<
>

Fuente: NFLPA advierte que jugadores podrìan someterse a pruebas por COVID-19 cada tres días

play
Cómo afecta a los Cowboys el positivo de coronavirus de Ezekiel Elliott (2:06)

Carlos Nava nos da los detalles con respecto al contagio de Elliott y otros jugadores de los Dallas Cowboys. (2:06)

Miles de pruebas y miles de dólares perdidos.

Esos fueron los temas que destacaron en la teleconferencia de la NFLPA con agentes de jugadores en la que se delinearon las implicaciones de seguridad y económicas de la pandemia por el coronavirus, al tiempo que la NFL se prepara para la temporada 2020.

En la junta, que incluyó al director ejecutivo DeMaurice Smith, al presidente J.C. Tretter y al director médico Thom Mayer, el sindicato dijo que los jugadores podrían someterse a la prueba del COVID-19 cada tres días y ser aislados si salen positivos, de acuerdo a una fuente que participó en la teleconferencia.

El sindicato dijo que trabaja con la NFL en los protocolos para el regreso al trabajo para los jugadores y cuando discutieron las implicaciones en el tope salarial, se le dijo a los agentes que la liga podría perder alrededor de $3 mil millones totales en ganancias si los equipos juegan en estadios vacios en 2020.

Varios directivos de la liga señalaron a ESPN que esperan que los equipos se reporten a los campamentos de entrenamiento a finales de julio, como está planeado, pero que un periodo extendido de pruebas y actividades de acondicionamiento físico podría remplazar a los dos primeros juegos de la pretemporada.

Poner a los jugadores en cuarentena antes de que salten al campo es un tema que se ha discutido. Adelantar el campamento de entrenamiento también se ha discutido, pero la mayoría de directivos estuvieron de acuerdo en que los jugadores no tomarían esa opción con poco incentivo por estar más expuestos al virus.

Las fuentes señalaron que no se delinearon planes definitivos el lunes y que la junta se trató más de una revisión amplia de la situación actual y que varias preguntas siguen sin ser resueltas.

El nuevo acuerdo colectivo de trabajo tiene una cláusula de fuerza mayor que libera a ambas partes de responsabilidad en caso de un evento extraordinario como una pandemia.

Eso significa que la NFL y la NFLPA pueden negociar cómo mitigar las pérdidas del tope salarial en 2021.

En 2021, los jugadores tienen programado recibir el 48 por ciento de las ganancias. Ese porcentaje aumentará a 48.5 por ciento cuando la liga decida extender la temporada regular a 17 juegos, lo que puede hacer entre 2021 y 2023. Si los jugadores tienen una pérdida programada de $1.44 miles de millones en el tope salarial en 2021 o $45 millones por equipo, la liga y el sindicato pueden decidir pedir un prestámo a futuro, de años más fructíferos para corregir las pérdidas económicas.

Se esperan que el formato de 17 juegos, nuevos contratos de televisión y dinero de apuestas eleven el nivel del tope salarial dramáticamente la próxima década.

Sin embargo, ambas partes aún no han comenzado a negociar esos puntos.

En la teleconferencia, el sindicato recalcó la postura pública de Smith de que el futbol americano debe adaptarse al virus y no a la inversa.

“El sindicato y la liga han trabajado bien juntos al intentar resolver la forma en que hagamos negocio en medio de una pandemia global”, dijo Smith en una entrevista el pasado viernes. “Hemos trabajado bien intentando tener protocolos que, pensamos, funcionarán, pero, la premisa fundamental es que vamos a intentar encontrar una forma de adaptarnos al coronavirus y no que el virus se adapte al futbol americano y eso es lo que va a necesitar mucho trabajo, pero ambas partes hemos trabajado bien juntas y así seguiremo