<
>

Récord de asistencia, F1esta y mucho color en el GP de México

MÉXICO -- El Gran Premio de México se convirtió por quinto año consecutivo en una fiesta. Desde el día uno hasta la culminación de la carrera con la victoria de Lewis Hamilton y un magnífico séptimo lugar para Sergio Pérez, la afición mexicana demostró por qué la organización ganó el reconocimiento como el mejor GP durante sus primeras cuatro ediciones.

Todas las zonas del Autódromo Hermanos Rodríguez se volcaron de pasión y expectativa ante una posible coronación de Lewis Hamilton como campeón mundial, el sexto de su carrera.

Entre máscaras, disfraces y banderas gigantes fue como la zona del Foro Sol demostró ser la que más hace vibrar el lugar, no por nada Sergio Pérez y Daniel Ricciardo detuvieron su marcha en el desfile de pilotos y se entregaron a los presentes, los cuales ovacionaron al australiano y al mexicano.

Este año no fue la excepción para mostrar las tradiciones nacionales al mundo. Representantes de Oaxaca realizaron una pequeña Guelaguetza en la zona del Foro Sol y en medio de baile, pirotecnia y música lograron un momento emotivo entre los asistentes.

La carrera fue perfecta para ‘Checo’ Pérez. Ante la inferioridad que tienen las escuderías por pelear un lugar en podio con Ferrari, Red Bull y Mercedes, el de Racing Point corrió de gran forma y aguantó hasta el final la presión de Ricciardo.

Con la victoria de Hamilton y completando el podio Sebastian Vettel y Valtteri Bottas, el escenario del podio no defraudó. Una plataforma ascendió junto al bólido del inglés, quien montado y con una sonrisa celebró ante los asistentes un nuevo triunfo y se acerca más al título mundial.

Aunque el punto negativo lo puso la botarga ‘Marioachi’ al subir mientras celebraban los pilotos, todo quedó olvidado para los asistentes cuando salió DJ Tiësto, quien por una hora, y acompañado de juegos pirotécnicos, puso a bailar a sus seguidores.

México cierra la quinta edición con una asistencia récord de 346 mil personas y con tres años más asegurados los organizadores tendrán que buscar algo para asombrar nuevamente al mundo entero.