<
>

¿Rossi o Javi García? Dos arqueros en la mira para el Boca que viene

play
Marcos Díaz no sigue en Boca. ¿Vuelve un arquero que fue campeón? (0:48)

El puesto para ser la alternativa de Andrada queda vacante y desde la dirigencia del Xeneize pensaron en alguien que celebró con el club. (0:48)

La salida de Marcos Díaz de Boca abre un interrogante sobre los arqueros de Boca de cara a lo que viene. Por el momento, Esteban Andrada sigue en el club, aunque se sabe que el 1 de la Selección podría emigrar a Europa, ya que está en el radar de varios clubes del Viejo Continente.

La pregunta es: tras la despedida del ex Huracán, ¿qué arquero podría llegar al xeneize? En principio sería para ser suplente, pero ante una eventual venta de Andrada, Boca necesitará un refuerzo de jerarquía. Marcos Díaz lo era. Apareció en toda su dimensión cuando Andrada se lesionó, a comienzos de este año, y fue clave para que Boca ganara puntos importantes con los que luego sería campeón.

Hay dos nombres que hoy suenan firmes para el arco xeneize. Y los dos son de caras conocidas en el club. Uno es Agustín Rossi. El arquero pertenece a Boca y se encuentra a préstamo en Lanús. Pero el 30 de junio se vence su contrato y deberá regresar al xeneize. El otro, es Javier García, hombre surgido de la cantera de Boca, que en la actualidad es suplente de Gastón Arias en Racing Club.

Rossi se fue de Boca en febrero de 2019. Había debutado dos años antes, el 25 de febrero de 2017, en un amistoso ante Colón. Pese a su juventud, se ganó un lugar en el arco xeneize como titular, tras relegar al Guillermo Sara y a Axel Werner. Ganó dos títulos: el campeonato de Primera División de 2016/2017 y la Superliga 2017/2018.

Pero algunas malas actuaciones en 2018, sobre todo por Copa Libertadores, generaron dudas y perdió la titularidad con la llegada de Andrada, en agosto de ese año, quien fue pedido especialmente por Guillermo Barros Schelotto. Pero una lesión del ex Lanús le permitió volver, dejando finalmente una gran imagen en la final de ida de la Libertadores ante River, con tapadas decisivas. En la vuelta, en Madrid, Andrada le ganó la pulseada.

Tras un breve paso por Antofagasta de Chile, desembarcó en Lanús. En el Granate, donde llegó en junio de 2019, se consolidó como titular: jugó 20 partidos y le marcaron 22 goles. Pero con continuidad en el arco y lejos de los ojos y de las críticas constantes que recibía en Boca, donde se lo comparaba de manera constante con Franco Armani, recuperó su nivel.

Dicen que el Udinese de Italia estaría dispuesto a ofertar por Rossi, de 24 años, 6 millones de euros. Pero el arquero no vería con malos ojos seguir en el xeneize si le garantizan continuidad. Algo que con Andrada en el club será muy difícil.

A favor: es joven, tiene futuro y volvió a mostrar las condiciones que en su momento lo llevaron a Boca. En contra: deberá mostrar que los errores del pasado, más vinculados a las presiones del momento que a sus cualidades, están superados.

Javier García es otro con pasado en Boca que está bajo la lupa. Javi, tras debutar en agosto de 2008, jugó en el xeneize 45 partidos y recibió 55 goles. Fue una de las grandes promesas de las Inferiores, pero lo cierto es que en Primera alternó buenas y malas.

El error que más lo marcó fue el de la final del triangular del Apertura 2008, ante Tigre, cuando una mala salida tras un centro fácil al área chica permitió que el Matador anotara y luego ganara el partido, aunque Boca terminó siendo campeón por diferencia de gol.

Luego, tras ser operado por una lesión en la pelvis sufrida en ese encuentro (donde fue reemplazado por Josué Ayala), nunca pudo ganarse la confianza de los técnicos para ser titular indiscutido. Finalmente, con la llegada de Julio César Falcioni, fue transferido a Tigre, donde se consolidó tras 184 partidos.

Racing, su actual club, lo contrató en 2017. En la Academia siempre fue suplente de Juan Musso y de Gabriel Arias. En Avellaneda apenas tiene 14 partidos jugados (10 goles recibidos). Pero cuando ingresó, lo hizo bien. Uno de sus mejores partidos fue en febrero, en el clásico ante Independiente, donde entró tras la expulsión de Arias y fue figura, con Racing jugando con dos hombres menos (la Academia ganó ese partido 1 a 0). Su contrato, como el de Rossi, vence el 30 de junio. A los 33 años se presenta como una opción para Boca.

A favor: conoce el club desde chico y es amigo de Juan Román Riquelme, algo que podría facilitar su regreso. Llega con madurez y una experiencia que no tenía cuando se fue de Boca. Por eso su nombre suena con fuerza. En contra: no venía con continuidad, aunque en estos momentos la pandemia puso en igualdad de condiciones a todos los futbolistas.

Los dos son arqueros con muchos reflejos, atajadores bajo los tres palos. Tal vez el punto más débil lo tengan a la hora de cortar centros, y cuando deben salir jugando con los pies. Una virtud en donde Andrada es realmente indiscutido.

Lo cierto es que el arco de Boca está en la mira de todos. El xeneize necesitará otro arquero con nivel de Selección para la etapa que viene. No será fácil encontrarlo.