<
>

Tras ganar el título internacional welter de la WBA, Palmetta no descansa

El sábado 15 de agosto, dos boxeadores argentinos ganaron en el Ocean Center de Daytona Beach, Florida.

Francisco Emanuel Torres (15-3-0, 5 KO) le ganó por puntos a Cleotis Pendarvis y obtuvo el título Fedecaribe de la WBA en peso super welter.

A su vez, Alberto “Beto” Palmetta (14-1-0, 10 KO) le ganó a Tres’Ean Wiggins en el sexto asalto, cuando su esquina decidió tirar la toalla. Palmetta se alzó con el título Internacional welter WBA, vacante.

-Y ahora me tomo una semana de descanso. Simplemente, espero lo que diga mi manager, Gardner Payne: yo entreno siempre. Solamente me permito descansar luego de una pelea, al menos en boxeo, porque tengo muchas otras cosas qué hacer…

-¿Por ejemplo?

-Primero, porque voy a estudiar inglés todos los días. Segundo porque además, estoy lanzando una capacitación metodológica que se llama “Boxeo Inteligente”, junto a mi preparador físico, Iván Fernández. Se trata de mejorar detalles del boxeo en general. Por eso también lo mencionamos como “Una filosofía de vida aplicada al Deporte”. No solamente soy boxeador, porque aprobé mi curso de Director Técnico en la Federación Argentina y también me recibí de Preparador Físico. Me gusta el boxeo, me encanta. Y aunque tengo muchísimo por hacer todavía, a los 30, sé que en algún momento esto se terminará y quiero seguir ligado a este hermoso deporte de una forma u otra. Y, enseñar, para mí, es hermoso. Por eso estos cursos que empiezan justamente en estos días y que obviamente, serán por Zoom para quien se inscriba. Cuando tengamos los anotados, vamos a comenzar a ordenarnos mejor con los tiempos y los días. Mi Instagram es @beto_palmetta y voy inscribiendo a los que lo deseen…

Palmetta fue representante olímpico en Rio 2016 y cuando se realizaron los Juegos Olímpicos de la Juventud, fue elegido como “Atleta Modelo”. Llegó a los Estados Unidos el 16 de junio de 2018 y un 16 de agosto de ese mismo año hizo su primera pelea. Ahora totaliza ya 6 peleas en los Estados Unidos. Vive en West Palm Beach, y son vecinos con Emanuel Torres, el otro argentino ganador. También está en la lista Marcos Escudero, quien iba ganándole a Joseph George hasta que una mano salida de la nada lo puso nocaut. Todos trabajan para Payne Boxing.

-Me entrena Charles Mooney, que trabajó con Ray Leonard en los Juegos de Montreal (1976) pero ahora, con este tema de la pandemia, decidió quedarse en casa por lo que me atendió Luis “Chiro” Pérez.

Su victoria del sábado le da la oportunidad de avanzar en los rankings. Sin contar que, además, las peleas fueron parte de la “Payne Boxing Series”, liderada por su manager y en la que también fue promotora la ex campeona mundial Christy Martin.

-El balance es muy positivo en todo sentido. Primero porque es un título que te posiciona mejor en la Asociación Mundial. Y además porque noté que tuve progresos. Me puse muy contento cuando me llamó un gran campeón como Marcelo Domínguez y me dijo: “Tenía un par de correcciones para marcarte, pero cuando vi tu pelea me di cuenta de que ya no hacían falta”. Eso es muy bueno para mí. Trabajé muy bien con los uppercuts. Le fui pegando a los flancos, para abrirle la guardia, y luego lo conecté por adentro. Asi cayó, por cierto.

-Algunos cuestionan los títulos llamados regionales.

-Y… todo da para todo. Cuando Jeremías Ponce ganó su campeonato mundial IBO, no faltaron quienes dijeron que es un “título menor”, pero creo que los títulos están para ganarlos. Lo de Ponce fue muy bueno, en un momento en que no teníamos campeones. Y en el caso de mi cinturón, me sirve también para ganar algo más de dinero y como dije, subir en el ranking.

Estuvo ligado a Sampson Lewkowicz, hasta que se separaron en muy buenos términos. Afirma que decidió irse de Argentina para mejorar y afirmarse internacionalmente. Y cuenta que, además, debió ganarle al Corona Virus…

-Caí en la última semana de junio. Mi manager vino a decirme que la pelea próxima, fijada para el 18 de julio, se había postergado para el 15 de agosto. Eso fue un lunes y el martes me desperté con fiebre alta y dolores tremendos del cuerpo: hasta perdí un poco de movilidad. Cuando supe que era positivo, obviamente me dediqué a descansar. Ya para la segunda semana estaba mejor y por fin, en la tercera semana estuve recuperado. Y luego vinieron los entrenamientos y aquí estoy. Siempre me cuidé, utilizando barbijo, lavándome las manos, cuidando los detalles, pero igual pasó. Así que primero le gané al virus y luego a mi rival, je. Aunque hablando en serio, porque este es un tema muy serio, hay que cuidarse mucho.

Como ocurre en el boxeo y en la vida, el momento más peligroso es cuando hay exceso de confianza y vienen los descuidos. Palmetta lo sabe y lo vivió en carne propia.

-Siempre hay que estar alerta y en actividad. En tiempos normales, me levanto temprano, voy de 9 y media a once y media de la mañana al gimnasio para hacer boxeo por dos horas… Luego entro a la escuela a estudiar inglés, entre las 11.30 y por dos horas y pico me dedico al idioma. A las 14 y a las seis de la tarde, retorno al gimnasio para la parte física. Ahora los tiempos están más acotados, a pesar de que aquí, en Florida las exigencias no son tantas. Pero como ya dije, me mantengo ocupado y ante todo, bien entrenado. En el boxeo de hoy hay que tener la guardia siempre alta y trabajar mucho. Tengo la gran posibilidad de hacer lo que quiero y lo disfruto mucho. Y ya tengo un título. ¿Qué más puedo pedir?