<
>

La emotiva carta de un fanático para Jaguares

Fernández Gache

El viernes 25 de enero no fue un día más para Jaguares. Y menos para Manuel Fernández Gache, un fanático del rugby que hace 18 años fue amputado de una pierna y ahora cumplió el sueño de volver a correr. En el entrenamiento en Newman se vivió un momento muy especial con su visita y eligió Scrum para contar su conmovedora historia y agradecer a Jaguares por permitirle ser parte y ser una fuente de inspiración para seguir luchando.

La carta:

"Mi nombre es Manuel Fernández Gache, tengo 37 años y soy fanático del rugby. Jugué en CASI, y mi máximo objetivo en la vida durante esos años era jugar en Los Pumas. No existían Los Jaguares en ese tiempo. A los 19 años fui víctima de un gran error policial, que me dejó como principal secuela la pérdida completa de mi pierna derecha (desarticulado de cadera). Desde ese momento perdí, entre muchas otras cosas, la posibilidad de correr. En el 2010 aproximadamente, investigué sobre desarticulados de cadera, específicamente si existía alguien que pueda correr, pero no encontré ninguno. Esta altura de amputación es casi la más alta, hay que controlar dos articulaciones protésicas, cadera y rodilla, además del pie protésico, dificultando el manejo de la prótesis, aumentando su peso y el gasto energético de los usuarios.

Recuperé mi conexión profunda con el rugby en el Mundial 2015 y a partir de ese momento volví a sentir la camiseta como en mi época de jugador. Al año siguiente llegaron Los Jaguares y el Super Rugby al país, y la locura empezó a crecer. Soy baterista y tuve la suerte de tocar en el Fan Fest en el partido debut de Jaguares contra Chiefs en Vélez. Ese día casi se me sale el corazón del pecho con el tremendo try de Tute Moroni que nos puso al frente, y no quedó otra que aplaudir la magia neozelandesa en los últimos segundos, con la bronca de que se nos escapó el partido.

Ya en la segunda temporada, Marianela Martinez empezó a venir conmigo a la cancha. Ella es una gran técnica de ortopedia, atiende a muchísimas personas, devolviéndole la posibilidad de caminar. Poco tiempo después Marianela me planteó el desafío de volver a correr, el hecho de haber estado en la tribuna y ver la emoción con la que vivo cada partido de Jaguares le trajo esta idea tan descabellada, lograr que un desarticulado de cadera corra. Ella tenía un plan. Enojado, me negué automáticamente, me costó digerir semejante planteo, yo ya había asumido con mucho dolor mi realidad más cruda. Correr estaba fuera de mi alcance. Pero la chispa prendió, y no tardé en aceptar el desafío.

Nos reunimos con la Licenciada en Kinesiología Damiana Pacho, experta en la rehabilitación de amputados y ella valientemente asumió el compromiso, se armó el equipo junto a la Doctora Carola Schiappacasse, Clínica Las Araucarias y Ortopedia Bernat, y en diciembre del mismo año comenzamos a trabajar. Siempre intensos entrenamientos de dos horas, dos veces por semana, aprendiendo técnicas para caminar/correr, corrigiendo innumerables “vicios de marcha”, fortaleciendo diferentes grupos musculares, ganando capacidad aeróbica. Complemento mi entrenamiento haciendo natación dos veces por semana en Actitud Acuática, grandes nadadores y mejores personas.

Otro punto importante es el grupo de pacientes. Somos muchas personas amputadas de diferentes edades y situaciones, entrenamos juntos y compartimos nuestras experiencias. Incorporamos la pelota de rugby en nuestras prácticas. Y de esta manera cumplimos un sueño: volví a correr. Durante este tiempo trabajamos muy duro con Marianela Martinez y todo el equipo de Ortopedia Bernat en la parte técnica por la construcción de mis prótesis. Mi equipamiento es cada vez más específico, más fino, cuidado en todos los detalles.

El lunes 21 de enero de 2019 llegó por fin mi “pie deportivo”, todo un suceso aparte. La sensación de libertad es cada vez más grande. En lo personal creo que ahora empieza una nueva etapa, muy linda y muy seria. Con este equipamiento las posibilidades aumentan infinitamente, el desafío es mas grande, al igual que el compromiso. Soy consciente de que voy a necesitar mucho control, fuerza, fineza en los movimientos, técnica, mucho entrenamiento, pero el potencial con este equipo realmente es enorme. No sé hasta dónde llegaremos, pero si sé que disfrutamos del camino. Creo más que nunca en que los humanos, solos, no llegamos a ningún lado, pero con la unión de las personas con objetivos en común, mucho esfuerzo conjunto y mucho amor, se pueden hacer grandes cosas.

El viernes 25 de enero, cuatro días más tarde, me llevaron engañado a ver a un paciente con aspiraciones deportivas, por cómo venia la mano era todo muy extraño, después íbamos a la Ortopedia a seguir trabajando en la prótesis y luego a entrenar. Y así llegamos a la entrada del Club Newman, y resulta que estábamos yendo a presenciar un entrenamiento de Jaguares. La emoción fue muy fuerte y fue creciendo con el paso de los minutos. De a poco nos fuimos acercando y la calidez de cada miembro de Jaguares y Pumas se sintió desde el minuto cero. La intensidad que manejan en el entrenamiento es asombrosa, esfuerzo, profesionalismo, estructura, objetivos claros. Son un verdadero equipo, realmente no se guardan nada. Disfrutamos y aprendimos mucho cada momento de esa mañana.

Al finalizar el entrenamiento me regalaron la posibilidad de agradecerles personalmente a ellos, y a los que fueron Jaguares, les agradezco por escrito, porque Jaguares es la inspiración y el puntapié inicial para embarcarnos en este proyecto que con mucho #Laburo y mucha #Locura, como es su lema, estamos desarrollando, y que al igual que Jaguares, crece día a día. Son una gran inspiración para mí, de algún modo me hicieron sentir parte del equipo. Es algo difícil de explicar porque es algo muy importante.

Con todo esto mis ganas y mi compromiso se potencian, siento que soy un privilegiado por contar con un equipo y una estructura y a su vez, una responsabilidad de estar a la altura de las circunstancias. No puedo dejar de agradecer de corazón a mi Doctora Carola Schiappacasse, a todas las personas que hacen Ortopedia Bernat y Clínica Las Araucarias por su apoyo incondicional. Agradezco a Alexia Okret, “Martín Toro” Acuña y Nico Fernández Miranda por hacer posible este encuentro. Y agradezco especialmente a Marianela Martinez y Damiana Pacho. Dos profesionales de primer nivel internacional, con mucha garra y corazón. Mil palabras no son suficientes para describir lo importantes que son, no creo que sean conscientes del bien que me hacen a mí, y a muchísimas personas amputadas. Como muchas veces leímos y escuchamos por ahí, #ElJuegoSigue.

Y VAMOS JAGUARES CARAJO!!!