<
>

Federer develó las dos claves de su gran regreso

play
El análisis del triunfo de Federer en el primer ATP 1000 (3:44)

Tony Pena analiza la final del Masters 1000 de Indian Wells donde Federer se consagró con el torneo. (3:44)

En el tenis internacional y el mundo del deporte en general, casi todos hablan del magnífico regreso de Roger Federer. Ganó el Abierto de Australia e Indian Wells, los dos principales torneos del año, se ubicó Nº6 en el ranking de la ATP, es el líder de la carrera a las Finales de Londres y no para de acaparar elogios. ¿Cuáles son las claves de su renovado éxito? El propio suizo dio sus razones.

Qué mejor que él mismo para contar qué siente en esta vuelta soñada. Luego de un parate obligado, por lesiones, de seis meses, ni él mismo creyó que podía ganar el ansiado 18º Grand Slam. No sólo aumentó ese récord, sino que se impuso en el desierto californiano y alcanzó 25 copas en los Masters 1000.

Para Federer, los responsables de su genial versión 2017 son dos: su nueva raqueta y su entrenador, Ivan Ljubicic. El helvético reveló el aporte de su arma, clave para impactar el revés de forma más agresiva, siendo letal, porque toma la pelota más rápido al impactar y logra tiros demoledores, de forma paralela y también cruzada, lo que desestabiliza a los rivales de turno.

"Ahora puedo meterme en la cancha de forma mucho más fácil que antes. Con la devolución sobre mi revés, soy capaz de empezar ya dominando a mis rivales desde el comienzo. Esto es importante para mantenerlos indefensos y que sepan que tienen que tener cuidado a partir de ahí. Soy capaz de poder pegarle a la pelota muy pronto, con pique alto, y con el hombro bien situado", contó el suizo. ex-Nº1 ATP y ahora en el 6º lugar.

"Mi anterior raqueta me ayudaba muchísimo con mi slice de revés. También a mi derecha. Mi drive era increíble con ella. Pero con esta nueva, puedo encontrar mucha más potencia y meter el golpe de forma más sencilla sin pegar tantos disparos. Así gané confianza y es por eso que creo que está funcionando tan bien. Yo mismo me sorprendo de cómo lo estoy pegando", agregó.

A mediados del año pasado, Federer anunció que utilizaría una nueva raqueta, la Wilson Pro Staff RF97 Autograph. Su lesión de rodilla le impidió estrenarla en 2016 y por eso la estrenó, oficialmente, esta temporada. "Mi revés mejoró porque pude trabajarlo durante muchas horas con la nueva raqueta, con Ivan. Necesitaba también mucho trabajo de pies porque sin eso no podría llegar bien a la pelota", dijo, quien participó en el diseño de esta nueva herramienta, ahora letal en su propuesta.

Por eso, el croata, su coach tras la partida del sueco Stefan Edberg, está jugando un papel muy importante en este retorno histórico de Federer. Muchos creen estar viviendo hace 10 años, cuando el suizo dominaba el circuito, pero no, porque en 2017 vuelve a ser protagonista excluyente, con un tenis cada vez más agresivo y audaz.