<
>

Cuadrado, el polifuncional que puede ser clave ante Qatar

play
¿Qué cosas tiene que corregir Colombia? (1:07)

Queiroz fue claro y conciso con los errores que tuvo el conjunto cafetero en la victoria ante Argentina. (1:07)

SAO PAULO (Enviado especial) -- En la primera convocatoria del ciclo Carlos Queiroz, Juan Guillermo Cuadrado aún estaba en plena etapa de recuperación de una hiperextensión del ligamento de su rodilla izquierda que lo dejó afuera de las canchas durante largos meses. Por eso, hubo que esperar a los amistosos previos a la Copa América para el llamativo plan que tenía el entrenador con respecto a la función del mediocampista paisa.

A lo largo de su amplia trayectoria en el equipo nacional, Cuadrado se construyó una imagen de futbolista capaz de cambiar el trámite de un partido por su capacidad en el uno contra uno, su velocidad y explosión. Jugó como extremo o como volante por afuera durante todo el ciclo Pekerman y fue uno de los emblemas del ataque colombiano en los últimos tiempos. Sin embargo, la idea del nuevo técnico era otra.

En el debut en la Copa América frente a Argentina, el nacido en Necoclí jugó como interior en el esquema de 4-3-3. Él mismo declaró que es una función que desconoce pero desde la cual le puede aportar algo diferente al seleccionado. Nadie puede dudar que Cuadrado es un jugador creativo, con imaginación y habilidad necesaria tanto para encarar por afuera como para saber cuándo dar un pase justo desde el centro.

Entonces, Queiroz comprendió que ya tenía la madurez necesaria como dejar la raya y el desborde y cumplir una tarea más creativa. Por supuesto, su trabajo en Salvador de Bahía no fue perfecto y tuvo las dificultades de alguien que se está adaptando a una nueva idea, aunque sí demostró que tiene las condiciones para jugar cerca del mediocentro y unir líneas.

El cuerpo técnico decidió formar un mediocampo con despliegue, velocidad y mucho ida y vuelta. Dos futbolistas muy físicos como Mateus Uribe y Wilmar Barrios y uno más ligero como Cuadrado. El plan le salió bien porque Argentina jugó con tres hombres en línea que no rompieron esa rigidez y le dieron libertades al trío colombiano. Juan Guillermo terminó en muchas ocasiones en la posición del cinco, relevando a Barrios y actuando como lanzador. De hecho, fue uno de los que más balones tocó y uno de los que recibió pases de mayor cantidad de compañeros.

Frente a Qatar el partido puede ser similar en el sentido de que Colombia tendrá la iniciativa, pero la diferencia estará en lo trabajado que está el conjunto asiático y en la velocidad de sus hombres. Si Argentina fue muy estática, el campeón de Asia será todo lo contrario. Por eso la tarea del jugador de Juventus puede ser aún más importante.

Juan Guillermo volverá a jugar como interior derecho y desde allí deberá imponerse en el hombre a hombre como siempre y también convertirse en el "creador" del equipo en la salida. Deberá perfeccionar sus pases largos y mantener la intensidad mostrada contra Argentina en la marca. "Si no eres agresivo con un jugador tan bueno, se te hace difícil", afirmó después del choque contra la Argentina de Messi y esa es una actitud que debe volver a demostrar en Sao Paulo frente a futbolistas como Ali Almoez y Akram Afif.

Qatar no presenta un desafío como el de Argentina y el debut pero los tres puntos son tan importantes como aquellos. El aporte de Cuadrado será clave en varios sentidos y otra buena actuación le permitirá ganarse de forma definitiva un lugar poco habitual aunque muy importante en la idea de Queiroz. Juan Guillermo tiene las condiciones para brillar en el legendario Morumbí.