<
>

El uno por uno del subcampeón Lanús en la final de la Copa Sudamericana

Lanús fue una sombra de las actuaciones que supo realizar en esta Copa Sudamericana y su peor tarde quedó plasmada tanto en el juego colectivo como en las individualidades

Así jugaron:

Lautaro Morales: Los tres goles encajados marcan el termómetro de su actuación y, en el segundo gol un pase corto atrás de Alexis Pérez derivó en el tanto de Braian Romero.

Braian Aguirre: No pudo otorgar solidez defensiva al igual que sus compañeros en la última línea y tampoco fue una salida clara.

Guillermo Burdisso: Sufrió mucho en los mano a mano con los delanteros del 'Halcón' y tampoco pudo ser la voz de la experiencia para ordenar a los suyos.

Alexis Pérez: El colombiano sufrió la final y tuvo el desafortunado pase atrás a Lautaro Morales que terminó en el tanto de Braian Romero que comenzó a definir la final.

Alexandro Bernabei: Al igual que sus compañeros de defensa, estuvo impreciso y su impotencia quedó plasmada en el inicio del segundo tiempo con una dura entrada que derivó en su amonestación.

Pedro De la Vega: Estuvo impreciso y sintió el peso de una final que no le permitió mostrar su mejor versión, en una situación que el equipo sintió.

Tomás Belmonte: Acostumbrado a ser el dueño del mediocampo, en esta final de Copa Sudamericana estuvo perdido y nunca encontró el termómetro del medio. Además se mostró extrañamente errático.

Facundo Quignon: Al igual que Belmonte, no logró hacer pie en el mediocampo y tampoco hizo conexión con los delanteros. Su presencia en la mitad del campo era clave para las aspiraciones de Lanús.

Lucas Vera: La apuesta de Luis Zubeldía por su ingreso en el mediocampo no surtió efecto, y tanto Isnaldo como Larralde y Pizzini lograron imponerse en el terreno de juego.

Nicolás Orsini: Lanús careció de juego ofensivo y llegó a cuentagotas a la portería de Defensa y Justicia. Esta situación dejó sin posibilidades a un delantero que intentó, sin éxito, suplir su falta de juego con garra.

José Sand: Fue el símbolo de la impotencia granate. Intentó desde sus 40 años ordenar a un equipo que se mostró sin alma. No tuvo chances claras para convertir.

Franco Orozco: Fue una variante de Luis Zubeldía para intentar cambiar el trámite del encuentro, pero no logró conectar el mediocampo con la ofensiva.

Facundo Pérez: Intentó contagiar desde su entrega, pero tampoco logró volumen de juego a su ingreso.

Fernando Belluschi: Se transformó en la apuesta de experiencia para intentar además asistir a los delanteros. La intención quedó trunca.