<
>

Wilder y Fury guardan distancias en el pesaje

play
Con una diferencia de 231 lb a 273 lb será el enfrentamiento entre Fury y Wilder (3:30)

Los boxeadores subieron a la báscula y sorprendieron a todos con los resultados que dieron en la ceremonia de pesaje. (3:30)

LAS VEGAS -- Esta vez ni siquiera hubo el careo acostumbrado entre Deontay Wilder y Tyson Fury, para evitar otro zafarrancho como en la última conferencia de prensa.

Mucho menos hubo tensión con la báscula, ya que su enfrentamiento del sábado en la MGM Grand Arena de Las Vegas será en peso Completo.

Wilder y Fury sólo subieron a la romana para cumplir con el último requisito antes de enfrentarse por segunda ocasión por el campeonato de Consejo Mundial de Boxeo, en poder del segundo.

El monarca estadounidense del CMB pesó 231 libras, es decir, siete menos que la primera vez que se enfrentaron. El retador irlandés y campeón lineal marcó 273; 17 libras más que en diciembre del 2018.

“No es un secreto que buscaré el nocaut“, afirmó Fury. “Por eso contraté a ‘SugarHill’ y regresé a Kronk (gimnasio). Ése es el plan. Lo que hice la vez pasada, claramente, no fue suficiente. Ahora estoy listo para completar el trabajo“.

Fury y Wilder, separados este viernes dos metros por una banda de seguridad, en lo que hubiera sido el careo, ya empataron la primera vez que compartieron cuadrilátero, en una emocionante pelea y que ha convertido esta segunda en la más ansiada de la división de los Pesados en muchos años.

“Merezco estar aquí por el talento que tengo y por lo que soy capaz de hacer“, dijo Wilder. “He estado noqueando muchachos por 12 años, así que nada es nuevo para mi. Estoy exactamente donde se supone que debo estar“.

“Y voy a salir de aquí este sábado de la misma manera como llegué“, agregó. “Voy a caminar hacia afuera con mi campeonato mundial“.

Fury es el más alto de los dos campeones, pero su velocidad y reflejos distan de parecer las de un peso Completo de casi siete pies (6-9) de altura. Es el boxeador que menos golpes recibe en pelea.

De hecho, en el primer combate mutuo, Wilder tuvo demasiadas dificultades para tocarlo. Apenas 17 por ciento de los 430 golpes que lanzó atinaron en la humanidad de Fury.

“Estar arriba de mi peso en la primera pelea no afectará en nada mi defensa ni mi movilidad“, aseguró Fury. “Voy a ganar en poder y contundencia. Voy a noquear temprano en la pelea“.

Wilder insistió en que ni siquiera se inmuta por las amenazas y hasta agresiones verbales de su rival irlandés.

Dijo que se siente cómodo con el peso que tiene y que le permitirá moverse suelto durante la pelea porque sabe que Fury es muy rápido por todo el cuadrilátero.

“Éste es el momento que he estado esperando“, señaló Wilder. “Hay demasiado involucrado en esto, que ayuda a poner a los pesos Completos de nuevo en las noticias. Si nuestra primera pelea fue increíble, ésta será aún más intensa“.

Eso espera la gente, una pelea emocionante de principio a fin, y para eso espero por horas a que abrieran la puerta de la arena para presenciar en vivo el evento de pesaje.

Cientos de personas, en su gran mayoría en apoyo al irlandés, formaron una muy larga línea desde la puerta de la arena hasta ya bien adentro de los pasillos del hotel sede.

“Esta es la mejor pelea de pesos Completos de mucho tiempo“, consideró Robert Hernández, quien esperó casi cuatro horas poder ingresar a la arena. “Son dos boxeadores con historia. Se van a dar con todo. Hay que venir a verlos“.