<
>

Qué dejó la Superliga de Hockey, el certamen al que aspiran todos los clubes del país

El domingo finalizó el Súper 8, la última fase de la primera edición de la Superliga de Hockey (SLH), el evento más importante de clubes a nivel país e impulsado por la Confederación Argentina de Hockey (CAH) donde se conocieron a los nuevos campeones argentinos: Lomas y Mitre, en damas y caballeros respectivamente.

A lo largo de los últimos años, la CAH intentó reinventar el formato de algunos de sus torneos, entre ellos, el que involucra a los clubes de distintos puntos del país. La Liga Nacional de Hockey (LNH) y el Campeonato Argentino de Hockey (CAC) fueron la precuela de la Superliga.

Este nuevo certamen fue promovido con motivo de involucrar a todas las regiones, de hacer partícipe a un mayor número de clubes y de que todos tengan la misma oportunidad de acceder a la última instancia. Sin embargo, contó con una salvedad: los cuatro mejores clubes de Buenos Aires en 2021, afiliados a la Asociación de Hockey de Buenos Aires, ya tenían su boleto asegurado para competir en el Súper 8 y pelear por el título sin tener que pasar por las dos fases anteriores. Esto también fue parte del cambio ya que, en las versiones anteriores, Buenos Aires solo contaba con una plaza por rama.

La SLH tuvo su bautismo de fuego en agosto. Allí, un total de 32 equipos -16 de damas y 16 de caballeros- buscaron seguir avanzando a la siguiente fase (septiembre) para que finalmente sólo cuatro por rama se metieran entre los mejores ocho del país.

Fueron cuatro jornadas a puro hockey las que se vivieron en el Parque Olímpico de Villa Soldati entre el 20 y el 23 de octubre, con un total de 40 partidos, donde se anotaron 156 goles (101 en caballeros y 55 en damas) y contó con la participación de más de 300 jugadores. El aire de competencia se respiró de sol a sol, y aunque el público recién pudo acompañar durante el fin de semana, hubo actividad para todos los gustos. Sin dudas a los equipos del interior les significó un esfuerzo aún mayor, pero al mismo tiempo les brindó la oportunidad de medirse contra equipos más competitivos con los que en la diaria no tienen la posibilidad de hacerlo. A los equipos locales también les implicó abstraerse cuatro días de sus rutinas y respirar el clima de torneo.

Y aunque las finales fueron una recreación del torneo Metropolitano, ver llegar lejos a equipos del interior dio cuenta del trabajo que vienen haciendo, en silencio, porque nada es casualidad y todo es causalidad. En damas, Jockey de Córdoba dio la sorpresa y se metió en las semifinales y aunque no pudo con River en el partido por el bronce, dejó buenas sensaciones. Lo mismo ocurrió con Alemán de Mendoza en caballeros. Los Teutones dieron cátedra de hockey y le jugaron de igual a todos sus rivales. El bronce se le escurrió al caer por un 3 a 1 frente a Banco Provincia, a quien habían derrotado en la fase de grupos.

Y así se completó este nuevo torneo, con premisa de ampliar la competencia, de ver surgir nuevas promesas y, por qué no, seguir reinventándose. Los campeones ya aguardan en la edición 2023, pero otro puñado de clubes ya tiene la ilusión intacta de volver al ruedo y soñar con convertirse en uno de los mejores del país.