<
>

A esperar la primera campana para Castaño vs. Charlo

Castaño vs. Charlo Getty

Se lo vio ansioso a Charlo, sonriente y tranquilo a El Boxi, quien pareció disfrutar de la gritería y los canticos de la bulliciosa cantidad de compatriotas que fueron a alentarlo. Cada uno con su bandera, se clavaron miradas y dio la sensación de que era Castaño es más relajado de los dos.

Muchos son los que afirman que Charlo, campeón WBC, IBF y WBA, es siempre así, y que cuando suena agresivo y enojado es parte de su carácter habitual. De la misma forma en que Brian suele aparecer relajado antes de cada pelea. “La procesión va por dentro”, suele decirse y son exponentes de cada personalidad.

Lo cierto es que Brian (17-0-2, 12 KO, campeón WBO) lució sonriente y afilado. Es de esperar una gran pelea, porque más allá de nervios o no, Charlo (39-1-1, 18 KO) es un excelente boxeador que además, posee mucha dinamita en los puños.

“No sé cómo no se cayó, porque le pegué muy fuerte y sin embargo, resistió”, le confesó a nuestro compañero Salvador “Chava” Rodríguez.

“Yo creo que había ganado por un par de puntos o un punto. Lo que me emociona es que, cada vez que veo la pelea, escucho como me terminaron alentando, por supuesto estoy seguro de ganar, aunque será dura para los dos”, le dijo el argentino a Renato Bermúdez.

La transmisión de la pelea, a través de ESPN y STAR +, será a partir de las 21, hora Argentina. Sergio “Maravilla” Martínez y Marcelo Domínguez estarán en la previa junto a Cecilia Comunales y Carlos Irusta, del equipo de ESPN KNOCK OUT. En Carson junto al ring, se alistarán Renato Bermúdez, Salvador Rodríguez y la tarjeta de hierro de Fernando Barbosa, juez del WBC. Habrá un sistema de audio para espectadores con problemas visuales a cargo de Julius Julianis y Mariano Oliveros.

Las cartas están echadas. Ambos, saben que será una pelea muy dura. Más allá de las discusiones sobre la lesión de Castaño que obligó a postergar la pelea, o de las quejas de Charlo sobre si el argentino especuló con el tiempo para entrenar y hasta lo hizo sospechoso de haber consumido algún estimulante.

Sebastián Contursi –el hombre que maneja y asesora a Castaño- logró mudar la sede de la pelea de Texas (en donde Charlo es local) a Carson, California. Es allí donde una gran comunidad latina (y muchos argentinos) tratarán de hacer sentir local y en su casa a El Boxi, quien es entrenado por su padre, Carlos, con la preparación física de Matías Erbin.

La velocidad de Castaño contra la potencia de Charlo, la habilidad de Castaño para entrar y salir de la zona de fuego, contra un rival que, según dijo, saldrá a noquear desde el principio.

Será, sin dudas, una pelea táctica, porque más allá de cualquier dialéctica, tuvieron tiempo de sobra desde el 17 de julio del año pasado, cuando empataron, a estudiar al oponente. Castaño es un talentoso capaz de sorprender a cualquiera, pero se hace difícil pensar que será en el caso de lograrla, una victoria sencilla. Charlo prometió que ahora si verán al mejor Charlo.

Y Castaño a su vez afirma que no importa si este será mejor o no que antes, porque igual piensa solamente en ganarle.

Los jurados serán David Sutherland de Oklahoma, Zachary Young de California y Glenn Feldman de Connecticut. Arbitro: Jerry Cantú, de California.

Cuando suene la campana se acabarán las especulaciones. Y será una gran pelea, como todos esperamos. Difícil arriesgar el nombre de un ganador, pero da la impresión de que Castaño puede agregar elementos como para alzarse con la victoria. Estarán todos los cinturones en juego, pero también el futuro para ambos.

Castaño está seguro de que será su noche consagratoria. Ojalá lo logre. El boxeo argentino necesita una victoria importante. Y este sábado 14 de mayo puede ser la gran noche.