<
>

El partido discreto de Carrascal ante Santa Fe enfría su regreso a la titularidad en River

Jorge Carrascal jugó los 90 minutos en el empate 0-0 contra Santa Fe por Conmebol Libertadores. Enredado con la pelota, recibió críticas por su desempeño en Paraguay.

River Plate tiene plazos cortos. La alta exigencia obliga a rendir al máximo en cada oportunidad. Marcelo Gallardo le dio una más al atacante colombiano en un partido internacional frente a un rival cansado y repleto de dudas en el fondo.

Empezó como media punta detrás de Federico Girotti con pases largos que superaron con facilidad a los centrales cardenales. Sin embargo, se nubló con la pelota y equivocó el camino de ataque.

Tuvo personalidad para pedir el balón en zonas de fricción en las que lo esperaron patadas de Leonardo Pico. Apurado para el control, frenó los avances del equipo. Lo salvó la pasividad del local para generar fútbol y hacer daño en la salida.

Su partido se manchó cuando se lanzó por la izquierda. Las malas decisiones se multiplicaron. Con ventaja en velocidad para desequilibrar en el área, buscó un penal cuando la jugada pedía definición inmediata.

Las ganas están por encima de su fútbol, valorado por Gallardo. El estímulo de ser inicialista en Libertadores le pesó y ahora deberá remar de atrás para convencer en un plantel dominado por la técnica en esa posición.

Carrascal lleva la 10. Una responsabilidad que por ahora le cuesta sacar adelante.