<
>

¿No que Durant quería ser el macho alfa?

play
Lo mejor de Durant y 'La Barba' en el Thunder (1:45)

Revive algunos de los mejores momentos de Kevin Durant y James Harden como compañeros de equipo en el Oklahoma City Thunder. Ahora se vuelven a encontrar en la duela, esta vez formando equipo en los Nets. (1:45)

¿Alguien sabe como recordaremos a Kevin Durant de aquí a 20 años?

Como sí lo vamos a recordar:

Como uno de los mejores talentos que ha visto la historia del basketball, como un enceste caminante, como un jugador indefendible, como un tirador clutch con el que cualquier entrenador destinaría el último disparo en un partido.

Como no lo vamos a recordar:

Como un líder, como el jugador que le entregaban la responsabilidad del equipo y los demás le seguirían, como macho alfa. Como alguien que no escapaba de un lugar a otro buscando aceptación.

La llegada de Harden a los Nets resulta fascinante, se convierte por mucho en la narrativa más interesante de la liga en esta temporada y le da a la conferencia del Este un atractivo mucho mayor. El equipo de Brooklyn , eternamente intrascendente, ha decidido quemar todas sus naves para ganarlo en esta temporada, para ellos es ahora o nunca y me parece que es la decisión correcta. Desde los Nets que alcanzaron las finales con Kidd y Carter nadie les ha prestado atención. Ahora la mayoría desea una final de la liga contra los Lakers prometiendo altísimos niveles de audiencia

Pero volvamos con Durant, ¿no se suponía que de una vez por todas quería ser el macho alfa de su equipo? Estaba claro que Irving estaba en un un papel de reparto en los Nets , que sería el Robin para Batman pero como alguien dijo ahora con la llegada de Harden se ha convertido en el mayordomo Alfred para Batman y Robin. Sin embargo con la llegada de la Barba , no se puede decir quien es el líder de ese equipo.

Durant se fue del Thunder en su momento tras perder las finales de conferencia 2016 con los Warriors, finales que por cierto Oklahoma ganaba 3 juegos a 1 y que Golden State remontó. KD decidió irse con quien le derrotó, unirse a Curry en una decisión señalada como polémica y débil. Es cierto en la bahía ganó un par de títulos y fue MVP de finales pero nunca ganó lo que buscaba: reconocimiento de líder porque en realidad ese nunca fue su equipo.

Se fue de Golden State para comandar SU equipo en Brooklyn y terminó en lo mismo, reuniéndose con personalidades más complicadas, egos más grandes, más complicados y mandando abiertamente la señal de que necesitaba más ayuda para ganar.