<
>

Facundo Campazzo y la ilusión de ser campeón de la NBA

play
Campazzo: "Ganar un título de NBA es una fantasía, pero elijo creer" (0:55)

El argentino dijo que su sueño en la mejor liga del mundo es ser campeón (Fuente: Filo News) (0:55)

Facundo Campazzo disfruta de sus vacaciones en Argentina. Tras una intensa temporada en la NBA y la participación en los Juegos Olímpicos, el base volvió a su país luego de dos años. Y en su descanso fue entrevistado en Caja Negra, un programa de entrevistas de Filo News. "Me encantaría ganar un título en la NBA, pero es sumamente difícil. Es un sueño, una fantasía, pero elijo creer que puedo conseguirlo. Estoy en un equipo que puede pelear cosas importantes", dijo el cordobés.

El argentino promedio 6,1 puntos y 3,6 asistencias en los 65 partidos que disputó en su primera temporada regular con Denver Nuggets y mejoró esas estadísticas a 9,3 puntos y 4,1 asistencias en los playoffs. Los Nuggets iniciarán la temporada 2021-2022 el 20 de octubre ante Phoenix Suns, justamente el equipo que los eliminó en la pasada campaña.

Campazzo retrocede un poco más en el tiempo y recuerda cómo comenzó su camino en la NBA. "Muchas veces no tomás dimensión de dónde estás. Me cayó la ficha cuando me puse mi primera camiseta de entrenamiento. La miraba y tenía la inscripción Nujggets, el 7 y atrás mi apellido. Ahí pensé ´soy yo, llegué´. Después pasarron los días y empecé a naturalizarlo. Los primeros días veía todo más amplio. Después me fui acostumb rando a la dinámica y a las rutinas. No tomo dimensión de dónde estoy. Busco no pensar para no desconcentrarme y trato de vivir el día a día".

Antes de llegar a los Nuggets, Campazzo se lucía en Real Madrid y se destacaba como uno de los mejores bases de Europa. De hecho, extendió su vínculo con el club español y eso pareció desvanecer las posibilidades de arribar a la mejor liga del mundo. "Cuando firmé por 5 años con Real Madrid pensé que era el contrato de mi vida, que ya estaba. Pero me di cuenta que no podía vivir pensando en que no lo había intentado. Lo hablé con mi pareja, con mi familia y con los más cercanos y me decidí a intentar cumplir un sueño. Era un sueño reciente porque antes era más una fantasía".

Y si de fantasía se trata, Facu, que solía jugar a la Play Station con sus ídolos de la NBA, un día se encontró utilizando a su propia animación en el videojuego. "Mi jugador en la Play es malísimo. Quería jugar conmigo, hacer más cosas, pero no le daba el nivel. Quizás es la realidad. Eliminé el juego porque estoy todo el día y todos los días conectado con la NBA: compito, miro videos, analizo a los rivales, viajo y, entonces, a volver a casa, me parecía injusto para mi familia ponerme con el básquetbol en la Play".

Mientras Facu disfutaba de su campaña debut en Estados Unidos, el Club Municipal de Córodoba, donde el base se inició en el deporte, decidió ponerle el nombre Facundo Campazzo a su estadio. "Cuesta creerlo y asimilarlo. Con mis amigos del barrio siempre vamos ahí y tengo los recuerdos de jugar ahí juntos. Yo le pondría el nombre de todos. Es un orgullo, no logro tomar dimensión. Cuando hicieron el acto inaugural yo estaba en Estados Unidos y no sabía qué decir porque no estoy acostumbrado a este tipo de cosas", dijo el cordobés.

La extensa temporada de Campazzo se cerró con un sabor amargo en los Juegos Olímpicos de Tokio. El seleccionado argentino que había conseguido el subcampeonato del mundo en 2019 no mostró el mismo nivel de juego y fue eliminadfo en cuartos de final, con apenas 1 triunfo y 3 derrotas. "Nos comparamos mucho con lo que habíamos hecho en China y eso no estuvo bien. Quizás nos relajamos. Individualmente somos mejores jugadores, todos crecimos después de dos años, pero nos faltó poder ensamblarnos como equipo y eso te lo da la preparación, que esta vez no fue tan buena. Nos costó mucho encontrar nuestro juego en el torneo y los rivales también tuvieron un nivel más alto", analizó Campazzo.

Es tiempo de descanso, de reencuentros y de disfrute familar para Facu, que en breve deberá regresar a Denver para su segunda temporada en la elite del básquetbol mundial.