<
>

5-5 de la NBA: LeBron James y Kawhi Leonard deben dar gracias por...

play
¡La noche del 'Rey'! LeBron James guía a los Lakers a su victoria 15 de la temporada (2:12)

James anotó 33 puntos y dio 14 asistencias para que Los Angeles ganaran 114-104 a los Spurs. (2:12)

La NBA descansa en el Día de Acción de Gracias, por lo que los jugadores, entrenadores y gerencia darán gracias por lo que tienen, como en el caso de Lakers y los Clippers con sus duplas formidables, los Bucks con el MVP Giannis Antetokounmpo y los Mavericks con el sensacional Luka Doncic, entre otros.

¿Qué agradecerán algunos de los más notables del deporte? Nuestros expertos nos dan una idea.

1- LeBron James tiene que dar gracias por…

Bruno Altieri: Tener a Anthony Davis en su equipo. Y por tener, por primera vez en mucho tiempo, un equipo. También deberá agradecer a la madre naturaleza por su físico privilegiado que le permite seguir con esta lógica triple-doble que ya resulta absurda. Hoy por hoy, James va camino a ser el MVP de la temporada por escándalo. Aunque esta historia, claro está, recién comienza.

Carlos Morales: Por la llegada de Anthony Davis al equipo, lo cual lo ha vuelto a poner —y a los Lakers también— en lucha por el título tras quedarse bien lejos el año pasado.

Sebastián Martínez Christensen: Por la llegada de Anthony Davis. No clasificar a postemporada no le sienta bien a LeBron James, que ahora tiene una presencia en la pintura que le facilita las cosas defensivas, y arma letal en ataque que lo hace ser el líder en asistencias en la NBA.

Pablo Viruega: Porque le trajeron a Anthony Davis como pieza importante con los Lakers, pero sobretodo porque dejaron un grupo de jugadores jóvenes con mucho talento, como Kyle Kuzma, y trajeron otro grupo de veteranos con talento y experiencia como Danny Green y Dwight Howard, entre otros. LeBron debe estar agradecido porque hoy más que nunca tiene un equipo completo, algo que padecía en Cleveland. Actualmente es un jugador más maduro y sabe que tiene que cargar con el compromiso de hacer campeón a los Lakers, reconociendo que solo no podrá y menos en la Conferencia del Oeste.

Víctor López: La llegada de Anthony Davis. Salud aparte, no cabe duda de que la presencia del estelar ala-pívot es el factor más importante en el extra brinco de LeBron esta temporada, y en el resurgir de los Lakers en la tabla de posiciones. Davis no solo podría ser ya el mejor compañero que James ha tenido, sino que también le permite cumplir su otra tarea a largo de plazo de dejar la franquicia en manos de otra súper estrella.

2- Kawhi Leonard tiene que dar gracias por…

Altieri: Jugar como juega, que cada día lo hace mejor. ¿Ustedes vieron el partido de los Clippers ante los Dallas Mavericks? Queríamos ver el duelo Leonard-Doncic, pero la realidad es que este equipo de Los Ángeles ni siquiera nos permitió que haya partido. Los Clippers tienen que agradecer por Leonard y Leonard por los Clippers.

Morales: Por su segundo campeonato de carrera en el 2019, su segundo MVP de las Finales, y por hacer combinación actualmente con Paul George en Los Ángeles como una de las mejores duplas en la NBA.

Christensen: Por la palabra de los Clippers. A la hora del reclutamiento, una de las condiciones de Leonard, era no jugar en noches consecutivas, y preservar su físico par a los playoffs. Por ahora, los Clippers siguen ese plan a rajatabla, y aunque probablemente no terminen con el mejor récord de temporada regular, serán grandes candidatos al título.

Viruega: Por salir de Toronto y no porque le viniera mal estar ahí, pues fue campeón con los Raptors, sino porque fue su deseo desde que salió de San Antonio y terminó en Canadá. Leonard llegó a los Clippers junto con Paul George para formar una de las duplas más temibles en la NBA por todo lo que pueden aportar de ambos lados de la duela. Con un sólido grupo de jugadores para complementarlos y uno de los mejores coaches de la liga en la banca, el MVP de las Finales del año pasado no puede estar más que agradecido de salir del equipo campeón de la NBA para llegar a otro con grandes posibilidades de levantar el título. Aunque no está en los Lakers, sí está en el mercado de Los Ángeles, donde muchos jugadores de los deportes profesionales en Estados Unidos quieren estar.

López: Ser único en su clase como el jugador más completo en la NBA. Esa designación, junto al campeonato que ganó la temporada pasada al frente de los Raptors, le valió la oportunidad de escoger regresar a casa a jugar acompañado de Paul George, asegurando que los Clippers sean contendientes ahora y en el futuro inmediato, con miras a tratar de salir de la sombra de los Lakers en Hollywood.

3- Luka Doncic tiene que dar gracias por…

Altieri: Haber sido subestimado de la manera que lo fue. De esa manera, el impacto ha sido mayúsculo en una liga que no creía en él. Doncic está jugando como un MVP, y si bien su adaptación no parecía que iba a entregar una versión tan acabada tan rápido, la realidad es que su paso por Real Madrid le dio la experiencia suficiente para ser quien es hoy: una verdadera estrella.

