<
>

La selección de Dinamarca está acostumbrada a superar las expectativas, como lo hizo en la Eurocopa 1992

play
¿Qué tan favorito puede ser Inglaterra por el factor localia? (2:05)

Los ingles se juegan su pase a la final de la Euro ante la sorpresiva Dinamarca. (2:05)

La selección de Dinamarca muestra su mejor nivel cuando el mundo entero los apoya. En la Eurocopa 1992, los jugadores daneses fueron "sacados" de la playa (o por lo menos, se les convocó en medio de sus preparativos para salir de vacaciones) para que participaran a última hora como sustitutos del combinado de Yugoslavia, desafiando todas las probabilidades para terminar alzando el trofeo. En la Euro 2020, celebrada casi 30 años después, los daneses han logrado recuperarse de las circunstancias traumáticas que rodearon al paro cardíaco sufrido por su talismán Christian Eriksen para quedar entre los cuatro mejores del torneo. Y su historia aún no ha terminado.

En 1992, la tardía convocatoria de Dinamarca consolidó su sitial como los subestimados favoritos de Europa. Este año, su choque de semifinales contra Inglaterra (con transmisión EN VIVO a las 3 p.m. hora del Este por ESPN+ y streaming de ESPN+ solo en Estados Unidos) se jugará en Wembley Stadium, frente a una multitud que alentará fervientemente al plantel de casa; y tras el colapso sufrido por Eriksen durante el debut de su selección ante Finlandia hace casi tres semanas, sólo parece haber una opción para los seguidores neutrales.

Inglaterra es la clara favorita de las casas de apuestas; sin embargo, no se necesita recordarle a Dinamarca, país con menos de 6 millones de habitantes, que todo es posible cuando se trata del Campeonato de Europa. Ellos ya lo saben.

"Llegamos tarde [en 1992] y quizás se sentía cierta simpatía por nosotros", expresó a ESPN Johnny Molby, quien formó parte de aquel seleccionado danés hace 29 años. "En este momento es lo mismo, cuando todos sienten un poco de pena por Dinamarca".

En 1992, el contingente representante de Yugoslavia ya había llegado a Suecia, país sede de la Eurocopa, cuando fue expulsado del torneo en medio de la guerra civil que confrontaba su país y las sanciones impuestas por la Organización de las Naciones Unidas. Dinamarca no había logrado clasificar a la competición conformada por ocho selecciones, tras haber quedado segunda por debajo de Yugoslavia en su grupo de eliminatorias. No obstante, fueron invitados a último minuto para completar el torneo y sus planes para ver los partidos por televisión fueron cancelados rápidamente.

"Pocos días antes, se habló sobre la posibilidad [de asistir]", afirmó a ESPN Kim Vilfort, artillero de la selección de Dinamarca de 1992. "No hubo mucha discusión con respecto a si estaba bien o no acudir al torneo. Las discusiones fueron muy rápidas y luego dijimos: 'Muy bien, vamos'".

La Federación Danesa de Fútbol apenas recibió notificación oficial de su invitación el 30 de mayo de 1992, día previo al límite para enviar convocatorias finales a la UEFA. El seleccionador Richard Mollen Nielsen tuvo pocos días adicionales para llamar a sus jugadores, y el 11 de junio se vieron las caras con Inglaterra, semifinalistas del Mundial disputado dos años antes, en Malmo.

"Nos reímos", recuerda Molby del momento en el cual se les informó a él y sus compañeros que contaban con una semana para prepararse. "Nos encontrábamos en buena forma física, pero no había expectativas con respecto a nosotros y todos estábamos relajados".

Después de un empate sin goles con Inglaterra, Dinamarca siguió su marcha con una derrota 1-0 ante Suecia. Sin embargo, la victoria 2-1 sobre Francia (sellada con un gol de Lars Elstrup en los tramos finales del encuentro) en su último encuentro de fase de grupos bastó para clasificar a las semifinales de la edición de 1992.

En la Euro 2020, la victoria clave se produjo contra Rusia, tras haber sufrido derrotas a manos de Finlandia (comprensible, tras haber presenciado el paro cardiaco de Eriksen en ese mismo encuentro) y Bélgica. Desde entonces, Dinamarca sumó triunfos 4-0 sobre Gales en octavos y 2-1 contra el seleccionado de la República Checa en su choque de cuartos de final, asegurando así su cita contra Inglaterra.

play
2:02

Italia es una sorpresa agradable y Luis Enrique le está ganando la batalla a los medios madridistas

Moisés Llorens cree que de la semifinal entre Italia y España podría salir el campeón de la Euro.

