<
>

Cuánto afecta al futbolista el entrenamiento en cuarentena: la palabra de los especialistas

play
El cambio en las formas de entrenar por el coronavirus (2:42)

Sporting Gijon subió a sus redes sociales la nueva manera realizar los ejercicios para evitar el contagio del virus. (Fuente: TW/@RealSporting) (2:42)

La pandemia del Covid-19 lleva ya casi tres meses en Sudamérica. Desde marzo hemos visto cómo se fueron cancelando y pausando diferentes torneos y actividades deportivas, incluyendo el fútbol. Los jugadores, como el resto de los ciudadanos, se han metido en sus casas y han cumplido con la cuarentena obligatoria para intentar reducir la curva de contagios. A pesar de la situación adversa, los clubes y sus planteles intentan seguir con la rutina. Pero... ¿las prácticas en suelo duro pueden causar lesiones? ¿cómo se planifica el regreso? ¿puede trabajarse también la parte mental? ESPN.com realizó varias entrevistas con preparadores físicos, psicólogos deportivos, fisioterapeutas y directores técnicos de los distintos países del continente para saber cómo afecta a los futbolistas el entrenamiento en sus casas.

¿A qué tipos de trabajos se apunta durante el aislamiento obligatorio?

De la parte de kinesiología aportamos trabajos que van guiados a la prevención de lesiones y al propioceptivo. Según Luis Zambrano, fisioterapeuta en Emelec, el trabajo de bandas elásticas para mantener el tono muscular es importante. La mayoría de los PF coinciden en que el punto central es mantener la tonalidad muscular: “A lo que apuntamos es a mantener la masa muscular porque es la cualidad que más rápido se pierde y más tarda en ganarse. Ellos se van de vacaciones y pierden un kilo promedio con treinta días, donde tienen para moverse y además llevan un plan de trabajo. Es una catástrofe no entrenarlo en ese punto. Volver a ganar un solo kilo nos tarda entre 4 a 6 semanas imagínate si pierde más masa muscular tendríamos que cuadruplicar los tiempos”, contó Gustavo Otero, preparador físico de Banfield. Para Adrían Rocamora, PF de Montevideo City Torque, la parte aeróbica también es fundamental: No hay que perder la parte de fuerza y la parte aeróbica, si bien no es lo mismo que estar en la cancha, se trata de perder menos con la bicicleta que el club nos pudo alquilar”.

¿Cuál es la mejor forma de trabajar en el aislamiento?

“Lo hacemos por Zoom, donde nos juntamos dos veces por semana. Mandamos los días domingo toda la semana armada con la carga de trabajo. El entrenamiento lo pueden ver con gift para ver mejor el movimiento”, comentó Facundo Martínez, PF de Delfín. Según Juan Cañas, fisioterapeuta de Atlético Nacional, el feedback entre los deportistas y los preparadores físicos es importante: “Actualmente estamos dividiendo los esfuerzos en conjunto para monitorear a través de un cuestionario wellness (cuestionarios que permiten tener información para la prevención de lesiones) para tener una visión más general en nuestros atletas y de esa manera complementamos nuestra visión con los demás profesionales del grupo”. Es necesario también no perder lo táctico. Marcelo Oyarzún dice: “Miguel Ramírez (técnico de Santiago Wanderers) realiza dos veces por semana reuniones grupales en línea, donde cita a jugadores por zonas de juego y analizan tácticamente algunos partidos que hemos jugado, a nuestros rivales y también a grandes equipos de Europa”. Otros entrenadores utilizan un modelo para que los jugadores observen el ejercicio y lo copien: “Hacemos un trabajo con un modelo, tenemos un chico acá que vive con nosotros que nos sirve para mostrarles el trabajo. Los jugadores se filman y luego nos muestran lo que hicieron”, comentó el entrenador de Cusco FC, Carlos Ramaciotti.

¿Qué pierde el futbolista en estos tipos de entrenamiento?

“En lo táctico hay que empezar de nuevo, tenés que recordar todo como era antes, eso no lo perdés lo recuperas cuando empezás de nuevo. Acá se pierde en las coordinaciones y se pierde todo lo que tiene que ver con elongaciones”, comentó Carlos Ramaciotti, entrenador de Cusco F.C. Para Daniel Silva, PF de las juveniles de Peñarol el trabajo por plataformas digitales no es lo mismo que presencialmente: “Por más trabajos que vos le mandes no están haciéndolo como en un trabajo normal. Ellos van a sufrir un desentrenamiento. Eso puede incidir en las lesiones. Eso puede disminuir el equilibrio, la capacidad de reacción frente a un estímulo, la propiocepción, entre otros”. Para Mariano Álvarez, preparador físico profesional, los futbolistas pueden mejorar sus debilidades: “Creo que los futbolistas van a fortalecer debilidades, cuestiones que uno no entrena normalmente y es un buen momento para que pueda atacar esa debilidad”.

¿Cómo se trabaja en la parte mental?

