<
>

Los números más llamativos del Mundial de España-Países Bajos

La Copa del Mundo disputada en las ciudades de Terrassa y Amstelveen llegó a su fin y arrojó cifras interesantes a lo largo de los 17 días que la bocha estuvo en ruedo. Cuáles son los datos más llamativos que quedarán en los libros de la competición junto con las estadísticas recolectadas desde su primera edición, en 1974.

Países Bajos, el más ganador: la selección neerlandesa cosechó un nuevo título, el tercero al hilo. Nueve medallas doradas de 15 le pertenecen. Compitió en todos los certámenes y solo una vez se quedó fuera del podio: fue en 1994 en Dublín, Irlanda.

Las Leonas, quienes se adjudicaron la presea plateada, son el equipo con más goles acumulados en este torneo, con un total de 19. 13 de ellos llegaron desde el córner corto, convirtiendo a las dirigidas por Fernando Ferrara en el plantel que más veces marcó de esta forma. 204 es la suma de anotaciones que tiene Argentina en 15 participaciones.

149 goles se festejaron durante las dos semanas que se extendió el Mundial de España-Países Bajos. 84 fueron de córner corto, 61 arribaron luego de una jugada y cuatro desde el punto penal. La defensora nacional Agustina Gorzelany se llevó el premio a la goleadora de esta edición, con ocho tantos. La escoltó la belga Stephanie Vanden Borre, con seis.

134 tarjetas fueron sancionadas en el transcurso de los 44 partidos que duró el certamen. 104 de color verde, 30 amarillas y ninguna roja. De 288 jugadoras la Leona Sofía Toccalino, con dos amonestaciones, es quien más minutos (10) reunió fuera del campo de juego a raíz de una penalidad.

La final se dio entre dos rivales conocidos: según los registros de la FIH, Argentina y Países Bajos se enfrentaron en nueve ocasiones en una Copa del Mundo. En tiempo reglamentario, las europeas dominan con cinco encuentros ganados y a favor de la albiceleste figura un juego (por el oro, en Rosario 2010). Dos de las tres veces que empataron debieron definir por shoot-outs. En ambas circunstancias (Berlín 1976 en semis y Perth 2002 por el primer escalón del podio), la selección nacional mostró superioridad desde las 25 yardas.

El Estadio Olímpico de Terrassa fue el elegido para albergar la última instancia. Con todas las butacas vendidas, el sintético de la ciudad española recibió a 7019 espectadores que contemplaron, en primera fila, a Países Bajos colgarse una nueva medalla dorada.