<
>

Luis Feliciano quiere paralizar a Puerto Rico como Tito Trinidad

Luis Feliciano, izquierda, enfrenta a Genaro Gamez el próximo 22 de agosto en California Golden Boy Promotions

El sueño de Luis Feliciano es simple: quiere paralizar a todo Puerto Rico como alguna vez lo hizo su ídolo, Félix 'Tito' Trinidad. Y para lograrlo, sabe que hay mucho trabajo y empeño por delante, aunque está dispuesto a tomar el reto.

Feliciano, quien tiene marca de 12-0 y 8 nocauts como profesional, estelarizará la velada de Golden Boy Promotions del próximo jueves 22 de agosto en el Fantasy Springs Casino de Indio, California, en contra del también invicto Genaro Gámez (9-0, 6 Ko's) en un combate de poder a poder en busca de un puesto en la escena boxística actual.

"Yo básicamente empecé a boxear por 'Tito' Trinidad, él era un ídolo de todo, y cada que peleaba era algo especial para nosotros, todo mundo se paralizaba en la Isla, y así empezó mi pasión, a los siete años pedí que me llevaran al gimnasio, tuve una buena carrera amateur y luego firmé con Golden Boy, y estoy luchando por lograr mis sueños.

"A 'Tito' le conocí cuando tenía 16 años, tuve el placer de conocerlo, me quedé en shock porque era mi ídolo. Ojalá que algún día pueda llegar a tener el impacto que él tuvo en Puerto Rico", externó Feliciano, quien se estuvo alistando en suelo californiano para esta batalla.

Con 26 años de edad, de los que tiene dos años y medio como profesional, Feliciano sabe que llegó el momento de tomar los retos más duros y enfilarse a una pelea de campeonato. "Vamos despegando y por eso tomamos esta pelea, para acercarnos a una oportunidad de título del mundo. Esta pelea será muy importante", destacó.

"Yo me siento en un punto donde tengo que demostrar lo que tengo, como prospecto quiero subir y dar ese paso, Golden Boy me está dando una buena plataforma y tengo que aprovecharla. Sé que Gámez es un buen peleador, que es un buen prospecto que espera triunfar como yo, pero estoy listo, voy a hacer una pelea inteligente, sé que será un gran combate", sentenció Feliciano, quien reconoció que tras la partida de Miguel Cotto, el boxeo borinquen se quedó sin un rostro, pero confió en que pronto aparecerá alguien, y si es él, mucho mejor.