<
>

Entrena y evita los resfriados

ESPN Run

En cada temporada invernal, cuando las temperaturas bajan, nuestro organismo se vuelve mucho más vulnerable a contraer resfríos, lo que además de causarnos malestares nos dejará sin entrenar por varios días. Para evitar esto es clave tomar algunas medidas de precaución que te ayudarán a mantener tus defensas fuertes y poder enfrentar el invierno sin dejar de moverte. Lo primero que debes hacer es cuidar tu alimentación, ya que en las épocas frías del año las vitaminas y minerales son fundamentales para que tu sistema inmunológico mantenga todo su potencial, y de esta forma evites contagiarte de los tan comunes resfriados.

Una alimentación variada debe incluir una buena cantidad y variedad de vegetales entre los que se destaquen las verduras de hoja (acelga, espinaca, apio, lechugas, berro, rúcula, perejil, repollos o coles, kale, etc) y las frutas, especialmente las ricas en vitaminas C: kiwi y cítricos como las naranjas, mandarinas, pomelos o toronjas, limones, etc. Tampoco olvides los lácteos y las carnes magras. Y eso si: en estos momentos mejor olvida las dietas hipocalóricas. Sucede ante la desesperación por bajar de peso, tanto hombres como mujeres se someten a dietas que son extremadamente bajas en calorías, que terminan alterando el sistema inmunológico y los dejan sin energía para defenderse ante las enfermedades.

Otro punto importante es el de la higiene. Aunque por estos días abunda la información al respecto, nunca está de más remarcar la importancia de lavarse las manos con más frecuencia, ya que esta es la forma más eficaz de prevenir enfermedades, inclusive los resfriados comunes y corrientes. Evita tocar tu cara con las manos sucias y cuando estés en lugares como el transporte público, shoppings u otros establecimientos donde circula mucha gente usa alcohol en gel para limpiar tus manos. Una de las principales causas de contagio se da por llevar las manos cargadas de virus y bacterias a los ojos y la boca.

Respecto a la indumentaria, abrígate de forma acorde a las circunstancias climáticas, utilizando la técnica de vestimentas "por capas". Esta consiste en utilizar dos, tres o más prendas delgadas una encima de la otra, en lugar de usar sólo una o dos más gruesas. De esta forma el calor corporal se mantendrá atrapado entre esas capas, y por otro lado la humedad producida por el sudor también estará lejos de tu piel. Usa un buen par de medias, y si es necesario también recurre guantes y gorros ya que los pies, las manos y la cabeza son las partes del cuerpo por donde perdemos más temperatura. También utiliza cuellos tipo "buff" para cubrir tus vías respiratorias. Esto no sólo te protegerá del frío sino también de la propagación de virus y bacterias.

Por último, si presentas algunos síntomas de resfriado como congestión, decaimiento o fiebre abandona tu entrenamiento y permanece en reposo. Una vez que estés listo para volver a correr retoma el plan de entrenamiento donde lo dejaste.

¿Qué medidas tomás a la hora de entrenar con temperaturas bajas?