<
>

'Nos Ponemos las Pilas': Postergar los JJ.OO. fue el mal menor

Antorcha de Tokio 2020 Getty Images

El hecho de la postergación por un año de los Juegos Olímpicos de Tokio ha sido sin dudas la noticia de la semana y con el correr de los días lo seguirá siendo. Por eso 'Nos Ponemos las Pilas', el podcast que conduce Fernando Palomo, se comunicó con el historiador y periodista Fernando Arrechea, para analizar esta situación inédita.

Consultado sobre si mover la fecha de una cita olímpica es como mover un camión lleno de elefantes, Arrechea indicó que "es un camión en el que están al menos 11,000 deportistas. Si le sumamos a los entrenadores, médicos, directivos, espectadores y periodistas, podremos tener la dimensión del problema".

"Supone además la creación de problemas en cuestiones de logística, como aplazar o adelantar otras competencias. Es un problema muy serio, pero comparado con la gravedad de esta pandemia que nos está afectando el deporte pasa a segundo o tercer plano", indicó Arrechea.

En otra parte de la entrevista, Arrechea reconoció que las autoridades de Japón han optado por el mal menor que es aplazar los juegos por un año y ver entonces como está el mundo, como estamos todos y si entonces se pueden celebrar los JJ.OO con normalidad. "Eso es lo que todos deseamos pero que ahora mismo no lo podemos garantizar al 100%", expresó.

Hoy la postergación resulta necesaria y lógica, pero hace unas semanas no lo parecía para Thomas Bach. "Ese es el gran problema que veo en esta situación", sostiene Fernando Arrechea, porque la comunicación por parte de los diferentes comités "ha sido muy errática, ya que decían hasta hace pocos días que los Juegos se llevarían a cabo en las fechas previstas cuando todos veíamos que esto era utópico y hasta absurdo cuando el mundo está enfrentando este problema, pero también hay que entender que son momentos complicados para la humanidad, en donde todo está cambiando, en donde hay que improvisar y no se sabe lo que va a pasar en unos días. En parte hay que justificarlos".

El tema de las pérdidas económicas y de los inconvenientes de la logística en general también fue parte de la convesación en esta nueva entrega de 'Nos Ponemos las Pilas'. En tal sentido, el historiador y periodista sostuvo que "a los 12 mil millones de dólares invertidos, que probablemente sean el doble, habrá que sumarles todo lo que se deba invertir para solucionar problemas como la villa olímpica. Esos departamentos ya están vendidos y muchas familias que se estarían radicando en ellos cuando acabaran los Juegos Paralímpicos. ¿Se les puede decir que tienen que esperar un año porque los JJ.OO. se postergaron? ¿O se va a buscar un plan B para instalar a los deportistas en hoteles o en grandes barcos en el puerto como se ha dicho antes?

En el tramo final de la conversación, Fernando Arrechea insistió en el hecho de que no se puede garantizar hoy si los JJOO se podrán llevar a cabo dentro de un año. Lo hizo planteando una duda: ¿qué pasa si todo no se ha solucionado, si no se ha encontrado una vacuna? Los Juegos podrían cancelarse. Rezo porque no sea así, pero no lo podemos descartar. Pienso solamente en la posibilidad de que un deportista se enfermara en la villa olímpica una vez que comenzaron los JJ.OO. Eso sería el final".

Finalmente Arrechea dijo confiar en que Japón y China podrían tener la situación controlada y volver a la normalidad para julio o agosto, aunque aclaró que ello "no sirve de nada si después llegamos de otros países y llevamos el coronavirus con nosotros... No es que Japón o China lo solucionen, tenemos que ser todos los países del mundo los que lo tengamos solucionado este problema y eso parece difícil".


Escucha Nos Ponemos las Pilas