<
>

En desacuerdo Andrew Wiggins con el ranking de ESPN

play
Karl-Anthony Towns a todo vapor (0:20)

El pívot dominicano, de Timberwolves, con una volcada con total autoridad ante Milwaukee. (0:20)

MILWAUKEE – De cara a la nueva temporada de la NBA, ESPN lanzó su anual ranking de los 100 mejores jugadores de la liga.

Uno de los grandes ausentes fue el alero de los Minnesota Timberwolves, Andrew Wiggins, quien claramente no se mostró muy contento.

"Realmente no miro mucho esas cosas”, expresó Wiggins a ESPN el jueves. "No hay 100 jugadores mejores que yo, así que no importa lo que la gente piensa. Todos tienen derecho a su propia opinión. Mi trabajo es venir y jugar, y eso es lo que voy a hacer", agregó.

Wiggins, de 24 años, busca consagrarse en su sexto año en la NBA tras haberse pasado por las últimas cinco campañas escuchando críticas. Especialmente, después firmar una extensión máxima de $147.7 millones en 2017.

El canastero canadiense promedió 18.1 puntos, 4.8 rebotes y 2.5 asistencias en la pasada temporada -la más baja de su carrera en cuanto a por ciento de tiro con 41.2- y que se centró más en la controversia de sus compañeros de equipo con Jimmy Butler, que finalmente fue canjeado a los Philadelfia 76ers, y el despido del entrenador Tom Thibodeau, entre otros asuntos.

“Estoy disfrutando mucho más ahora porque la pasada temporada fue duro el inicio”, sostuvo Wiggins. “La felicidad por el juego siempre ha estado ahí. Nunca he estado en el tabloncillo y que me pase por la mente no jugar”, añadió.

Luego de ser escogido en el primer turno del sorteo de novatos por los Cleveland Cavaliers en 2014, Wiggins fue enviado a Minnesota por Kevin Love. Desde ese entonces ha jugado para cuatro distintos entrenadores.

“No es una excusa decir que eso ha alterado mi juego”, aseguró. “Cada entrenador es diferente. No he pasado una mala experiencia con ninguno”, destacó. Los Timberwolves son dirigidos actualmente por Ryan Saunders, quien apenas afrontará su primera temporada completa al mando del equipo. Minnesota, además, cuenta con el primer presidente latino en la historia de la liga bajo la figura del colombiano Gersson Rosas, quien tuvo experiencia en Houston y Dallas. El propio Saunders admitió que su relación con Wiggins es una cercana. "Lo conozco desde que era un adolescente. Hemos vivido grandes momentos. El chico asistió incluso a mi boda y me dejó saber que iba a ser padre", indicó Saunders.

"Hay cosas mucho más importantes que lo que pasa en el tabloncillo", prosiguió. "Esas conversaciones con jugadores, me gusta mantenerlas en privado”, matizó Saunders.

Restablecer el valor de Wiggins, que tiene $122 millones restantes en su contrato durante los próximos cuatro años, sin duda alguna será algo para analizar esta temporada. Sin embargo, Wiggins prefiere demostrar su valor en la cancha, que contarlo a través de los medios de comunicación.

"Todos están pendientes al tema del dinero. Algunas personas están enojadas por eso, otras felices por ti", explicó el canadiense. "Así es como va el mundo, especialmente cuando tienes algo que no tienen o haces algo que no hacen. Así es como va el mundo", repitió.

"Incluso cuando promedié casi 24 puntos y obtuve el acuerdo máximo, la gente todavía decía cosas", afirmó. "Miran a los jugadores máximos y algunos de ellos no promedian tanto, pero es lo que es. Solo estoy tratando de hacerlo bien, recuperar mi ritmo", concluyó.