Koepka se coronó campeón del PGA Championship

GettyImages

Brooks Koepka evitó a tiempo el desastre, y el embate de Dustin Johnson, y se coronó campeón del PGA Championship, por segundo año consecutivo. La cancha de Bethpage Black mostró los dientes a los jugadores en la última vuelta. El viento la complicó mucho y los scores así lo reflejaron.

En lo que parecía un final anunciado y una marcha triunfal hacia una victoria segura y bien ganada, la última vuelta del segundo Major del año volvió a demostrar, que aun cuando el resultado parece cantado, siempre hay una sorpresa que puede alterarlo todo en los grandes torneos.

Brooks Koepka comenzó la vuelta con siete golpes de ventaja. Nadie podía imaginar que, 12 hoyos más tarde, seis de ellos habían desaparecido. Con un bogey y un birdie en la ida, para cerrar en par de cancha los primeros nueve hoyos, todo parecía en control para Koepka. El birdie del 10 mandó un mensaje desalentador a los que esperaban un milagro, sobre todo para Dustin Johnson que jugaba dos hoyos por delante del puntero y había terminado la ida en 32 golpes, para ponerse -8. Pero toda expectativa pareció desmoronarse luego del bogey de Johnson en el hoyo 11. La diferencia volvió a ampliarse a seis golpes faltando solo 8 hoyos por jugar y parecía enorme.

Sin embargo, y contra todo pronóstico, la mira laser de Koepka pareció descalibrarse y subió los hoyos 11, 12, 13 y 14. Está inesperada sangría y el oportuno birdie de Johnson en el hoyo 15 achicaron la distancia a un solo golpe. Impensado.

Dustin Johnson tiene que aprender en que momento no debe intentar el tiro heroico. Su pelota estaba en el medio del fairway en el hoyo 16, con la bandera en el fondo de ese difícil green. Estaba a solo un golpe de Koepka, que todavía sangraba. En lugar de jugar al medio del green y llevarse un valioso par, fue agresivo de más y pagó caro el error. Se pasó de aire y terminó haciendo un bogey que detuvo su embate y probablemente lo llevó a cometer el error en la salida del 17 que acabó en otro bogey y fue la sepultura de su aspiración al triunfo.

Los errores de Johnson le dieron aire a Koepka que recompuso su castigado ánimo. Hizo pares en los hoyos 15, 16 y 17, y aunque falló mal la salida del 18 se las arregló para hacer otro par que le dio el triunfo por dos golpes, con un total de -8. Así se lleva su cuarto Major. Meritorio por donde se mire. Son cuatro torneos mayores en ocho presentaciones. Ganado a lo grande, de punta a punta.

Finalmente llegó el festejo. Al embocar su último golpe Koepka sacudió su puño cerrado y abrazó emocionado a su caddy, Ricky Elliott. Un gran campeón que acaparó la atención del público y de sus pares. Logra así una victoria que lo coloca en un podio muy pequeño donde solo estaban el legendario Bobby Jones, Harry Vardon y Tiger Woods. Es el podio de los que consiguieron la hazaña de ganar dos veces Majors en forma consecutiva. Koepka ganó el US Open de 2017 y 2018 (Erin Hills y Shinnecock Hills), el PGA Cahmpionship de 2018, en Bellerive Country Club en Missouri, y ahora nuevamente en Bethpage Black, New York.

De los que no llegaron hay varios para destacar. Diría que el más notorio es Jordan Spieth. Con un total de -2 el joven texano obtiene un meritorio tercer puesto empatado. Por lejos es su mejor resultado de la temporada. En un momento, en la tercera vuelta, parecía que podía convertirse en un factor y amenazar el liderazgo de Koepka. Pero a pesar de no haberlo logrado volvió a ser aquel jugador que lo llevó a los primeros lugares. De cara al US Open, que se jugará en Pebble Beach del 13 al 16 de junio, Spieth puede ser un candidato temible.

Harold Verner III, el desafortunado compañero de Koepka en su camino triunfal, tuvo una tarde de pesadilla. Hizo 81 golpes (+11) y quedó relegado en el puesto 36.

El mexicano Abraham Ancer hizo 71 (+1) y con +3 para el campeonato se ubicó en el puesto 16. El argentino Emiliano Grillo hizo también 71 (+1) y con +4 se ubicó en el puesto 23.