<
>

Jeremías Ponce viajó para enfrentar a Lewis Ritson en Newcastle

Este sábado 12 de junio en la Vertu Motors Arena de New Castle, Inglaterra, el argentino Jeremías Ponce se encontrará ante un gran desafío. Deberá enfrentar al ídolo local, Lewis Ritson, en una pelea clasificatoria para la Federación Internacional de Boxeo (FIB) en la división super ligero.

El actual campeón unificado es Josh Taylor, de Escocia, luego de imponerse a José Ramírez. Ritson, que suma 21 peleas ganadas con 12 nocauts y una derrota, es llamado “Sandman” y es el ídolo de su tierra. Seguidor del Newcastle, convoca multitudes y él les ofrece un estilo de pelea abierto y aguerrido.

Ponce, su por su parte, logró el campeonato IBO (Internacional Boxing Organisation) en Berlín ante Rico Muller y subirá al ring con una campaña invicta en 27 peleas todas ganadas, 17 de ellas antes del límite.

Jeremías, oriundo de Mármol, provincia de Buenos Aires, es pupilo de Alberto Zacarías, un apellido que es marca registra para el boxeo argentino. Su padre, Don Santos, llevó al campeonato mundial a dos pugilistas que formó desde el primer minuto en el gimnasio: Sergio Víctor Palma (campeón supergallo WBA) y Juan Martín Coggi (tres veces campeón super ligero WBA). Aunque Alberto no pudo viajar por razones de salud, su hijo Patricio, que lleva más de quince años trabajando en el boxeo, será el encargado de dirigir a Ponce.

Frente a Muller efectuó una gran pelea y terminó ganando por puntos en Berlín, el 14 de septiembre de 2019, combate que transmitió Espn Knock Out. Otra vez de visitante, Ponce sabe que está ante un rival tal vez desprolijo, pero aguerrido y que contará con todo el apoyo local.

De hecho, Ritson fue favorecido cuando enfrentó al mexicano Miguel “Títere” Vázquez por el título Inter Continental el 17 de octubre de 2020. Un jurado lo vio ganador al mexicano 116-113, mientras que los dos restantes se inclinaron por “Sandman”. Lo curioso fue que mientras uno le dio solamente 2 puntos, 115-113, el restante le dio ¡Seis puntos!, 117-111, lo que generó una avalancha de críticas.

Las autoridades para el sábado ya están designadas. El árbitro será Steve Gray. Los jurados, el inglés Howard Foster, el alemán Holger Weimann, y el italiano Matteo Montella, propuesto por la empresa alemana Universum, que representa al boxeador argentino.

Los dos estuvieron dentro de la categoria, que tiene un limite de 63,500 kilogramos. El ganador de esta pelea deberá medirse con el puertorriqueño Subriel Matías, quien superó a Batyrzhan Jukembayeb el 23 de mayo, cuando su esquina decidió retirarlo del ring. Subriel suma 18 peleas, de las que ganó 17, todas antes del límite con una sola derrota. Es un rival durísimo y peligroso por su tremenda pegada. De esta manera quedó clasificado segundo en el ranking de la Federación Internacional.

Pero eso vendrá luego, cuando –tal vez- el que quede como ganador de Ponce-Ritson se mida con Matías por la corona IBF, ya que son muchos los que suponen que Josh Taylor estaría por dejar vacante esa corona.

Ahora el tema es lo que ocurra este sabado en una pelea que obligará a Ponce a tener todas “las luces prendidas”, como se decía antes, y pueda presionar lo suficiente a un boxeador agresivo, pero también desprolijo, como quedó dicho, que peleará en su casa. Una presión también para Ritson, pues deberá aprobar el examen delante de quienes ya lo ven como ganador.

Y, como se sabe, esto es boxeo.