sus' jugadores de cara al Seis Naciones. Aún está por verse si seguirá en el cargo cuando llegue febrero.

¿Avanzaron o retrocedieron? No cabe duda de que Francia ha dado un gran paso atrás. Ha dado una vuelta en U y sigue viajando en la dirección equivocada. La marca de Les Bleus bajo la dirección de Novès es de siete triunfos en 21 partidos. Hasta su desventurado predecesor Philippe Saint-André solía conseguir un triunfo sobre los turistas del hemisferio sur en noviembre para darles a los sufridos fans un motivo para sentirse menos pesimistas.

Tema principal de discusión de cara a Japón: ¿Por dónde empezar? Francia tiene que volver a empezar, y esto no es algo en lo que se destaca. ¿Quién debería estar a cargo? ¿Quiénes deberían jugar? ¿Puede funcionar una combinación de cabezas viejas y corazones nuevos? ¿Podrá la FFR y la LNR encontrar una respuesta viable para los eternos problemas internacionales de Francia? ¿Qué pasó con el orgullo por la camiseta?

Irlanda (Por Cillian O Conchuir)

Jugador de noviembre: Jacob Stockdale. Anotó un try en su debut internacional contra Sudáfrica y luego apoyó dos contra Argentina. Stockdale tiene esa chispa que los backs de Irlanda necesitaban desesperadamente con las lesiones de Tommy Bowe y Andrew Trimble, y la salida de Simon Zebo de Munster a fin de año.

Fracaso de noviembre: Algunos de los hombres que jugaron contra Fiji. Para Joe Schmidt todo se reduce a los detalles, y salvo por lesiones, Dave Kearney, Stuart McCloskey, Jordi Murphy y Rob Herring podrían tener que esperar hasta la gira de Australia para volver a jugar. No ayudó el nivel de los equipos contrarios, ni tampoco los 13 cambios, pero deberían haber aplastado a Fiji.

Mayor sorpresa: Chris Farrell. Hace un año, Farrell estaba jugando en Francia con Grenoble, pero el pase del jugador de 24 años a Munster esta temporada lo impulsó a la selección de su país por las lesiones de Garry Ringrose y Jared Payne. Tuvo un buen desempeño, pero tendrían que presentarse más lesiones para que sea titular en el Seis Naciones.

¿Avanzaron o retrocedieron? Es muy difícil decir una cosa u otra. Irlanda no se enfrentó a rivales importantes este otoño. Un equipo penoso de Sudáfrica fue barrido, y aflojaron cuando se encontraban en ventaja sobre Fiji y Argentina, haciendo apenas lo suficiente para ganar. Lo bueno es que Schmidt puso a prueba a algunos jóvenes que podrían darle a Irlanda la profundidad que le faltó en mundiales anteriores.

Tema principal de discusión de cara a Japón: La decisión de la IRFU de dejar vencer los contratos de jugadores claves a un año de un mundial es extraña. Obviamente, creen que hombres como Peter O'Mahony, CJ Stander, Garry Ringrose, Rory Best, Rob Kearney e Iain Henderson elegirán jugar para su país por sobre ganarse la vida en el extranjero. ¿Pero quién cederá primero?

Italia (Por Enrico Borra)

Jugador de noviembre: Tommaso Castello. El capitán de Zebre tuvo su primera prueba en serio con la camiseta del equipo azzurro y su desempeño fue sólido como una roca. Jugó tres partidos completos y mostró su actitud granítica en todo lo que pudo. Sus estadísticas de noviembre fueron impresionantes: con 33 carreras sumó 118 metros, tuvo tres quiebres sin ser tackleado y superó a cuatro defensores contra Los Pumas y los Springboks. Sigue siendo un jugador unidimensional, pero prácticamente logró encender a los poco inspirados backs italianos por su cuenta.

