<
>

Karen Díaz y el juego que le cambió el chip de ser futbolista a decantarse por el arbitraje

La primera experiencia de Karen Díaz en el arbitraje fue porque el silbante asignado no llegó; desde entonces dejó el futbol como jugadora y ahora está en Qatar 2022

En una cancha de futbol siete ubicada al sur de Aguascalientes, el abitraje flechó a una joven ex seleccionada nacional llamada Karen Díaz. El silbato y las tarjetas fueron testigos, en aquel verano del 2009, del “gusanito” que la joven estudiante de Ingeniería Agroindustrial sintió al impartir justicia por primera vez dentro de una cancha.

Alejandro Ayala, ex árbitro y quien conoce los inicios de Karen Díaz recuerda el día que no llegó el árbitro a la cancha de futbol siete y preguntó: "¿Quién árbitra?", de inmediato Karen respondió y dijo: "¿porque no?". Fue el primer momento que se metió a arbitrar y el medio tiempo del partido llegó el árbitro que estaba designado, situación que Karen estaba preparada para ceder el lugar, pero la respuesta del silbante le despertó la inquietud de explorar en el arbitraje. "No, síguele tú. Lo estás haciendo mejor que yo".

Sin embargo, la historia de Karen Díaz con el arbitraje comenzó de una forma muy peculiar. Al principio la silbante se negaba a ser árbitro, ella no soñaba con portar un silbato y una bandera en las manos dentro de la cancha, sino una pelota y unos tachones en los pies.

Como casualidades de la vida fue precisamente una cancha de futbol Soccer la que unió a Karen Diaz con el arbitraje. Su presencia física, su liderazgo, pero sobre todo su carácter fueron los motivos por los qué Alejandro Ayala, entonces árbitro asistente de la Federación Mexicana de Fútbol, la invitó de forma profesional, respuesta que sorprendió a propios y extraños.

“Tuve la fortuna hace muchos años de verla en un partido de futbol, jugando ella en la Universidad Autónoma y ahí la vi jugando y dije: 'Esta niña me gusta de árbitro', me acerqué acabando el partido, y pues la invité: 'Oye, me gusta tu perfil, me gusta como eres. Me gusta para que seas árbitro, ¿Te parece que vayas a la delegación de árbitros?', y su respuesta fue una expresión de: '¿Estás loco?, ¿Cómo crees que voy a ser árbitro?, si yo lo que quiero es gritar, no quiero que me griten', y me dio un rotundo ¡No!".

Mónica Vergara, Maribel Domínguez fueron algunas de las jugadoras con los que Karen Díaz compartió vestuario en su etapa como seleccionada nacional. Aunque son escasos sus recuerdos sobre Karen, Leonardo Cuéllar la describe cómo “una de las delanteras con las que inició el proyecto de Selección Femenil”.

Las señales de la vida mostraron a Karen que su camino para triunfar dentro de una cancha de futbol era como árbitro, más no como jugadora, debido a que en esa era no existía una liga de futbol profesional femenil. Fue a través de Messenger que Karen aceptó la invitación recibida meses atrás por parte de Alejandro Ayala y su esposa.

Trece años después, Karen Díaz pasará de ser árbitro en una cancha de futbol siete, a ser una de las seis mujeres silbantes que harán historia en Qatar 2022. En el mes de mayo, la FIFA determinó la participación de mujeres árbitros, por primera vez en un mundial varonil mayor y será la primera mexicana.

Tan pronto como Karen Díaz inició su capacitación como árbitro, la silbante comenzó a destacar debutando como profesional a tan solo 30 días de su primer entrenamiento. Entre los conocedores del gremio arbitral, el auténtico “Ojo de Halcón” que Karen Díaz posee, la hace capaz de acertar en una decisión tan milimétrica.

“Tiene una precisión fabulosa, la hemos visto en partidos haciendo señalamiento sin VAR, con una precisión casi milimétrica en dónde parecía que solo la repetición en cámara lenta te da la posición adelantada; es clara en cuanto a la participación de Karen por milímetros, ella tiene una vista de ojo de halcón para poder apreciar con tanta precisión y eso siempre para los asistentes es la prueba más difícil”, relató Edgardo Codesal, quien fuera Presidente de la Comisión de Árbitros y quién en el Mundial Femenino de Estados Unidos en 1999, presidiera la primera Comisión de árbitros femeninos en un mundial.

Más allá de sus cualidades técnicas, los más allegados a Karen Díaz la describen como una mujer muy humilde, capaz de aceptar un consejo de cualquier persona que se acerque. A pesar de los logros históricos que la mexicana ha cosechado a lo largo de su carrera, su preocupación por el crecimiento de la carrera de sus compañeros no ha cambiado, tal y como ocurrió días previos a que se dieran a conocer las designaciones arbitrales para el mundial.

“Ella estaba muy preocupada por encontrar a sus demás compañeros en la lista. Ella decía cuando comentaban en los pasillos que había la posibilidad de que Karen Díaz estuviera en una Copa del Mundo, lo primero que ella pensaba era: 'Por favor, no me ponga a mí y quiten a un compañero que está en el proceso'. Su principal preocupación no era salir en la lista, su principal preocupación era que sí ella estaba en la lista, también estuviera Alberto Morín y Miguel Paredes. Dice que revisó dos o tres veces la lista y cuando encontró a los compañeros, entonces ya pudo festejar. Así es de preocupona es Karen”, relató Ayala.

Karen Díaz ya cumplió el sueño de asistir a un mundial de futbol varonil, ya fue incluída en el cuerpo arbitral del Marruecos 0-0 Croacia, como asistente reserva. A través de ello, cumplió el sueño por el que árbitros como Virginia Tovar, Isabel Tovar, Rita Muñoz entre otras, lucharon desde hace más de 23 años

Los primeros indicios de la apertura de FIFA hacia la participación del arbitraje femenil en torneos varoniles mayores, se remontan al 2002. Sin sentirse más que las pioneras del arbitraje femenil en Mexico, la nacida en Aguascalientes esta consiente de la responsabilidad que lleva sobre sus hombros, para representar de la mejor forma al gremio femenino mexicano.

“Ella lo asimila y no se pone la camiseta de redentora del arbitraje femenino. Cuando escuchas cómo platica de Vicky Tovar, de Isabel Tovar, de Rita Muñoz y se expresa muy bien de ellas tres, porque sabe muy bien que ellas tres fueron las que abrieron la puerta para el arbitraje femenil” asentó Alex Ayala.

“Es un logro, es un triunfo. Yo me siento que voy con ella, yo me siento contenta igual que ella, siento que es un logro, es algo que ha trabajado y que es un resultado al trabajo que ha hecho Karen y la Liga Femenil. Creo que también ha venido a realzar ese trabajo de las compañeras. Es un sueño. Siento que estoy yendo yo, en lugar de Karen. Todas las buenas vibras para ella, la quiero mucho y yo sé que ella se lo ha ganado”, expresó Virginia Tovar, la única mujer en arbitrar un partido de Primera División.