<
>

Derek Carr y Joe Burrow debutan en Playoffs con pesadas cargas históricas de Raiders y Bengals en hombros

play
Las claves en los imperdibles de la ronda de Comodines (3:30)

Historia y juegos al límite se esperan para el fin de semana de NFL. (3:30)

Las Vegas Raiders y los Cincinnati Bengals no sólo buscan avanzar en Postemporada. Ambos necesitan una victoria que ponga fin a prolongadas sequias en Playoffs y el peso de la histórica responsabilidad recae en los hombros de dos quarterbacks debutantes en esta instancia, Derek Carr y Joe Burrow.

Carr, quien está en su octava campaña en la NFL, tiene la misión de darle a los Raiders su primera victoria en Postemporada desde que ganaron el Juego de Campeonato de la AFC de la campaña 2002, mientras que Burrow, en su segundo año, busca darle a los Bengals su primer triunfo en Playoffs en 31 años y poner fin a la sequía activa más larga en la NFL.

La historia no saltará al campo del Paul Brown Stadium este sábado, cuando Raiders y Bengals se midan en el primer juego de la Ronda de Comodines, pero la presión de sacar a sus equipos de la mediocridad podría influir en la mentalidad de dos pasadores que no han experimentado la tensión de un juego de vida o muerte.

En términos sencillos, el duelo entre Raiders y Bengals es el primero en la historia de la NFL entre equipos con al menos 18 años cada uno sin ganar en Playoffs.

Carr, quien no pudo jugar con los Raiders en la Ronda de Comodines de 2016 tras sufrir una fractura en el pie en el último juego de la campaña regular, se convertirá en el tercer quarterback con más juegos como titular (127) en temporada regular antes de su primera aparición en Postemporada desde 1950, detrás de Fran Tarkenton (165) y John Brodie (133).

Para eliminar el factor mental que podría provocar la historia negativa en Playoffs en su quarterback, la clave para los Bengals será proteger a Burrow, quien fue el pasador que más capturas sufrió en temporada regular con 51, justo un aspecto en el que los Raiders destacan a la defensiva.

Si algo hacen bien los de negro y plata con su línea defensiva es presionar al quarterback rival con Maxx Crosby como principal arma. El ala fue líder de la NFL en presiones con 68, pese a que los Raiders tuvieron el segundo porcentaje más bajo (12.5) de paquetes de carga en las últimas 10 temporadas, de acuerdo a ESPN Stats & Information.

Lo más importante, cuando Crosby penetró la bolsa de protección, los quarterbacks rivales sólo completaron el 37.7 de sus envíos.

A su vez, Carr tendrá en Hunter Renfrow a su mejor aliado para hacer caminar a su ataque y enfilar a los Raiders a su primera victoria en Postemporada en 19 años.

Carr completó el 80 por ciento de sus envíos a Renfrow en la temporada regular y desde la Semana 12, cuando el ala cerrada y su principal blanco Darren Waller quedó fuera de acción por lesión, esa cifra aumentó al 87 por ciento.

Así como los Bengals deberán tener vigilado a Crosby cuando tengan el balón, los Raiders también deberán proteger a Carr de un arma subestimada de los felinos, Trey Hendrickson, quien tuvo al menos una captura en 12 juegos en la actual temporada y terminó cuarto en presiones a los pasadores rivales (54), quienes completaron el 39.5 por ciento de sus pases cuando Hendrickson los incomodó.

Son varios los factores que influyen en el desarrollo de cualquier juego, pero en Postemporada, cualquier error o acierto pueden dar rumbo a un partido y con quarterbacks que no han lidiado con la presión de un duelo de vida o muerte, las defensivas de Raiders y Bengals se frotan las manos para incomodar a Carr y a Burrow.