“El control emocional es un punto central y más la ansiedad y sobre todo los que tienen ansiedad de rasgo”, remarcó el psicólogo deportivo de las divisiones inferiores de Peñarol Marco Gentini. “Aunque la etapa de incertidumbre ya la pasamos, eso generó ansiedad y frustración. Estamos en una etapa de sacar el mejor jugo a esta situación con los chicos”, remarcó el especialista. Para Franco Ascenzo, psicólogo deportivo del primer equipo de Sporting Cristal, el jugador pasa por un proceso de incertidumbre: “A nuestro cerebro le molesta la incertidumbre, no tener control de la situación y rechaza los cambios. Esto cambia mucho de jugador en jugador, la idea es transitar la cuarentena de manera madura. Convertir situaciones complicadas en situaciones de crecimiento”. Además, el especialista apunta a un concepto central que ocurre en esta cuarentena en la parte mental: “El concepto de resiliencia involucra tres maneras de enfrentarlo: El pasivo, estoy de brazos cruzados sin hacer nada y sin ningún plan de acción personal para afrontar la cuarentena. El agresivo, en donde la persona está más impulsiva, pero la puede frustrar en el relacionamiento. Y el que está el activo, el más saludable y donde uno se hace responsable del momento y de aspectos que tengo bajo mi control”.

Para Javier Carnero, PF de Arsenal de Sarandí, la parte mental está vinculada con lo social: “También la parte psicológica es importante, hacemos llamados individuales para mantenernos en contacto, o en las videollamadas nos quedamos un rato más para sociabilizar con los chicos para saber como se sienten”. Por último, el psicólogo deportivo de Sporting Cristal, enfatizó en cómo se debe actuar en estos casos de aislamientos: “Se pueden hacer ejercicios de relajación y de visualización para prevenir lesiones”. El preparador físico de Santiago Wanderers también cree que la parte psicológica es fundamental: “Las lesiones están generadas por la ansiedad y el estrés. Acá en Wanderers tenemos un psicólogo, Enrique Aguayo, que trabaja semanalmente con entrevistas individuales y grupales. Ahora, como preparador físico, siento que los seres humanos hemos cambiado un poco con esta pandemia y que, al volver, además de prepararlos físicamente, habrá que conversar más, intercambiar las sensaciones de lo que pasó durante este tiempo. Siento que se necesita una especie de “reseteo psicológico”, planteo Oyarzún. Para el DT de Montevideo Wanderers es fundamental el aspecto mental: “Esto puede traer más trastornos mentales que físicos, porque la cabeza es la que maneja todo. Yo los llamo cada diez días, porque hay dudas sobre cuándo se va a reanudar y sin plazos cuesta focalizarse. Los llamo y hablo de la vida. Mi forma de conducir es esa…” dijo Mauricio Larriera.

¿Entrenar en suelo duro (piso regular y no césped) puede traer complicaciones al futbolista?

“Hay que tener cuidado no solo con el coronavirus sino con el piso duro, sobre todo por las rodillas, los plantares y los tobillos. Debe elongar mucho más y hacer automasajes”, comentó Carlos Ramaciotti. No solo lo recalcan los entrenadores de fútbol sino también los fisioterapeutas: “En la parte profesional se están dando lesiones por el área donde se trabaja que es el piso, que es una superficie rígida y el jugador no está acostumbrado a ese tipo de superficie. Está más acostumbrado a superficies irregulares, como el césped. Esto puede producir lesiones en el futbolista como bursitis en articulaciones, sinovitis, fascitis plantar, tendinitis en el Aquiles o en la rótula. Desde el punto de vista del entrenamiento Horacio Ferrer les propuso a los futbolistas de Huracán una solución para evitar el suelo duro: “Lógicamente afecta el piso duro, tratamos de solucionarlo y que compren esas placas de goma eva para tratar de minimizar el impacto en las articulaciones”. Acentuar en los ejercicios y bajar los impactos es clave para evitar cualquier dolencia, así lo aseguró el preparador físico de Banfield, Gustavo Otero: “No acentuamos demasiado en una caída profunda y los llevamos a los ejercicios para que sean menores los impactos”. Carnero coincide con este punto: “Evitar algunos trabajos de saltos o frenos bruscos, el jugador de fútbol profesional no está acostumbrado a trabajar en el piso duro. Tampoco hay que hacer cambios de dirección bruscos, nosotros lo evitamos directamente”.

¿Qué cosas no se deberían hacer en este tipo de entrenamiento?

“El error es hacer más de lo que nosotros le pedimos a los futbolistas, tienen que hacer solamente lo que les enviamos”, aclaró Carlos Ramaciotti. Para Pablo Paradizzo, PF profesional del cuerpo técnico de Pepe Castro es fundamental esta parte: “No hay que apurar los tiempos para no hacer las cosas mal. Hay que planificar bien los microciclos. Hay que trabajar lo explosivo, pero sin pasarnos de la raya y evitar la sobrecargas, hacer lo mínimo y básico. Álvarez coincide en este punto: “Hay que cuidar el tema articular, sobre todo en el fútbol no se le presta atención a la técnica porque eso puede llegar a producir lesiones. Cuando uno no viene haciendo mucho trabajo de fuerza y ahora lo hace más, a nivel tendinoso se sufre mucho. Hay que dosificar el trabajo con el tema de las cargas”

¿Cómo vieron el regreso de la Bundesliga?