Fracaso de noviembre: Leonardo Sarto. Puede que suene irrespetuoso, pero deberíamos esperar más de un jugador reconocido universalmente como uno de los mejores wings internacionales. Jugó bastante bien contra Fiji, pero luego simplemente desapareció de la cancha contra los Pumas en Florencia. Luego regresó a sus invictos Glasgow Warriors y jugó un gran partido en Swansea. Es un misterio.

Mayor sorpresa: Giovanni Licata. El grandote de 20 años de Sicilia pasó de un campo de entrenamiento con Zebre a un contrato con el equipo del PRO14, y debutó en el primer partido de la temporada. Hasta ahora sólo se ha perdido un partido. Conor O'Shea le dio 20 minutos contra Fiji y otros 20 contra Argentina (hizo 12 tackles en un cierre difícil) antes de que le confiaran la camiseta nro. 6 contra los Springboks. ¿El resultado? 57 metros en 23 carreras, un quiebre sin ser tackleado, tres defensores superados y un offload... Este tipo tiene agallas.

¿Avanzaron o retrocedieron? No hay mucho que decir sobre este mes de noviembre. Italia consiguió un triunfo clave sobre Fiji, compitió con Argentina y recibió una paliza en manos de los Springboks, como predijimos en este mismo espacio. La selección de Italia arrancó el mes 14ª en el ranking de World Rugby y va a cerrar el año en el mismo lugar. Hay un largo camino por recorrer, pero ahora se puede ver con claridad.

Tema principal de discusión de cara a Japón: Cuando te encuentras en un grupo con los All Blacks y los Springboks, ya sabes que las perspectivas no son alentadoras. Pero cuando te ves ampliamente superado, dominado y opacado por los sudafricanos en casa, te das cuenta de que tal vez ni siquiera un milagro impedirá que quedes eliminado en la fase de grupos. Otra vez. Fin de la historia. Hubo caras nuevas que hicieron contribuciones interesantes y la organización en general se sigue desarrollando poco a poco. Wayne Smith desembarcaría en Italia el año que viene y sería una valiosa adición al cuerpo técnico de O'Shea.

Nueva Zelanda

Jugador de noviembre: Rieko Ioane. ¿Podríamos haber imaginado una mejor temporada de este jugador de Blues cuando de pronto apareció de wing contra los British & Irish Lions en Auckland? Muchos creen que con su cierre de 2017, Ioane mereció ser elegido Jugador del Año de World Rugby en lugar de su compañero Beauden Barrett, aunque el premio Revelación no es un mal consuelo. En noviembre, Ioane registró 12 quiebres sin ser tackleado, un promedio de 84 metros por partido y apoyó dos tries contra Gales. El cielo es el límite para este jugador de 20 años de Auckland.

Fracaso de noviembre: Quizá no sea un fracaso en sí, pero la negativa de Steve Hansen a hacer distintas pruebas durante los tests de noviembre fue decepcionante. Tras una campaña brutal, el elenco de Beauden Barrett, Aaron Smith, Sonny Bill Williams y Sam Whitelock jugaron los tres partidos, de modo que sus suplentes no fueron realmente puestos a prueba.

Mayor sorpresa: Damian McKenzie. El fullback parecía haber caído detrás de Jordie Barrett en la jerarquía a principios de año, pero fue titular en cada uno de los tests de noviembre y jugó con aplomo. Una excelente arma de ataque, su try y su asistencia fueron claves en el estrecho triunfo sobre Escocia, y sus carreras en el campo abierto le dieron problemas tanto a Francia como a Gales. Parece sentirse a gusto en el rugby internacional.

¿Avanzaron o retrocedieron? Considerando que jugaron sin Brodie Retallick, Ben Smith, Israel Dagg y Dane Coles durante la mayor parte de la gira, los All Blacks deben haber regresado a casa bastante contentos con su invicto. Los campeones del mundo sólo fueron desafiados por Escocia, que creó espacios contra los All Blacks en los canales más amplios mejor que ningún otro equipo en este último tiempo, y siempre tuvieron el control contra Francia y Gales, con excepción de unos pocos momentos de poca disciplina. Además, pudieron darle un poco más de rodaje internacional a hombres como Vaea Fifita, Ofa Tu'ungafasi, Nepo Laulala y compañía, lo cual va a ser clave camino a Japón.

