<
>
2022-24 Liga de las Naciones de la UEFA, Fase de grupos
  • Nicolò Barella (30')
  • Lorenzo Pellegrini (45')
  • Gianluca Mancini (61' EC)

La 'nueva' Italia carbura ante Hungría en la Nations League

(EFE).- La selección italiana se impuso, con más solvencia de la que refleja el marcador, a Hungría (2-1) en la Liga de Naciones en un partido en el que la 'Azzurra' fue de menos a más y que sirvió al seleccionador Roberto Mancini, de nuevo, para hacer probaturas y sentar las bases de su "nueva" Italia.

Mancini ya estrenó la nueva hornada de jugadores italianos en la primera jornada de esta edición de la Liga de Naciones ante Alemania, y pese al empate (1-1), las sensaciones fueron buenas. Este martes, no solo permanecieron las buenas sensaciones, sino que llegó la primera victoria, solvente y efectiva, ante una selección que llegaba de ganar a Inglaterra en la primera jornada de este campeonato.

Dominó Italia en la primera mitad ante una Hungría que regaló la posesión a los locales y que esperó su oportunidad bien plantada en defensa. La 'azzurra' fue de menos a más, como acostumbra en este último año, pero carburó al tempo que los Pellegrini, Barella, Spinazzola y Politano fueron aumentando su nivel con el paso de los minutos.

La superioridad en la posesión que tenía Italia no era correspondida en sensación de gol. El partido estaba cerrado. Pellegrini, con el 10 a la espalda, comandó a su selección en la zona de creación, pero en el último tercio, el decisivo, no había claridad y se sucedieron los robos por parte de la zaga húngara sin parar.

Hasta que Mancini, hoy titular junto a Bastoni en el centro de la defensa, se impuso por arriba a su par en un saque de esquina y remató con precisión al palo derecho del portero, que tuvo que estirarse para desbaratar la ocasión más clara del partido. Los 'tifosi' despertaron en el Dino Manuzzi y esta nueva Italia, con el jovencísimo Gnonto acaparando las miradas por su gran estreno ante Alemania, se desentumeció.

Y no tardó en llegar la consecuencia natural al dominio, en este caso en forma de golazo de Barella. Antes de que se cumpliera la media hora de choque, el mediocentro del Inter recibió libre de marca en la frontal un pase de Spinazzola, muy activo por la banda izquierda, y sacó un derechazo desde la frontal directo a la escuadra para abrir el marcador.

Ya con indiscutible dominio, los de Roberto Mancini desperdiciaron una ocasión clarísima para aumentar la ventaja. Gnonto, más discreto que su anterior aparición, no alcanzó a embocar ya sin portero, gracias al corte providencial de Nego, el pase de la muerte del omnipresente Pellegrini.

Pero el propio Pellegrini, a los mandos de esta rejuvenecida y reformada Italia, se encargó de esa tarea, la de poner distancia con Hungría, en el ocaso de la primer acto, en la que fue la última jugada. Politano, desde línea de fondo, dejó atrás para Gnonto, que inteligentemente dejó pasar el balón para que Pelligrini ajustara abajo, inalcanzable para el guardameta visitante, y pusiera el 2-0.

El nuevo ciclo de Roberto Mancini se fue al túnel de vestuarios sin cuajar un impresionante primer tiempo pero sin dudas, algo que no conseguían desde hacía un tiempo.

Salió la 'Nazionale' enchufada, con Politano comandando un contragolpe que finalizó el mismo y que estrelló contra el larguero en el 57. El 3-0 estaba muy cerca, pero un desafortunado despeje de Mancini acabó abriendo el marcador de Hungría en el minuto 61, que hasta el momento no había generado peligro alguno.

Se mantuvo el guion establecido: Italia mandando y Hungría asustando a la contra o desde la distancia. El marcador pudo ser más abultado para los italianos, pero las imprecisiones en la parte ofensiva dejaron el marcador con el 2-1 final.

Italia, después del fracaso de no acudir al Mundial de Qatar 2022, mira con optimismo al futuro de la selección. La nueva generación volvió a dejar brotes.