Cuando la pelotita no entra

El Kun Agüero anotó dos goles para Argentina Getty Images

VIÑA DEL MAR (Enviado especial) -- Algunos consideran que cuando un equipo hace goles juega bien y cuando no los hace juega mal. No importa si los buscó intensamente o si los encontró de casualidad. Tampoco si el arquero rival tuvo un día inspirado o si los palos se complotaron. Para ellos lo único que determina el análisis es si la pelotita entró o no entró. No hay espacio para la objeción.

Argentina y Colombia llegaron de manera distinta a los cuartos de final de la Copa América. Uno como líder del Grupo B y el otro a último momento como 3º del Grupo C gracias a la ayuda de Brasil, verdugo de Venezuela. Sin embargo, los rivales del viernes tienen algo en común: todavía no se vio la mejor versión de sus delanteros.

Sin el brillo que mostraron en sus clubes en la última temporada, los atacantes argentinos al menos se anotaron en la red. Doblete de Agüero, máximo artillero de la Premier League, un penal anotado por Messi, ganador del Triplete con Barcelona, y un tanto de Gonzalo Higuaín, reemplazante del Kun ante Jamaica.

En Colombia la historia es diferente. Es la selección que menos goles marcó en la fase de grupos. Apenas un tanto a cargo de un defensor: Jeison Murillo. Lo curioso es que ése fue el único remate bajo los tres palos de su equipo en el partido que terminó con victoria por 1-0 sobre Brasil.

El dato sirve para destacar la gran diferencia que separó a los de Martino y Pekerman en la primera fase del certamen: la propuesta ofensiva y la capacidad de generar peligro. Sin contar los remates bloqueados, Argentina pateó 33 veces, de las cuales 18 fueron al arco (1º en el rubro con un 54,55% de eficacia). En tanto que Colombia remató 28 veces y sólo acertó 6 bajo los tres palos (sólo superó a Jamaica con un 21,43% de efectividad).

De los 18 tiros al arco de Argentina, el número más alto entre los participantes de la Copa, prevalecen los delanteros: Messi (6), Agüero (5), Di María (4), Pastore (2) e Higuaín (1). En cantidad de intentos también aparece primero el crack de Barcelona. Sobre un total de 17 remates, 6 fueron al arco, 3 desviados y 8 bloqueados. El primer colombiano en aparecer en esa tabla es James Rodríguez, 5º con 11 tiros (2 al arco, 2 desviados y 7 bloqueados).

Los números de Colombia hablan por sí solos. Sus estrellas de adelante todavía no hicieron lo que mejor saben. Los seis remates al arco se distribuyeron así: James Rodríguez (2 en once intentos), Edwin Cardona (1 en dos intentos), Jackson Martínez (1 en dos intentos), Jeison Murillo (1 -el gol a Brasil- en tres intentos) y Radamel Falcao (1 en siete intentos). Por ejemplo, Juan Guillermo Cuadrado pateó 7 veces y Teo Gutiérrez lo hizo 5, pero todavía no acertaron al arco.

Un arma que puede utilizar Colombia para lastimar son los centros. Lideró el rubro con Ecuador (70) y sus máximos exponentes fueron James Rodríguez (12) y Pablo Armero (9). La proyección por la banda del lateral del Flamengo podría generarle daño a la Albiceleste.

Argentina recibió muchos cuestionamientos por sufrir al final en partidos que parecían controlados. Su falta de efectividad para liquidar lo llevó a una incertidumbre que, por su dominio del juego, no debía padecer. Eso no quita que no haya jugado bien en gran parte de su participación en Chile.

Colombia apostó menos por la posesión y aunque tiene delanteros de probada calidad, le costó inquietar a sus adversarios. A favor de los de Pekerman, la de Ospina fue la valla menos vencida de la fase de grupos (1 gol de Venezuela).

En unas horas sabremos quién ganará la batalla de la eficacia. Lo cierto es que, al menos para este análisis, la sentencia no estará basada exclusivamente en los goles que consiga cada uno. Porque jugar bien o jugar mal va más allá de que la pelotita entre o no entre.