<
>

El Che García debutará con República Dominicana ante Argentina

El Che García debutará con República Dominicana ante la Argentina de Prigioni. FIBA

Néstor ‘Che’ García fue anunciado este miércoles como nuevo entrenador de la Selección Dominicana de básquetbol, por lo que se reencontrará en noviembre con la Selección Argentina, de la que salió inesperadamente hace un poco más de tres semanas, en vísperas de la AmeriCup que terminó ganando su país con Pablo Prigioni al mando.

Las últimas tres semanas del bahiense de 57 años pueden y deben narrarse mediante una cuidada estructura cronológica:

  • El martes 30 de agosto, horas después de vencer a Bahamas en el Polideportivo Islas Malvinas de Mar del Plata por las Eliminatorias FIBA rumbo al Mundial del año que viene, la Confederación Argentina de Básquet (CAB) informó mediante un escueto comunicado la desvinculación de García, que había asumido en septiembre de 2021, con la Copa del Mundo de Filipinas, Japón e Indonesia como principal objetivo.

  • El domingo 11 de septiembre, la Selección Argentina, con Pablo Prigioni, días antes uno de sus asistentes, como head coach, se consagró campeón de la AmeriCup en Recife, tras vencer agónicamente al seleccionado local en la final (75-73). Instantes después del cierre del emotivo encuentro, Facundo Campazzo, capitán y líder del equipo, sentenció: "Venir a la Selección es lo mas lindo que hay, salir campeón, acá, contra Brasil... Esto tambien es para Néstor".

  • El jueves 22 de septiembre, la Federación Dominicana de Baloncesto (Fedombal) anunció la contratación del Che, director técnico del conjunto caribeño durante el Mundial de China 2019, donde superó la primera fase tras conseguir una victoria histórica ante Alemania y le jugó de igual a igual al semifinalista Australia.

Con poco (o nulo -la reciente jurisprudencia indica que esto es mucho, un montón-) riesgo a cometer un error, es factible presagiar el próximo paso de la carrera de García:

  • El jueves 10 de noviembre, debutará con la Selección Dominicana en Santo Domingo, justamente contra la Selección Argentina, en un partido clave para las aspiraciones de ambos equipos de cara al próximo Mundial. En febrero, volverán a chocar, pero en territorio argentino.

A lo largo de su extensa carrera como entrenador, que empezó en 1990, al mando del Estudiantes de su Bahía Blanca natal, siguió con Peñarol (fue campeón de la Liga Nacional de Básquet en 1994) e incluyó un periplo por Puerto Rico, Venezuela, Arabia Saudita, Uruguay, México, Brasil, España y República Dominicana, el Che dirigió a las Selecciones Nacionales de Uruguay, Venezuela, República Dominicana y Argentina.

Naturalmente, el venidero no será su primer enfrentamiento con la Selección Argentina, pero sí tras su llamativa y reciente salida del vigente subcampeón mundial, lo que le otorga un condimento extra.

A la Celeste llegó en 2003, tras dirigir a Marinos de Anzoátegui. En su corto paso por el conjunto rioplatense (en octubre partió hacia Libertad de Sunchales), enfrentó tres veces a Argentina: en el Sudamericano que se realizó en el mítico Cilindro Municipal de Montevideo, hoy Antel Arena -incendio y demolición mediante-, en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo y en el FIBA Américas de San Juan (Puerto Rico).

En el Sudamericano, una Argentina liderada por Kammerichs y Prigioni se impuso por 95-64 y se clasificó a la final (el que ganaba, llegaba a esta instancia; a fin de cuentas, Argentina fue plata y Uruguay, bronce), en tanto en los Panamericanos la Celeste ganó por un ajustado resultado (84-81, aunque ambos quedaron afuera en la zona) y en el FIBA Américas la Albiceleste venció por 91-60 por la segunda fecha de la fase de grupos. Uruguay finalizó el torneo continental sin victorias y García cerró su etapa; un Team USA con jugadores NBA le ganó a Argentina la final del torneo, que tuvo a Steve Nash como MVP. Hoy otro argentino, un tal Rubén Magnano, está al frente de la Selección Uruguaya.

Su etapa más fructífera y recordada fue con la Selección Venezolana (2013-2017), poco tiempo después de desempeñarse como asistente de Julio Lamas en la Argentina campeona del FIBA Américas de Mar del Plata 2011 y como entrenador principal del título que el seleccionado de su país ganó en el Sudamericano de Chaco 2012, donde derrotó en la final a la Vinotinto.

