<
>

Lluvia y el auto rojo de Leclerc, las constantes en Monza

El monegasco Charles Leclerc (Ferrari) lideró también los Libres 2 del Gran Premio de Italia, tras hacer lo propio en la primera sesión de la jornada, en unos entrenamientos en los que volvió a aparecer la lluvia, pero esta vez fue tras 20 minutos en los que los equipos aprovecharon para probar las gomas de seco.

Conscientes de la previsión meteorológica, los pilotos salieron en fila para coger impresiones de una pista seca que casi no pudieron probar por la mañana. Menos el británico Lando Norris (McLaren), que tan solo pudo dar una vuelta de instalación antes de volver al box por problemas en su monoplaza.

Racing Point, equipo en el que pilota el mexicano Sergio Pérez, no tuvo un buen día y colocó a sus pilotos 15to, Lance Stroll, y 16to, Checo, aunque hay confianza en que se mejorará lo suficiente para pelear por la Q3.

El finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) fue el que más vueltas (10) realizó con el neumático blando en la primera tanda, probando la duración y rendimiento de la goma para la carrera. Aunque tan solo una más que pilotos como su compañero de equipo, el británico Lewis Hamilton, o los de Ferrari.

La lluvia paró la actividad en pista durante unos minutos, pero ésta fue fina y los equipos aprovecharon para rodar con la pista húmeda ya que, como avisaron al francés Pierre Gasly (Toro Rosso) por la radio, estas son condiciones que se esperan para la carrera del domingo.

En esta segunda mitad de los Libres 2, nadie pudo batir el tiempo de Leclerc (1:20:978) y tan solo Hamilton se le acercó a 68 milésimas, firmando un gran tercer sector formado por dos rectas y la Parabólica -curva rápida-. El resto de pilotos aprovecharon para hacer simulación de carrera.

McLaren pudo solucionar los problemas en el monoplaza de Norris y el británico logró completar 16 vueltas, mientras que su compañero de equipo, el español Carlos Sainz, volvió a la realidad, tras finalizar segundo en los Libres 1 y finalizó 12º en una zona media que se vuelve a atisbar muy apretada.