<
>

Los Ferrari fueron los más rápidos en Zandvoort, donde Max Verstappen es local

Red Bull no lució frente las gradas llenas del circuito para ver los entrenamientos de la F1 y sobre todo a Max Verstappen, el héroe local

Ferrari dio el relevo a Mercedes en la segunda sesión de entrenamientos libres del Gran Premio de los Países Bajos de Fórmula 1, con el monegasco Charles Leclerc en primera posición (1:12.345) y el español Carlos Sainz segundo a solo cuatro milésimas.

Si la mañana había sido dominada por los Mercedes de los británicos George Russell y Lewis Hamilton, la tarde fue para los bólidos italianos.

Minutos después de que se confirmara el fichaje del australiano Oscar Piastri por McLaren para 2023, con un cuarto de hora de retraso sobre el horario previsto, volvió la acción a la pista de Zandvoort, con el héroe local, el neerlandés Max Verstappen, en pista.

El líder del Mundial apenas había podido rodar diez minutos en los primeros libres, en los que un problema con la caja de cambios le obligó a dejar su coche en la pista y a quedarse el resto de la sesión en el garaje.

Con Max Verstappen buscando sensaciones, el español Carlos Sainz no tardó en ponerse primero en la tabla de tiempos (1:13.412), aunque lejos del 1:12.845 que le había dado la tercera plaza en el entrenamiento matinal y que pronto mejoró (1:12.349).

Red Bull se centró en la puesta a punto del monoplaza del neerlandés en el box cuando la sesión se acercaba al ecuador, con el vigente campeón en la quinta posición provisional.

Delante de sus aficionados, no acabó de encontrarse cómodo Max Verstappen, que concluyó en la octava plaza y tampoco para su compañero de equipo, el mexicano Sergio 'Checo' Pérez, duodécimo.

Una excursión del japonés Yuki Tsunoda a la grava a falta de doce minutos provocó la bandera roja y la actividad regresó cuando quedaban cuatro, pero nada cambió en la zona alta de la clasificación, con el británico Lewis Hamilton (Mercedes) en el tercer puesto y el español Fernando Alonso (Alpine), séptimo.