Con Venezuela ganó tres títulos: dos sudamericanos (La Asunción 2014 y Caracas 2016, ambos como local) y el FIBA Américas (o Preolímpico) de Ciudad de México 2015, que clasificó al combinado nacional a los Juegos Olímpicos por segunda vez en su historia. La épica final, ante una Argentina también clasificada a Río 2016, quedará eternamente grabada en las retinas de todos los venezolanos, que, un día después de vencer agónicamente a Canadá en semis, se impusieron por 76-71 ante un equipo que venía de bajar al local.

En la fase de grupos, el resultado había sido favorable para la Argentina de Sergio Hernández (68-77), pero el título se lo llevó la Vinotinto, que no corrió con la misma suerte en la AmeriCup de 2017 (cayó vs. Argentina, otra vez subcampeona, quedó afuera en la primera ronda y 'perdió' a su entrenador, que se alejó para continuar su etapa en el Fuenlabrada español). En la final del Sudamericano de 2014, el equipo del Che también venció al seleccionado de su país de nacimiento (74-65).

Aunque su rendimiento en Río no fue el mejor (1-5 y afuera en la primera fase), la etapa de García en Venezuela dejó como saldo su segunda participación olímpica (solo había estado en Barcelona 1992), su primer y único FIBA Américas ganado y dos de los tres Sudamericanos que descansan en sus vitrinas (solo había campeonado en 1988). Fernando Duró, también argentino, lo reemplazó y consiguió la clasificación para China 2019, logro que busca repetir con vistas a 2023.

Justamente en la Copa del Mundo del país asiático García volvió a dirigir a una selección nacional: una República Dominicana ya clasificada le ofreció el cargo de entrenador principal. El Che, como de costumbre, no decepcionó. En la primera fase venció a Alemania y a Jordania y, a pesar de caer con Francia, accedió a la siguiente instancia, donde perdió frente a Australia y Lituania y se despidió del torneo. Para contextualizar: los dominicanos solo habían disputado dos Mundiales en su historia (Filipinas 1978 y España 2014).

El único enfrentamiento entre la República Dominicana de García y Argentina, dirigida todavía por el Oveja Hernández, tuvo lugar en los Juegos Panamericanos de Lima 2019: los sudamericanos, a posteriori medalla de oro, se quedaron con un cotejo reñido (102-97), aunque ambos pasaron la primera fase (los caribeños finalizaron en la cuarta posición).

En aquella ocasión, García tuvo como asistente a Melvyn López, quien había comandado al equipo en las Eliminatorias rumbo al Mundial. En esta nueva etapa, el argentino también reemplazará a López, aunque no se descarta que vuelva a cumplir el rol de asistente del Che.

Tras su corto pero exitoso período al frente de República Dominicana, el bahiense dirigió a San Lorenzo, club con el que ganó el Torneo Súper 20 de 2019, y cumplió el sueño de toda su vida: dirigir a la Selección Argentina.

No obstante, tras ocho partidos (seis victorias y dos derrotas) en los que nunca consolidó una identidad de juego y presuntos problemas extradeportivos, la CAB anunció su desvinculación, horas antes de viajar a Recife para disputar la AmeriCup.

Un poco más de tres semanas después, la Fedombal anunció su regreso a la Selección Dominicana, donde tiene como objetivo principal encauzar el andar del equipo en las Eliminatorias FIBA rumbo a la próxima Copa del Mundo. Actualmente, los caribeños ocupan el cuarto lugar del Grupo E, merced a cinco triunfos y tres derrotas, por encima de Panamá (2-6) y Bahamas (2-6) y por debajo de Canadá (8-0), Venezuela (7-1) y Argentina (6-2).

Justamente Argentina, el jueves 10 de noviembre en Santo Domingo, será la primera prueba de fuego del Che. En esa ocasión, los equipos no podrán contar con sus jugadores de la NBA y la Euroliga, a diferencia de la ventana de fines de agosto. Tres días después, recibirá a Venezuela, otro viejo conocido, en tanto Argentina visitará a Bahamas.

La última ventana se disputará en febrero de 2023 y tendrá otro Argentina-República Dominicana como atractivo, aunque en este caso, el lunes 27, el Che volverá a sus pagos para cerrar el Clasificatorio, que brinda siete cupos para el Mundial que se desarrollará en el continente asiático (los primeros tres de cada zona y el mejor cuarto entre los dos grupos, plaza que hoy ocupan los quisqueyanos).

Con la chance de volver a hacer historia en una Selección que conoce bien y la posibilidad de tomarse revancha de su disruptiva salida de la Albiceleste, Néstor García afrontará un nuevo desafío en su extensa y exitosa carrera. El primer paso, claro, implicará un reto especial para el bahiense, que hace menos de un mes soñaba con disputar el Mundial... defendiendo otros colores.