<
>

Federer: "Me siento privilegiado por estar en otra final"

Sigue brillando, a menos de un mes de cumplir 36 años. El suizo Roger Federer señaló tras vencer al checo Tomas Berdych y colocarse por undécima vez en su carrera en la final de Wimbledon que "casi" no se lo podía creer.

"Me siento un privilegiado por poder disputar otra final. Casi no puedo creer que sea realidad otra vez", sostuvo el de Basilea, derrotar a Berdych en semifinales por 7-6 (4), 7-6 (4) y 6-4. Así, accedió por 29ª vez a una definición en Grand Slam y 11ª en La Catedral, dos récords con su sello.

Federer, que podría conseguir este domingo su octavo título de Wimbledon, manifestó que lo que quiere hacer ahora es "descansar y jugar lo mejor posible" en la final. Por ahora empata con el estadounidense Pete Sampras, con siete.

El helvético indicó que conoce muy bien al croata Marin Cilic, su rival en la final, y que está "contento" de que haya llegado a disputar su primera final en Wimbledon (segunda en un Grand Slam).

El siete veces campeón del torneo inglés recordó el partido que disputaron en el Abierto de Estados Unidos en 2014, en semi, año que Cilic se alzó con el título, y sostuvo que espera que "no juegue tan bien" ahora lo hizo en ese encuentro en Nueva York.

Además, en conferencia de prensa, Federer rememoró también los difíciles momentos que atravesó el pasado año, cuando tuvo que tomarse unos meses de descanso para cuidar sus rodillas, pero declaró sentirse "contento" por haberlo hecho. "Ese tiempo me vino bien porque mi vida es más que el tenis, quiero ser también un buen padre y un buen marido y es bueno a veces tomarse un tiempo", señaló.

"Es genial tener ese récord, pero eso no me garantiza el título. Por eso estoy aquí, estoy muy cerca y lo que tengo que hacer es seguir centrado. Y siempre digo que me gusta seguir poniéndome nervioso porque quiere decir que me importa. No sentir nada sería un sentimiento horrible", admitió.

"Significa mucho para mí", concluyó el suizo, dueño de 18 Majors en singles, al ser consultado por la edad en la que logró esta nueva hazaña. Es que desde Ken Rosewall, en 1974, no había un varón de tanta edad en una final de Grand Slam. Federer tiene 35 y no detiene su máquina de cosechar éxitos.