“Me parece que la Bundesliga volvió muy rápido, tuvieron poco tiempo para entrenar y la cabeza del jugador juega debido a que tiene que hacerse testeos y debe influir bastante en la psicológico por eso las lesiones que se vieron en la primera fecha”, expresó el preparador físico de Delfín. Al mismo punto llegó Horacio Ferrer: “Quince días no fue nada en Alemania. No se puede bajar un proceso de adaptación en 4 a 6 semanas. El proceso más difícil en el fútbol es el duelo y la precisión. Lo que vi que faltó es la precisión en la Bundesliga, la asociación afectiva con el compañero y adversario, es un juego de aceleraciones y frenado y el cuerpo es tan inteligente que si no se siente en plenitud baja el nivel de intensidad de trabajo. Esto va a pasar en todas las ligas que den dos o tres semanas de trabajo”. El PF de Boston River, Jorge Hernández, llegó al mismo punto que sus colegas: “Creo que faltó pretemporada, no fue el tiempo para prepararse el adecuado. Tenemos que ir a los números y GPS para ver si se percibió si la Bundesliga es lenta. Hay un riesgo y fue aumentando por el tema del poco tiempo de preparación que tuvieron y eso puede pasar factura en algún momento”. Para Rocamora faltaron partidos amistosos previos al inicio de la liga alemana: “No es lo mismo hacer una pretemporada con muchos amistosos, que una sin amistosos, por eso se la vio más lenta en el inicio”. El PF de Banfield le restó importancia a este punto: “En una fecha completa hubo pocos lesionados, cuantos lesionados tiene promedio tiene la Premier League tiene 40 a 50 lesionados anuales, te da un promedio de tres a cuatro por partido. Primero hay que evaluar el tipo de lesión que tuvieron esos futbolistas, si alguno tuvo golpes, capaz que no tiene que ver al proceso de adaptación muscular. La realidad del fútbol es el deporte que más lesionados tiene”.

¿Cómo se planifica la vuelta? ¿Cuántas semanas se necesitan para volver?

Para Cañas es fundamental hacer un reacondicionamiento físico antes de empezar la pretemporada: “Hay que hacer un reacondicionamiento en la musculatura tónica y estabilizadora, esos déficits aumentan las lesiones ligamentarias antes de encarar una pretemporada”. Su colega Luis Zambrano apunta a un control de la masa muscular antes de arrancar: “En nuestra parte, debemos hacer una ficha kinesiológica, para que hacer exámenes de la masa muscular y para verificar lesiones que han sufrido los futbolistas dentro de este periodo, así después se puede arrancar a entrenar”. Desde el punto de vista de los preparadores físicos es fundamental el tiempo: “Hemos manifestado que cuando volvamos a entrenar necesitamos un periodo que ojalá no sea menor a seis semanas para volver a competir. Si es antes, la cantidad de lesiones va a ser tan importante o peor que cuando eran tiempos normales”, manifestó Oyarzún. Gustavo Otero coincide en esta cuestión para volver a poner a punto a Banfield: “Mi situación ideal de pretemporada para volver si me das a elegir entre 6 y 8 semanas sería una situación ideal. Ocho ideales y seis buena, cuatro sería muy justo”.

Ferrer remarca un tiempo de adaptación de los futbolistas: “Entre 6 y 8 semanas sin contar los cuatro primeros días para adaptar a los jugadores, esos primeros días tienen que hacer en piso blando como en arena. Tiene que hacer un proceso de progresión para ir acomodando todas las regiones articulares del cuerpo”. Martínez, PF de Delfín, cree que se debe ir de a poco: “La vuelta tiene que hacer algo de forma paulatina y decirles que tenga cuidado porque hace tiempo que no traban y no hacen grandes desplazamientos, para evitar lesiones musculares”. Otro de los problemas para los entrenadores y profesores es la falta de unificación de criterios debido a que algunos futbolistas, algunos viven departamentos y otros viven en casas con fondo, así lo advirtió Jorge Hernández: “Lo malo es que no tenemos un entrenamiento unificado, algunos viven en departamentos, otros tienen fondo y por eso debemos unificar criterios entre todos”. Carnero coincide que la vuelta no puede ser de pocos días: “Tendríamos que volver como una pretemporada normal, como si los jugadores volvieran de las vacaciones, no podemos hacer mini-pretemporadas”. Por último, Mariano Álvarez cree que ninguno de los planteles arranca en desventaja: “Hay una ventaja para todos, es que están en las mismas condiciones. No hay excusa porque todos lo hicieron desde su casa”.