Céspedes aparece en Miami en el Día de la Herencia Cubana

MIAMI -- Menos de diez mil fanáticos acudieron este viernes al Marlins Park, en el inicio de una serie de tres juegos ante los New York Mets y cuando el equipo de casa celebraba el Día de la Herencia Cubana.

Pero salvo el coach de tercera base de los Miami Marlins, Fredi González, lo más cubano que hubo hoy en el estadio de la Pequeña Habana fue una rara aparición de Yoenis Céspedes durante las prácticas de bateo de los Mets.

Céspedes, quien se mantiene entrenando y rehabilitándose en las instalaciones primaverales de los Mets en Port St. Lucie, en el centro de la Florida, bajó hasta Miami para ver a sus compañeros de equipo y mostrar signos de mejoría, a pesar de que ahora mismo el cubano está fuera del roster de 40 peloteros.

Enigmático como siempre, no conversó con la prensa y dejó que su bate hablara por él. Le dio sólido a la pelota, en señal de que la recuperación marcha por buen camino.

El gerente general de los Mets, Brodie Van Wagenen, supervisó personalmente la práctica de Céspedes y luego compartió sus impresiones con los medios.

''Lo está haciendo bien. Hoy ustedes vieron la práctica de bateo. Como ha sucedido cada semana desde que se operó, ha dado pasos adelante, incrementando el nivel de su actividad'', aunque el ejecutivo no se arriesgó a dar un pronóstico sobre la posible fecha de retorno del cubano, quien desde que firmó hace tres campañas un contrato por cuatro años y 110 millones de dólares, apenas ha participado en 119 juegos.

''Sólo el tiempo dirá'', agregó Van Wagenen sobre la posibilidad de que no haya que esperar hasta el 2020 para verlo de nuevo en acción.

''El hecho de que ya esté en prácticas de bateo en el terreno es un buen signo de progreso. Ya comenzó a correr también, aunque estamos tratando de limitar la exposición de sus actividades''.

Céspedes se operó durante el invierno de ambos talones, algo que le molestó para jugar desde hace años hasta que llegó a provocarle problemas para caminar.

CARLOS GÓMEZ REGRESÓ A LOS METS

El jardinero dominicano Carlos Gómez regresó este viernes a las Grandes Ligas, tras ser llamado de las Ligas Menores por los Mets, el equipo con el cual debutó en el 2007 con 21 años.

Pero en el 2008 fue transferido a los Minnesota Twins y dos años después a los Milwaukee Brewers, con los que pasó los mejores años de su carrera.

Gómez esquivó a la prensa antes del partido y alineó como sexto en el jardín derecho.

Por lo que mostró al menos en su retorno, no le queda mucha gasolina en el tanque, al batear rol inofensiva para doble matanza y poncharse en sus dos turnos iniciales.

FIN DE UNA SEQUÍA

Garret Cooper disparó sencillo impulsador de dos carreras frente a Jacob deGrom en el tercer innings y los Marlins rompieron una racha de 26 entradas consecutivas sin anotar.

La última carrera que había fabricado Miami antes de entrar en esa seguidilla tan negativa fue el sábado pasado ante… Jacob deGrom.

METS DE PROBLEMAS

Las carencias ofensivas de los Marlins han sido tan grandes, que han pasado por debajo del radar las dificultades que también han tenido los Mets para batear.

Tal es así, que en la alineación abridora de Nueva York en el juego de este viernes en Miami, solamente Amed Rosario, Robinson Canó y el novato Pete Alonso tenían un average mayor que el pitcher deGrom, quien lo hacía para .250.