Detrás de las luces

LA SERENA (enviado especial) -- El primer encuentro cara a cara con los protagonistas provocó mucha ansiedad...sobre todo en los periodistas.

Los jugadores que habían aceptado los pedidos de nota fueron entrando con muy buena predisposición. Predominó el look de medias y ojotas, bien de entre casa.

La carpa de prensa del bunker de la Selección argentina en el hotel Serena Suite fue ambientada para la jornada de entrevistas exclusivas. Sin embargo, la cantidad de presentes en el lugar obligó a cambios de último momento para cumplir con los sponsors.

Primero fue el turno de radios y medios gráficos. Después le tocó a los canales de TV.

Facundo Roncaglia posa para un fotógrafo que dispara sin cesar. "Dale, listo, si después ponés una sola...", bromeó el defensor.

En la misma producción, el ex-Boca posó con una imagen de Carlos Monzón, de notable parecido físico. "Estaba serio acá", dijo sobre el mejor boxeador argentino de la historia.

Ya sentado junto a Diego Monroig y Marcelo Espina para SportsCenter, Pablo Zabaleta preguntó: "¿Va en vivo? Uh, no tengo margen de error...".

Carlos Tevez respondió con seriedad, sin perder su gracia habitual. Se le dibujó una sonrisa de oreja a oreja cuando se paró para ser retratado con una bandera argentina a la que le faltaba un planchado.

Uno de los más requeridos fue Javier Mascherano. Algunos futbolistas, entre ellos Marcos Rojo, pasaron de set en set sin perder el buen humor.

La superposición de cronistas imposibilitaba el paso y uno de los últimos en aparecer fue Sergio Romero. Chiquito, con sus largas dimensiones, estuvo a punto de cruzarse en la entrevista de Lucas Biglia.

"Voy a pasar por el medio. ¿Por qué no puedo?", tiró el arquero con más presencias en la Selección y provocó sonrisas.

Ideal para distender un clima que detrás de las luces es bastante distinto a lo que se ve en cámara.