Las sedes del Mundial: Rostov del Don

Rostov sabe lo que es recibir partidos importantes Getty Images

El mejor momento de la historia del fútbol de Rostov del Don fue hace menos de dos años. En la temporada 2015/2016, FC Rostov se coronó subcampeón de la Liga rusa, solo dos puntos por debajo del gigante CSKA Moscú. Fue lo más cerca de la gloria futbolística que estuvo una de las doce subsedes de la próxima Copa del Mundo y aún hoy se sienten los ecos de aquella campaña heroica en la capital del óblast de Rostov.

Kurban Berdyev fue el artífice del éxito. El entrenador nacido en la actual Turkmenistán llegó en 2014, cuando el equipo tenía como objetivo el mismo de siempre: salvarse del descenso. Llegaba tras doce años en Rubin Kazán, un club pequeño al que sacó campeón en dos ocasiones. Su estilo defensivo entró en sintonia muy rápido en Rostov y su línea de cinco defensores se convirtió en la marca registrada de un conjunto que enseguida se convirtió en una pesadilla para los grandes.

Con el ecuatoriano Noboa como figura, fue líder hasta la fecha 26, cuando una derrota frente al descendido FC Mordovia Saransk lo bajó de la cima. A pesar de ganar los últimos cuatro partidos, la racha de CSKA fue aún mejor y la gesta no se pudo completar con un título. Luego, ya sin Berdyev en el banco, eliminó a dos históricos como Anderlecht y Ajax en las rondas previas de la Champions League y jugó la fase de grupos, en la que finalizó tercero detrás de Atlético Madrid y Bayern Munich. Esa posición le permitió disputar la Europa League, en la que eliminó a Sparta Praga y luego se despidió en octavos ante el futuro campeón Manchester United, con un exiguo resultado global de 2-1.

En la última temporada, el equipo volvió a hacer una buena campaña, más acorde con sus metas acostumbradas y finalizó en el sexto puesto. Hoy, cuando nadie lo esperaba, Rostov del Don está en el mapa del fútbol ruso y recibirá a la Copa del Mundo con mayor "autoridad".

La ciudad fue fundada a mediados del siglo XVII como una casa de aduanas y tomó su nombre de san Demetrio de Rostov, un obispo oriundo de la antigua ciudad Rostov Veliki, ubicada en el norte del país y que no debe confundirse con la que será sede del Mundial, situada en el extremo sur de la Rusia europea. Hoy, esta metrópoli de más de un millón de habitantes se destaca por su modernidad y es tan cosmopolita como Moscú o San Petersburgo. Además, la cultura cosaca está muy presente, ya que en esta zona fue donde los cosacos se establecieron.

La primera vez que se jugó fútbol organizado en la capital del óblast de Rostov fue en 1913, cuando el club "Kruchok Lubitel Sport" (Círculo de amantes del deporte) fue incorporado a la Unión de Fútbol de toda Rusia gracias a la gestión de Eduard Kobi, un dirigente que tiempo después fue acusado de espionaje y exiliado en la República de Komi.

Junto a otras trece ciudades, Rostov del Don participó del segundo campeonato nacional, aún en tiempos de Nicolás II. El formato era de eliminación directa, por lo que solo disputó un partido, que terminó en derrota 5-1 como visitante contra el combinado de Donetsk (actual Ucrania). Tras el encuentro, las autoridades de Rostov denunciaron que los locales habían incluido a ocho jugadores que no eran de la ciudad, algo que estaba penado ya que el número máximo era seis "extranjeros". Además, se discutió el hecho de que el árbitro fuera el presidente de Donetsk. Más allá de las protestas, la eliminación no se pudo evitar.

Para 1916, el fútbol de la ciudad había evolucionado y comenzaron a organizarse torneos interurbanos. De todos modos, el primer club nació en 1925, cuando la sociedad deportiva Dínamo (establecida en 1923 en Moscú por un grupo de oficiales y miembros de la OGPU, la policía secreta) desembarcó en el sur del país. Participó del campeonato de segunda división en 1936, año de la creación de la Liga de la URSS y en 1938 jugó en la élite. Finalizó en la 18va posición entre 26 equipos y no logró mantener la categoría. Luego, jugó algunas temporadas en torneos menores hasta su desaparición en 1949. En 2008 se volvió a formar, para participar de campeonatos regionales.

El otro equipo rostovita del Don que jugó en la A soviética fue FC SKA Rostov. Fundado en 1937, debutó en segunda división en 1958 y ese mismo año ascendió a primera, donde permaneció hasta 1973. Fue subcampeón de Dínamo Kiev en 1968 y ganó la Copa de la URSS en 1981. En la temporada 81/82 se destacó como el primer representante de la ciudad en una copa internacional, tras quedar eliminado en segunda rueda de la Recopa, frente a Eintracht Frankfurt de Alemania.

FC Rostov nació en mayo de 1930, cuando un grupo de trabajadores de la fábrica de maquinaria agrícola Rostselmash se organizó y fundó el club Selmashstroy, cuyo nombre cambió a Selmash en 1936, a Traktor en 1941 y más tarde a Torpedo y Rostselmash. El actual representante de la ciudad jamás llegó a jugar en primera división durante la era soviética y recién logró el ascenso para la temporada inaugural de la nueva Liga rusa, en 1992. Un año más tarde regresó a la B, donde estuvo solo una temporada. Luego, permaneció en la A hasta 2007, cuando descendió. Su paso por la B fue fugaz y en 2008 ascendió tras una campaña brillante. Además de la histórica campaña del subcampeonato, ganó la Copa de Rusia en 2014.

El personaje más importante del fútbol de Rostov del Don es Viktor Vladimirovich Ponedelnik, el hombre que marcó el gol más importante de la historia de la Unión Soviética. En la final de la primera Euro de todos los tiempos, en 1960, Ponedelnik convirtió el tanto del triunfo sobre Yugoslavia en tiempo extra. Además, es el sexto máximo anotador de la Selección soviética, con 20 anotaciones en 29 partidos. Jugó en Rostselmash y en FC SKA y también fue entrenador de Rostselmash.

Primera entrega: Moscú
Segunda entrega: San Petersburgo
Tercera entrega: Kazan
Cuarta entrega: Sochi
Quinta entrega: Samara
Sexta entrega: Nizhni Nóvgorod