<
>

Fue un divorcio bien feo

MIAMI--El lanzador dominicano Odalis Pérez, que el martes fue cambiado por los Dodgers a los Reales de Kansas City, divide en dos etapas su estadía de cuatro años y medio en Los Angeles.

"La primera parte fue grandiosa con toda esa gente buena que teníamos allí, pero en los últimos tiempos aquello se convirtió en un infierno", dijo Pérez a ESPNdeportes.com desde Los Angeles.
Pérez y los lanzadores novatos derechos Blake Johnson y Julio Pimentel fueron enviados a Kansas City por el derecho mexicano Elmer Dessens, quien estuvo con los Dodgers las dos temporadas anteriores.

Pérez ganó 27 juegos en sus primeras dos temporada con los Dodgers y tuvo una actuación aceptable en un año recortado por molestias en el 2004, para colocarse en posición de conseguir un acuerdo de tres años y 24 millones de dólares antes de la temporada.

El zurdo de 29 años ganará 7.7 millones en el 2007 y los Reales heredan una opción de nueve millones, con millón y medio como cláusula de escape, para el 2008.

Pérez tiene tiene marca de 11-12 en los últimos dos años y confrontó públicamente a la gerencia de los Dodgers esta temporada cuando fue relegado al bullpen por el manager Grady Little.

"Me trataron como basura con las cosas que me hicieron", dijo Pérez, quien tiene foja de 4-4 y efectividad de 6.83 en 20 partidos.
Pérez no se refirió al dirigente Little o al gerente general Ned Colletti por sus nombres, pero dijo que su posición en el equipo cambió radicalmente cuando fueron sustituidos Jim Tracy como manager y Paul DepoDesta como gerente.

"No sé si le caigo mal a alguien nuevo en la organización, pero puedo decir que no les guardo ningún respeto porque no tuvieron valor de decirme las cosas como son. Siempre me decían una mentira", dijo Pérez.

Pérez dijo que viajará a Kansas City el jueves y espera reunirse con el nuevo gerente de los Reales, Dayton Moore, para hablar sobre su rol en el club.

Moore y Pérez son viejos conocidos por haber comenzado sus respectivas carreras en la organización de los Bravos de Atlanta.

"Es lo mejor que me ha pasado. En Kansas City tendré un turno en la rotación y otro tipo de consideración", dijo Pérez, quien tiene marca de 56-55 en ocho temporadas en las Grandes Ligas.