Morales: Por el talento y la madurez que le ha llegado a tan temprana edad y que lo convierten en un candidato a MVP de la NBA a los 20 años de edad.

Christensen: Por el talento que tiene. Un jugador fenomenal, que está prácticamente promediando un triple doble con 30 puntos por encuentro. Sabía que Doncic era un distinto, pero tal vez no esperé que su impacto sea tan fuerte, y tan rápido. Tiene 20 años, y ya es un firme candidato al MVP, con intenciones de dominar la liga durante la próxima década.

Viruega: Porque son pocos los jugadores que a tan corta edad han logrado lo que él ha conseguido. Tiene que estar agradecido por las cualidades que tiene para jugar este deporte y ser tan eficiente en la posición que juegue. Agradecido por desarrollar su baloncesto en Europa, porque logró crecer y dominar todas las posiciones en el tabloncillo. Ese aprendizaje lo colocó en la NBA para llevarse de calle el premio del Novato del Año la campaña anterior y después de un primer mes de temporada regular es uno de los candidatos para el MVP. Doncic es un dolor de cabeza para los contrarios porque no encuentran la manera de frenarlo.

López: La confianza de los Mavericks. Dallas le entregó las llaves del vehículo desde el momento en que lograron adquirirlo en el sorteo colegial, y el base no ha defraudado a medida que su valor parece aumentar con cada segundo que pasa en el tabloncillo. Se ganó a Rick Carlisle, heredó con honor la posición de Dirk Nowitzki, y ahora sube como espuma entre lo mejor de lo mejor de la NBA.

4- Steve Kerr tiene que dar gracias por…

Altieri: ¿Sus cinco títulos como jugador? ¿Sus tres como entrenador? Tiene mucho por agradecer Kerr, siempre y cuando se refiera al pasado. En el presente inmediato, no veo grandes motivos para sonreír. Su equipo es una enfermería en constante crecimiento.

Morales: Porque la temporada dura solamente 82 juegos y no 100; no hay mucho más que eso. La campaña de los Warriors ha ido de mal en peor desde la lesión de Thompson, la salida de Durant y finalmente la fractura que sufrió Curry, sentenciando sus esperanzas en 2019-20.

Christensen: Que ganó tanto en años recientes. La paciencia es virtud, y será un año largo para los Warriors con tantas lesiones. Pero después de haber dominado la liga durante tantos años, no estará mal tener unas vacaciones más extendidas este año. Todo sea por recargar pilas, y volver a ser protagonista cuando los Splash Brothers vuelvan a la escena en 2020.

Viruega: Porque no se ha lesionado él o al menos no se ha resentido de la espalda. Con todo el hospital que hay en Golden State poco le faltaba al entrenador tener los problemas de espalda que le afectaron en el pasado. Los Warriors no tienen muchas esperanzas para este año por las ausencias de Klay Thompson y Stephen Curry, así como la inconsistencia de Draymond Green. Kerr podría estar agradecido que para la siguiente temporada contaría con un plantel totalmente recuperado, más las adiciones que puedan tener en la agencia libre y draft, para regresar a competir por los primeros puestos en el Oeste.

López: Las cinco temporadas en que Golden State evitó lesiones en general para reinar y hacer historia en la NBA. Desde las Finales pasadas, ningún equipo se ha visto más afectado por lesiones que los Warriors de Kerr, dejando al entrenador mirando hacia atrás quizás con melancolía cuando piensa en el momento que su equipo vivió en la cima de la NBA.

5- James Harden y Russell Westbrook tienen que dar gracias por…

Altieri: El ritmo con el que juegan, aunque están lejos de su máximo potencial. La sociedad ex Thunder se enfoca en el crecimiento, pero lo que más reina al momento es irregularidad. Los Rockets necesitan seguir empalmando piezas para alcanzar su mejor versión, pero todavía falta.

Morales: Por su unión y el sistema de Mike D’Antoni que les da la oportunidad de convertir a Houston en el equipo más explosivo en ofensiva en toda la liga. La defensa es otra historia.

Christensen: Porque todavía las discusiones no han escalado. Pese a que me repitan que se conocen hace tiempo y se llevan bien, la realidad es que a los dos les gusta brillar por luz propia, y tener el balón en sus manos. Por ahora todos ceden por el bien común, pero me pregunto cuándo será el día que Westbrook se pregunte qué está haciendo mirando a Harden trabajar desde una esquina.

Viruega: Porque ambos pueden aspirar a algo que no han conseguido: Un título de NBA. Harden y Westbrook son de los jugadores más espectaculares que han existido en la NBA; no solo anotan puntos, sino que asisten y suman rebotes. El gran problema que tienen es la defensiva y sobretodo el compañerismo en su juego, lo que sería el principal problema de los Rockets en los playoffs. Por ahora la ofensiva puede funcionar, pero cuando lleguen a la postemporada se necesita más trabajo en equipo y un juego en defensa, donde cada uno tendrá que dejar a un lado su protagonismo para perseguir el fin común.

López: El reencuentro. No importa cuán desalineado se haya visto en papel, la dupla de Harden y Westbrook está más cerca ahora de competir en serio por un campeonato que en las últimas temporadas por separado. El hecho de que jugaron juntos en el pasado quizás pasó por desapercibido en muchos que dudaron de su éxito esta temporada, y aunque todavía es un trabajo en proceso, por lo menos sigue así, en proceso.