<
>

Diferencia tus estiramientos musculares

ESPN Run

Evitados con excusas por muchos corredores, y hasta odiados por otros, los estiramientos musculares son de suma utilidad a la hora de evitar lesiones y mejorar el rendimiento deportivo. Sucede que al exigir nuestra musculatura, con el correr del tiempo las fibras se van acortando y esto repercute directamente sobre nuestra flexibilidad y de esta manera nuestros movimientos al correr se ven limitados. Pero está claro que no todos los ejercicios de estiramientos musculares son iguales, y en líneas generales podemos dividirlos en dos grupos: los dinámicos, indicados para la fase de calentamiento previo, y los estáticos, que son los que debemos hacer luego de entrenar o competir.

Pero, ¿en qué consisten cada uno de ellos? Vamos por partes. Los estiramientos dinámicos son aquellos que se realizan de manera activa por medio de movimientos suaves y controlados para elongar las fibras musculares, que va aumentando de manera gradual y progresiva, preparando al músculo para la actividad física, a diferencia de los estiramientos estáticos que por el contrario provocan una respuesta inhibitoria.

En otras palabras, los movimientos cuidadosos controlados en el estiramiento dinámico calientan los músculos de forma más eficaz y los preparan para la actividad por adelantado, lo que consigue mejorar cómo se realiza el ejercicio y reducir el riesgo de lesión. Es decir, los estiramientos dinámicos preparan a los músculos además de las estructuras pasivas del cuerpo (tendones, ligamentos, cartílagos, etc.) para las exigencias del entrenamiento. También mejora la coordinación inter e intramuscular y aumenta el flujo sanguíneo en los músculos, lo que sube su temperatura.

Por su parte, los estiramientos estáticos consisten realizar movimientos que provocan tensiones hasta el límite de lo confortable, estirando el músculo en reposo hasta una determinada posición y manteniendo la postura durante unos 15 a 30 segundos. En este tipo de estiramientos no existe un trabajo por parte de la musculatura agonista por lo que el gasto energético es mucho menor que en los estiramientos dinámicos. Además, al tratarse de movimientos lentos y en reposo, se logra obtener una mejor relajación muscular, aumentando la circulación sanguínea y reduciendo la sensación de dolor. Es por eso que este tiempo de ejercicios son indicados para realizar después del entrenamiento.

En síntesis, son muchos los entrenadores que consideran que los estiramientos dinámicos deberían ser una parte integral de tu rutina de calentamiento, debido a que son una parte particularmente clave para preparar al cuerpo para un entrenamiento intenso o de un movimiento rápido y explosivo que requiera flexibilidad. Además, la gran ventaja del estiramiento dinámico es que trabaja suavemente los músculos hasta su máximo rango de movimiento, en lugar de aguantar en el máximo rango durante un periodo de tiempo muy largo como ocurre con los estáticos. Eso sí, como regla de oro deberías estirar hasta sintiendo que tus fibras musculares se estiran, pero nunca debería causarte dolor.

¿Cuánto tiempo le dedicas a estirar?