<
>
2019 Argentine Copa de la Superliga, Final
  • Federico González (24')
  • Lucas Janson (32' PEN)

Boca no tuvo puntería y Tigre se consagró campeón de la Copa Superliga

Tigre derrotó por 2-0 a Boca Juniors en la final de la Copa Superliga que se jugó en Córdoba y así el Matador celebró su primer título en Primera División.

Además, los de Victoria jugarán la Copa Libertadores de 2020, a pesar de que hace pocas semanas descendieron a la B Nacional.

El conjunto de Gorosito, por juego, demostró ser uno de los mejores de la Argentina, pero terminó condenado a la segunda división por las malas campañas de años anteriores.

Los goles del partido en el Mario Alberto Kempes fueron marcados por Federico González a los 24 minutos de la primera mitad y por Lucas Janson, de penal, seis minutos más tarde.

Tigre convirtió en los momentos justos, ante un Boca que tuvo muchísimas chances claras, pero que viene fallando en la definición. De hecho, sólo anotó un gol en los últimos cinco partidos.

Benedetto, el gran goleador de los últimos años, vivió una noche especial: tuvo varias ocasiones que no pudo cambiar por gol. Está con la pólvora mojada. Y Boca lo sintió.

La más clara del Pipa en el primer tiempo fue un remate en el palo. Como dice el refrán, los goles que no se hacen en un arco se sufren en el propio.

Casi enseguida, Fede González abrió el marcador: Andrada respondió mal tras un disparo del delantero al primer palo, y Tigre se puso en ventaja.

Boca salió a buscar la igualdad, pero en una contra letal, Izquierdoz le hizo penal a Morales. Janson lo transformó el gol. Iban apenas 31 minutos de juego.

En la segunda mitad Boca presionó y buscó con todo el arco rival. Generó mucho, sin fútbol pero con ganas, pero la falta de puntería de Benedetto, y la de Zárate, con dos tiros libres que se fueron muy cerca, le impidieron llegar al gol.

El Pipa perdió varias situaciones insólitas. La más clara del complemento fue un cabezazo en el travesaño. Antes, Marinelli, una de las figuras del Matador, le tapó un gran remate abajo. Otro cabezazo el Pipa desde una inmejorable posición se fue cerca del palo. La pelota no entraba y Boca sufría.

Abila, luego del desgarro, ingresó para darle más potencia al ataque. Sin embargo, con un Tigre bien metido contra su arco y saliendo de contra, se hizo muy difícil para los de Alfaro.

Tigre festeja. Se fue a la B, pero demostró que merecía quedarse en Primera. Y que es hora de que en la Argentina se cambie el sistema de los promedios.

De la mano de Gorosito encontró un fútbol vistoso y un juego fresco, ofensivo, con jugadores de muy buen pie como Menossi, Morales y Montillo.

Ahora, sueña con volver a Primera. Y con jugar la Copa Libertadores, nada menos. ¿Qué más puede pedir?

Boca se fue con bronca. Mereció más, pero pagó caro la falta de eficacia. No hizo un mal partido desde lo futbolístico. Y mostró entrega hasta la última jugada.

Pero venía jugando mal antes de esta final y otra vez pagó caro que sus individualidades no estén en su mejor momento. Será tiempo de barajar y dar de nuevo. Y de armarse para lo que viene en el segundo semestre.