<
>

Aaron Rodgers aportó a la eliminación de los Packers al desperdiciar la oportunidad de inspirarlos: Repetición Instantánea NFL

play
Aaron Rodgers y su ausencia de carácter a la Hora Cero (1:44)

La frustración de Aaron Rodgers por perder otra Final de la NFC es comprensible, pero el quarterback de los Packers debe analizar, con autocrítica, el papel que jugó en la derrota ante Tampa Bay. (1:44)

El deseo por ganar se manifiesta de distintas formas en la NFL y más allá de los errores estratégicos y de ejecución que provocaron la derrota de los Green Bay Packers en otro Juego de Campeonato de la NFC, esa hambre por ganar no se le vio a Aaron Rodgers.

Esto no quiere decir que el quarterback de los Packers y más fuerte candidato a ganar el premio como Jugador Más Valioso de la NFL haya jugado sin motivación y deseo de triunfo, de hecho, los días previos se le notaba animado y confiado en que aprovecharía la primera Final de la NFC que tenía oportunidad de jugar en Lambeau Field, pero en el transcurso del duelo ante los Tampa Bay Buccaneers, ese ánimo fue a la baja hasta abandonar por completo a Rodgers.

La imagen de Rodgers sentado en la banca con el cubrebocas puesto y la mirada perdida es reflejo del jugador que dejó pasar una clara oportunidad de, al menos, demostrar a su equipo y afición que lo dejaría todo en el campo por la oportunidad de volver a un Super Bowl.

Con los Buccaneers arriba 31-23 con 2:15 por jugar en el cuarto periodo y luego de que llevó a su ofensiva hasta la yarda 8 de Tampa Bay, Rodgers lanzó dos pases incompletos y enfrentó tercera y gol en situación obvia de pase, con la defensiva enfocada en defender algún envío a la zona final.

La jugada se desarrolló de tal forma, que la defensiva de los Bucs, en su intento por presionar al quarterback de los Packers y cubrir a sus receptores, dejó libre un amplio espacio por el lado derecho del campo que, simplemente, Rodgers no vio o ignoró y prefirió lanzar un pase a Davante Adams al centro del campo en la zona final, a pesar de que el receptor estaba marcado por dos defensivos.

Resulta aún incomprensible cómo un quarterback de la talla y experiencia de Rodgers no aprovechó una oportunidad que pocas veces se presenta en momentos de definición y menos en Playoffs.

Esa acción que Rodgers no aprovechó, hace recordar una jugada en la que el protagonista dejó en claro que estaba dispuesto a alcanzar la gloria luego de vrios intentos fallidos por ganar el Super Bowl.

Hace 23 años, en el marco del Super Bowl XXXII entre los Denver Broncos y los Packers, John Elway dejó en claro que luego de perder tres juegos por el Trofeo Vince Lombardi y otras derrotas más en Playoffs, no estaba dispuesto a volver a experimentar una derrota.

Con el marcador empatado 17-17 y 2:16 por jugar en el tercer cuarto, los Broncos llegaron hasta la yarda 12 de Green Bay y enfrentaron una tercera oportunidad y seis. En una jugada de pase, Elway tomó el centro, dio unos pasos hacia atrás y no encontró a quien lanzar el ovoide, entonces, vio un espacio por el lado derecho de la formación.

Elway tenía 37 años, la misma edad de Rodgers actualmente, y aunque sus mejores días como corredor al escapar de la presión ya habían quedado atrás, decidió correr. Tres defensivos de los Packers se apresuraron a taclearlo y al chocar con él, hicieron que Elway girara en el aire como hélice.

Cuando cayó al piso, Elway había ganado ocho yardas, pero lo más importante, inspiró a todo un equipo a conseguir una victoria que no resultó sencilla. La acción de Elway es considerada una de las jugadas más importantes en la historia de los Broncos.

De esa magnitud podría considerarse la decisión, omisión o falta de capacidad de Rodgers de no ver ese amplio espacio que pudo haber cambiado el rumbo de su propia historia y la de los Packers en la actual campaña.

Tras el pase comprometido a Adams, el coach de los Packers, Matt LaFleur, decidió ir por el gol de campo que sólo sirvió para acercarse a cinco puntos de los Buccaneers, porque Tom Brady no volvió a prestarle el balón a Rodgers.

Quizá Rodgers no hubiera llegado a la zona final. Ocho yardas parecen poco, pero en la NFL, es un mundo de distancia, pero pudo quedar muy cerca de las diagonales y así hubiera convencido a LaFleur de jugársela en cuarta en una situación más sencilla, con un equipo inspirado y determinado a ganar para llevar a su líder de regreso al Super Bowl luego de 10 años de ausencia y nueve eliminaciones en Playoffs, tres de ellas en la Final de la NFC.

Rodgers no es un jugador que asimile adecuadamente las derrotas. Su semblante en los segundos finales del duelo ante Tampa Bay, su frío saludo después del partido con Tom Brady y sus declaraciones tras el duelo así lo demuestran y en otras ocasiones ha mostrado esa misma actitud.

Rodgers simplemente dejó pasar la oportunidad de demostrar que haría lo que fuera necesario para volver a disputar un Super Bowl. La realidad es que también fue responsable de que los Packers se murieran al final de nada ante los Buccaneers.