Tema principal de discusión de cara a Japón: Steve Hansen usó 55 jugadores en 2017, y sólo el tiempo dirá cuántos de estos jugadores siguen en carrera para 2019. Nueva Zelanda siempre se enorgulleció de tener al menos 30 jugadores internacionales a disposición. Pero a medida que cada vez más de los jugadores secundarios de los All Blacks se van a Europa, eso va a ser cada vez más difícil.

Escocia (Por Martyn Thomas)

Jugador de noviembre: Finn Russell. A pesar de no haber sido incluido en la gira de verano de los Lions más allá de como uno de los seis jugadores de apoyo, Russell siguió mejorando esta temporada. Stuart Hogg se destacó para Escocia en noviembre con el susto que les dieron a los All Blacks, pero el jugador más consistente del equipo fue el apertura. Es una amenaza con la pelota en las manos, y con sus kicks se aseguró de que Escocia jugara en los lugares adecuados. Además, fue sólido en defensa.

Fracaso de noviembre: Resulta difícil encontrar muchos huecos en las actuaciones del mes pasado. La incapacidad de cerrar el partido contra Samoa podría haberles costado caro contra una selección mejor. Sin embargo, dado lo que siguió contra Australia y Nueva Zelanda, tal vez sólo necesitaban entrar en calor. Finalmente fueron superados por los All Blacks por la falta de ferocidad en la línea de 22 del rival.

Mayor sorpresa: Fortaleza en la profundidad. En estas mismas instancias el año pasado, Darryl Marfo, enfrentaba un futuro incierto mientras que London Welsh se encaminaba hacia la bancarrota. Sin embargo, después de su traslado a Bath y luego a Edimburgo, el pilar abrió los tres Tests de noviembre y se lo vio como en casa en el ámbito internacional. Byron McGuigan fue otro que brilló de manera inesperada, anotando dos tries mientras que Australia se vio superada en Murrayfield.

¿Avanzaron o retrocedieron? Escocia ha dado un gran paso adelante durante el último mes y se dirigirá a Cardiff para hacer el primer partido del Seis Naciones contra Gales muy confiado. Con dos victorias de tres mientras que quedó muy cerca de Nueva Zelanda están claramente entusiasmados de cara al futuro. Los fanáticos escoceses son personas con muchas esperanzas, pero por las dudas digámoslo en voz baja, se los ve muy bien.

Tema principal de discusión de cara a Japón: ¿Gregor Townsend será capaz de seguir con esta racha? Sabremos más acerca de la posición de Escocia durante el Seis Naciones. La temporada pasada, un otoño prometedor y un gran comienzo de primavera aseguraron que Escocia pudiese viajar a Twickenham para enfrentar a Inglaterra con los ánimos en alto. Y luego se vieron superados. Townsend sabe que su equipo no puede darse el lujo de dormirse en los laureles.

Sudáfrica (Por John Goliath)

Jugador de noviembre: Pieter-Steph du Toit. El pilar Steven Kitshoff y el hooker Malcolm Marx tienen la habilidad para convertirse en los mejores del mundo en sus respectivas posiciones, mientras que el capitán Eben Etzebeth nunca deja de intentarlo. Sin embargo, du Toit, quien se perdió el partido de Francia debido a una conmoción cerebral, fue simplemente sobresaliente. El forward fue incansable llevando el balón arriba y al intentar crear el momento para los poco inspirados backs de los Bok. Además, tackleó a todo lo que se movió y su trabajo en el lineout fue supremo.

Fracaso de noviembre: Andries Coetzee. El fullback de los Lions tuvo dificultades con el balón alto en las condiciones del hemisferio norte y su juego en general también fue pobre. El hombre de los Lions es un gran jugador en el contrataque en Super Rugby, pero el terreno del Test parecería ser un poco rápido para él. Eligió algunas muy malas opciones en el fondo, mientras que su ataque fue promedio en el mejor de los casos.

