<
>

Uruguay se entrenó después de un debut soñado en la Copa América

La selección de Uruguay, que debutó en la Copa América este domingo con una contundente victoria por 4-0 ante Ecuador en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, se ejercitó antes de partir a Porto Alegre, su próximo destino, sin el centrocampista Matías Vecino, que está pasando pruebas médicas.

La Celeste volvió al trabajo, apenas 13 horas después de debutar en la Copa América, en el complejo Cidade do Galo perteneciente al Atlético Mineiro de Belo Horizonte, antes de emprender el viaje por la tarde a Porto Alegre, donde se enfrentará el próximo jueves a Japón en el Arena de Gremio.

Lo hizo sin Vecino, que se fue a hacer unas pruebas médicas a un centro sanitario en Belo Horizonte después de notar unas molestias físicas durante los 80 minutos que disputó ante Ecuador hasta ser sustituido por Federico Valverde.

"Vecino tiene un dolor muscular y veremos mañana cuál es su entidad", señaló en la conferencia de prensa posterior el seleccionador uruguayo Óscar Washington Tabárez.

Los titulares del partido de ayer, que llegaron con caras de alegría y compartiendo bromas, realizaron todo el entrenamiento en el gimnasio, donde también estuvieron los porteros y los suplentes durante la primera media hora de ejercicios.

A continuación, los suplentes y los porteros saltaron al césped para hacer ejercicios de pases y definición, seguidos de un partidillo en espacio reducido.

El club 'gallo' preparó para despedir a Uruguay un obsequio, consistente en una camiseta y una gorra del conjunto, que entregó a Tabárez durante esta última sesión de la 'Celeste' en su complejo.

Uruguay, líder provisional del Grupo C con tres puntos, a expensas de que jueguen este lunes Japón y Chile en el estadio Morumbí de Sao Paulo, tendrá su próximo encuentro el jueves contra el conjunto nipón en Porto Alegre y acabará la fase de grupos contra la 'Roja' chilena, el lunes 24 en el Maracaná de Río de Janeiro.