<
>

Nahitan Nández: "Jugar en la Bombonera fue más lindo que jugar un Mundial"

play
Nández y La Bombonera: "Jugar ahí es lo más lindo que me pasó" (1:17)

El uruguayo y la mística del estadio de Boca en un mano a mano imperdible con ESPN. (1:17)

“Se me eriza la piel porque son momentos que nunca voy a olvidar, jugar en la Bombonera hasta ahora fue lo más lindo que me pasó como experiencia en el fútbol, he tenido la suerte de jugar una Copa América y un Mundial, pero jugar en esa cancha, con esa gente, trasmite algo muy difícil de explicarlo con palabras”, confesó Nahitan Nández en charla con ESPN.

A la hora de elegir un partido con la camiseta xeneize, no tiene ninguna duda: “El primer partido en la Bombonera. Guillermo (Barros Schelotto) me puso los últimos minutos y justo el ‘Pipa’ (Benedeto) me da el pase atrás y hago el gol con Godoy Cruz. Fue un debut soñado”.

Nández debutó en Boca el 10 de septiembre del 2017 ante Lanús, marcó su primer gol en la Bombonera el 17 de ese mes ante Godoy Cruz y jugó su último encuentro el 31 de julio en el 2019 ante Paranaense por la Libertadores. “Uno siempre tiene sueños y como jugador de fútbol sueña en grande, pero de ahí a que te pasen y vivirlo es algo muy especial, lo disfruté al máximo”.

El volante uruguayo, que convirtió seis goles con la azul y oro, recordó que fue una apuesta muy grande el llegar al club argentino: “En mi puesto estaban Fernando Gago, Pablo Pérez, Wilmar Barrios, Sebastián Perez; habían jugadores importantes. Con el tiempo y con el laburo uno la pelea y se pone a la par de los demás”.

En Boca cosechó varias amistades: Pablo Pérez, el Pipa Benedetto y Paolo Goltz, entre otros. Con éstos dos últimos aún mantiene contacto (‘Con el Pipa siempre nos hablamos’) e incluso en alguna oportunidad los llevó a pescar a Punta del Este.

“Fue un paso muy lindo porque pasé momentos maravillosos, más allá de resultados en lo deportivo, en lo personal fue una experiencia muy linda”, remarcó Nández, quien también recordó la final de la Libertadores 2018 perdida en Madrid:

“Yo disfruté mucho hasta el último momento. La final aquella también, esa época de la Libertadores fue muy linda, ir pasando las fases contra equipos muy difíciles, aprovechamos para hacer un grupo maravilloso”.

Con respecto a cómo se vivió esa serie ante River comentó: “Lo vivimos con mucha satisfacción porque la gente te lo hace vivir así, desde que se supo que íbamos a jugar con River fue una locura. Se hizo larguísimo”, dijo.

El campeón terminó definiéndose el nueve de diciembre, e incluso el partido de ida del 11 de noviembre había sido postergado 24 horas por las intensas lluvias: “Nunca había llovido tanto como ese día, nunca había visto algo igual. Fue una locura, nos avisaron sobre la hora que se había suspendido, seguimos concentrados y luego pasó todo lo que pasó”, concluyó.