"Cuando obtuvimos un buen resultado contra Francia, fue el momento en el que empezamos a creer que podía ocurrir algo especial", indica Molby sobre su campaña de 1992.

"Francia tenía a [Eric] Cantona y [Jean-Pierre] Papin; era un muy buen equipo. Creo que esa es la mentalidad del pueblo danés. Cuando eres menos favorito y comienzas a obtener buenos resultados, Dinamarca es un equipo peligroso al que enfrentarse. Crece la confianza de todos, y es muy difícil jugar contra [nosotros]. Así sucedió en 1992 y es lo mismo ahora".

Este año, Dinamarca clasificó a las semifinales del torneo sin Eriksen; y la selección de 1992 tampoco contó con la presencia de una de sus figuras. Los daneses hicieron historia sin uno de sus mejores jugadores, luego que el delantero Michael Laudrup se perdió el torneo debido a las diferencias que sostuvo con Nielsen, quien tenía reputación de favorecer la organización defensiva sobre la vistosidad en el ataque. Brian, hermano de Laudrup, acababa de volver a la actividad tras recuperarse de una grave lesión de rodillas; sin embargo, formó parte del XI ideal del torneo, junto con el portero del Manchester United Peter Schmeichel.

Holanda, ganadora de la competición en 1988, fue vencida en tanda de penales en semifinales luego de empatar 2-2. Schmeichel atajó el remate decisivo de Marco van Basten. Eso los llevó a disputar la final con Alemania, entonces campeona del mundo, en Gotemburgo.

John Jensen, quien después fichó por el Arsenal, marcó el primer tanto de Dinamarca en el minuto 18. Con Alemania buscando furiosamente empatar, obligando a Schmeichel a hacer dos atajadas sensacionales, Vilfort anotó para aumentar la ventaja 2-0.

El partido se jugó pocos días después que Dinamarca decidió por la vía del referendo quedar fuera de la Unión Europea. (El asunto volvió a someterse a votación en 1993, con resultado a favor de la ratificación del tratado de Maastricht).

"Fueron un momento y una época especiales en Dinamarca", comenta Vilfort a ESPN. "Fue algo que unió a todo el país, y eso es difícil. No muchas cosas pueden lograrlo, pero el fútbol puede. En Dinamarca, la gente dice que siempre pueden recordar donde se encontraban el 26 de junio de 1992. Todos lo dicen… ¡incluso los que no saben de fútbol!"

Para que el 11 de julio de 2021 sea recordado de la misma forma, el plantel de Kasper Hjulmand tendrá que vencer a Inglaterra y posteriormente, imponerse a España o Italia en la final.

"Es posible", afirma Vilfort. "Una semifinal contra Inglaterra en Wembley es difícil, pero es solo un partido. La selección danesa tiene tanta seguridad. Es más difícil que en 1992, porque hay que disputar dos encuentros de eliminación directa (nosotros jugamos dos), pero todo es posible. Dinamarca no es favorita, pero a la gente le gusta ver ganar al menos favorito de vez en cuando".

Incluso si Dinamarca no logra emular las hazañas del grupo de 1992, ya son ganadores de muchas formas. Eriksen fue dado de alta del hospital y se recupera positivamente, según han indicado dentro del entorno de la selección. Comparado con la salud de su volante estrella, alzar el trofeo este domingo quedará en un distante segundo puesto. Todo lo que suceda a partir de ahora será una bonificación, y Hjulmand cree que esta experiencia ha unido más a su grupo.

"Cuando Christian colapsó, lo cambió todo", dijo Hjulmand después de vencer 4-0 al conjunto de Gales. "Nos encontramos en una situación distinta: me siento agradecido por el apoyo mostrado por todos, ya que eso era lo que necesitábamos en aquel momento. Admiro a los muchachos. Son guerreros".

Molby estableció algunas comparaciones adicionales entre las selecciones danesas de 1992 y 2021.

"En 1992, fue una gran sorpresa para todos", prosigue Molby. "Demostró lo que el espíritu de equipo y la confianza son capaces de lograr. Los teníamos y Dinamarca los vuelve a tener en este momento. Estábamos bien organizados y sabíamos qué hacer. Jugamos contra equipos que quizás tenían mejores jugadores, pero nosotros teníamos al mejor equipo".

"El pueblo danés se siente orgulloso de su selección y están recibiendo mucho apoyo", explica. "Jugar contra Inglaterra en Wembley es un partido complicado, pero todo puede ocurrir. Lo demostramos en 1992. Siendo un país pequeño, cuando le das una señal a toda Europa de que podemos hacer algo así, es fantástico".