Mayor sorpresa: Francois Venter en el Nro. 12. Venter remplazó al unidimensional Damian de Allende después del Test de Irlanda, en el que el back de los Boks no pudo crear espacio y no pudo lidiar con la defensa de los irlandeses. Venter, que por lo general es un centro externo, agregó un poco de chispa al esfuerzo de los Boks contra Francia y fue estable en los partidos contra Italia y Gales. Su distribución también fue sorprendentemente buena.

¿Avanzaron o retrocedieron? Los Boks definitivamente retrocedieron si uno tiene en cuenta lo bien que jugaron contra los All Blacks en su último partido del Rugby Championship. Sudáfrica está en un mejor espacio que a finales de su European tour de 2016, pero de todas maneras todavía no está en el nivel para competir contra los mejores del mundo.

Tema principal de discusión de cara a Japón: ¿Y ahora, hacia dónde van los Boks? Parecería que van a estar sin un entrenador antes de que termine el año. Los Boks necesitan redescubrir esa característica implacable que los convirtió en el mejor equipo del mundo entre 2009 y 2010. Quién sea que se haga cargo también va a necesitar encontrar backs que puedan cuestionar a los oponentes. El equipo de los Boks no puede ganar partidos por sí solo en la era moderna.

Gales (Por Martyn Thomas)

Jugador de noviembre: Rob Evans. A Gales le falta este tipo de pilar de nivel internacional en este momento, por lo que Warren Gatland debería envolver a Evans entre algodones de cara al Seis Naciones. Un especialista en el scrum que se aviva en el juego abierto. Su habilidad con la pelota en la mano quedó en evidencia contra los All Blacks mientras que acumuló 16 acarreos y lanzó tres offloads. Se podría decir en este momento que Evans es el jugador que Gales menos puede darse el lujo de perder.

Fracaso de noviembre: Si bien es bueno que Gales esté intentando un juego más expansivo, existe la preocupación de que lo haya logrado a expensas de su estructura defensiva. Lo que sucedió tras pasar tanto tiempo en el pie delantero contra Australia, Nueva Zelanda y – en el primer tiempo al menos -- Sudáfrica, es que cuando esos equipos contratacaron, Gales pareció estar muy poco preparada para mantenerlos alejados.

Mayor sorpresa: Josh Navidi. La fortaleza de la tercera línea de Gales en los últimos años hizo que Navidi deba esperar su momento cuando llegó el reconocimiento internacional. Sin embargo, se ganó su segundo cap – cuatro años después del primero – en el verano y selló su autoridad en esta campaña de otoño, cubriendo admirablemente a Sam Warburton y Justin Tipuric. Su performance contra los All Blacks en particular sugiere que esos dos jugadores no van a regresar de manera demasiado directa al equipo de Gatland.

¿Avanzaron o retrocedieron? Juzgados contra las otras naciones locales sería fácil sentirse decepcionado por una campaña que muchos predijeron antes de que noviembre comenzara. Sin embargo, mientras que Inglaterra, Irlanda y Escocia coparon los titulares, hay signos de grandes mejoras en Gales. El experimento con un segundo armador de jugadas funcionó mientras que surgieron opciones en el fondo, centro y en los laterales. El número de los pilares sigue siendo preocupante, de todas maneras.

Tema principal de discusión de cara a Japón: La fortaleza de Gales en la profundidad fue puesta en duda de nuevo el mes pasado mientras que tuvieron dificultades contra Georgia en el Tier 2. Hay posiciones – pilar y segunda línea – en donde Gatland sin dudas quisiera estar mejor abastecido, mientras que el dominio del scrum de los Springboks el sábado será una preocupación. Rhys Webb, por su parte, ofrece algo en el medio scrum que ninguno de sus rivales lo hace, y el equipo juega invariablemente mejor cuando él está dentro. ¿Será que se podrán romper las reglas para asegurarse de que quede dentro de la próxima Copa del Mundo?